Cargando...
Por Redacción

Mirá en qué viajó hasta Chile este fanático de Newell’s



Osvaldo Paulitti cumple 62 años hoy, cuando Argentina debute en La Serena ante Paraguay. Conocé su atrapante historia.


Al costado de la `carretera´, por el kilómetro 470 de ruta Panamericana Norte, se encuentra el hotel Serena Suites. Allí está alojada la delegación argentina. Son las 10 de la mañana del día en que comenzará la Copa América y, aunque la Selección recién saldrá hacia la ex fábrica de muebles La Alpina, hoy reconvertida a un complejo deportivo de primer nivel, cerca de las 15.30 para entrenar, ya hay un puñado de hinchas llegados de Neuquén que se acercaron para hacer guardia con la ilusión de poder ver a Messi, a Kun Agüero. Y bajo la atenta mirada de los carabineros, poquito a poco también se acomoda otro hincha, mientras cuelga su bandera detrás de la valla.


De pronto, entrando por una calle de tierra, estaciona como si fuese el garaje de su casa un Fiat Duna modelo 96. Pero no es rojo, o blanco. Tampoco azul ni gris. El auto de la “Peña Tata Martino” está ploteado con gigantografías de Newell`s, decorado con postales que lo ornamentan espectacularmente. De ese auto no podía bajarse una persona cualquiera. Osvaldo es el típico futbolero que dice “fulbo”. Accede a una charla amena y distendida, para pasar el rato.


FormatFactoryauto1


“Aunque soy un laburante y me costó mucho dinero, siempre quise tener esto. Viste como somos de apasionados por nuestros colores”, comenta Osvaldo mientras cuenta que se dedica a la venta de embutidos en un puesto callejero.


“A Newells lo sigo a todos lados, para mí ir a la cancha es una fiesta. Quise plotear el auto para viajar por todos lados a ver al club de mis amores. Ahora, a Arroyito no puedo entrar ni mamado. Tendrías que ver cómo se pasea este chiche cada vez que juega Newells en el Parque. Es una locura”, se emociona.


Osvaldo sonríe al relatar cómo arribó a Chile: “El Dunita se la bancó a full, vengo desde Buenos Aires y hasta cruzamos la Cordillera sin problemas”. A lo que agrega “Felicito a todos los chilenos porque nos están atendiendo de maravilla”.


El loco Osvaldo asegura que Gerardo Martino, actual entrenador del seleccionado, es su referente: “El Tata es un fenómeno. Siempre le digo a la gente que si pudieran tratarlo personalmente quedarían admirados por su sencillez. Nos conocemos desde su época como jugador y siempre ha sido un tipazo. Espero que me de una entrada para los partidos, ja”.


FormatFactoryauto2


Y consultado sobre si hay testigos de esta chifladura, astuto Osvaldo cuenta: “Vine con mi pareja, me hace el aguante en todas. Pero no es de Newell`s, eh, la vieja es una negra de Boca (risas), se queda en el hotel mientras yo vengo para apoyar a los muchachos. Más no le puedo pedir”.


“Ahora vivo en Luján, provincia de Buenos Aires, y todos los domingos preparo el coche para viajar a ver a Ñuls. Pero soy nacido en la comuna de Murphy, una localidad situada a unos 100 kilómetros de Rosario. En mi barrio, cuando era un pibito, iba a jugar al metegol aunque sin plata en los bolsillos. El dueño del bar era fana de Newell`s y al que era del mismo cuadro no le cobraba la ficha, y como no tenía un mango me hice leproso por eso, ja, así empezó mi pasión por el club”, agrega.


FormatFactoryFormatFactoryauto4


Y para confirmar su diagnóstico, le pedimos que responda con sinceridad cuando es consultado sobre si prefiere ver a la Selección ganando un título o a Newell`s campeón, y rápidamente asevera sin titubear: “Newells, toda la vida”.


En el fútbol aún quedan cosas pintorescas, éste personaje es un loco lindo.


Octavio Petrich Rad – Enviado Especial El Ciudadano Diario online



 


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Mirá en qué viajó hasta Chile este fanático de Newell’s

Osvaldo Paulitti cumple 62 años hoy, cuando Argentina debute en La Serena ante Paraguay. Conocé su atrapante historia.

Al costado de la `carretera´, por el kilómetro 470 de ruta Panamericana Norte, se encuentra el hotel Serena Suites. Allí está alojada la delegación argentina. Son las 10 de la mañana del día en que comenzará la Copa América y, aunque la Selección recién saldrá hacia la ex fábrica de muebles La Alpina, hoy reconvertida a un complejo deportivo de primer nivel, cerca de las 15.30 para entrenar, ya hay un puñado de hinchas llegados de Neuquén que se acercaron para hacer guardia con la ilusión de poder ver a Messi, a Kun Agüero. Y bajo la atenta mirada de los carabineros, poquito a poco también se acomoda otro hincha, mientras cuelga su bandera detrás de la valla.

De pronto, entrando por una calle de tierra, estaciona como si fuese el garaje de su casa un Fiat Duna modelo 96. Pero no es rojo, o blanco. Tampoco azul ni gris. El auto de la “Peña Tata Martino” está ploteado con gigantografías de Newell`s, decorado con postales que lo ornamentan espectacularmente. De ese auto no podía bajarse una persona cualquiera. Osvaldo es el típico futbolero que dice “fulbo”. Accede a una charla amena y distendida, para pasar el rato.

FormatFactoryauto1

“Aunque soy un laburante y me costó mucho dinero, siempre quise tener esto. Viste como somos de apasionados por nuestros colores”, comenta Osvaldo mientras cuenta que se dedica a la venta de embutidos en un puesto callejero.

“A Newells lo sigo a todos lados, para mí ir a la cancha es una fiesta. Quise plotear el auto para viajar por todos lados a ver al club de mis amores. Ahora, a Arroyito no puedo entrar ni mamado. Tendrías que ver cómo se pasea este chiche cada vez que juega Newells en el Parque. Es una locura”, se emociona.

Osvaldo sonríe al relatar cómo arribó a Chile: “El Dunita se la bancó a full, vengo desde Buenos Aires y hasta cruzamos la Cordillera sin problemas”. A lo que agrega “Felicito a todos los chilenos porque nos están atendiendo de maravilla”.

El loco Osvaldo asegura que Gerardo Martino, actual entrenador del seleccionado, es su referente: “El Tata es un fenómeno. Siempre le digo a la gente que si pudieran tratarlo personalmente quedarían admirados por su sencillez. Nos conocemos desde su época como jugador y siempre ha sido un tipazo. Espero que me de una entrada para los partidos, ja”.

FormatFactoryauto2

Y consultado sobre si hay testigos de esta chifladura, astuto Osvaldo cuenta: “Vine con mi pareja, me hace el aguante en todas. Pero no es de Newell`s, eh, la vieja es una negra de Boca (risas), se queda en el hotel mientras yo vengo para apoyar a los muchachos. Más no le puedo pedir”.

“Ahora vivo en Luján, provincia de Buenos Aires, y todos los domingos preparo el coche para viajar a ver a Ñuls. Pero soy nacido en la comuna de Murphy, una localidad situada a unos 100 kilómetros de Rosario. En mi barrio, cuando era un pibito, iba a jugar al metegol aunque sin plata en los bolsillos. El dueño del bar era fana de Newell`s y al que era del mismo cuadro no le cobraba la ficha, y como no tenía un mango me hice leproso por eso, ja, así empezó mi pasión por el club”, agrega.

FormatFactoryFormatFactoryauto4

Y para confirmar su diagnóstico, le pedimos que responda con sinceridad cuando es consultado sobre si prefiere ver a la Selección ganando un título o a Newell`s campeón, y rápidamente asevera sin titubear: “Newells, toda la vida”.

En el fútbol aún quedan cosas pintorescas, éste personaje es un loco lindo.

Octavio Petrich Rad – Enviado Especial El Ciudadano Diario online

 

comentarios

imagen imagen
Login