ciudadanodiario.com.ar
¡Mirá Bou!
Cargando...
Por Redacción

¡Mirá Bou!



Las sorpresas que depara este campeonato parecen no tener fin. En este espacio nos hemos deshecho en elogios para el River de Gallardo, que obnubiló a todos con su belleza estética y eficacia en los primeros meses del segundo semestre. Hemos hablado también de la eficiencia del Boca de Arruabarrena, que desde que asumió en la quinta fecha es el equipo que más a cosechado puntos en el ámbito local.


Pero nunca nos detuvimos en Racing, el equipo de Diego Cocca, que parecía quedar fuera de la lucha por el campeonato luego de su visita a Bahía Blanca, y hoy, a falta de dos fechas para el final, es el líder del certamen y depende de si mismo para repetir la epopeya de 2001. Con plantel, cuerpo técnico y equipo nuevo, a la Academia le llevó medio torneo acomodarse, y fue noticia por los jugadores que comparten representante con el DT más que por su juego.


Entre ellos el más cuestionado fue Gustavo Bou, jugador que fue dejado libre en River, de buen paso por Olimpo, pero que parecía no mostrar credenciales para jugar en los “grandes”. Lo cierto es que Bou es pieza clave del equipo, no solo por su dupleta en la Bombonera, punto de inflexión del equipo, ni porque es uno de los goleadores del Torneo, sino por su potencia física y anímica y porque generó efecto contagio en sus compañeros.


Hoy Racing, que superó al muleto de River en un colmado estadio, los mira a todos desde arriba. Quién lo hubiera pensado, quién lo hubiera dicho. El fútbol es y seguirá siendo la dinámica de lo impensado.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

¡Mirá Bou!

Las sorpresas que depara este campeonato parecen no tener fin. En este espacio nos hemos deshecho en elogios para el River de Gallardo, que obnubiló a todos con su belleza estética y eficacia en los primeros meses del segundo semestre. Hemos hablado también de la eficiencia del Boca de Arruabarrena, que desde que asumió en la quinta fecha es el equipo que más a cosechado puntos en el ámbito local.

Pero nunca nos detuvimos en Racing, el equipo de Diego Cocca, que parecía quedar fuera de la lucha por el campeonato luego de su visita a Bahía Blanca, y hoy, a falta de dos fechas para el final, es el líder del certamen y depende de si mismo para repetir la epopeya de 2001. Con plantel, cuerpo técnico y equipo nuevo, a la Academia le llevó medio torneo acomodarse, y fue noticia por los jugadores que comparten representante con el DT más que por su juego.

Entre ellos el más cuestionado fue Gustavo Bou, jugador que fue dejado libre en River, de buen paso por Olimpo, pero que parecía no mostrar credenciales para jugar en los “grandes”. Lo cierto es que Bou es pieza clave del equipo, no solo por su dupleta en la Bombonera, punto de inflexión del equipo, ni porque es uno de los goleadores del Torneo, sino por su potencia física y anímica y porque generó efecto contagio en sus compañeros.

Hoy Racing, que superó al muleto de River en un colmado estadio, los mira a todos desde arriba. Quién lo hubiera pensado, quién lo hubiera dicho. El fútbol es y seguirá siendo la dinámica de lo impensado.

comentarios

Login