Cargando...
Por Redacción

Miles de palestinos huyen por la incursión terrestre israelí



Cerca de 18.000 gazatíes, de acuerdo con datos de la UNRWA (Organización de las Naciones Unidas para la Ayuda a los Refugiados Palestinos en el Próximo Oriente) por sus siglas en inglés, abandonaron hoy sus hogares, impulsados por la desesperación que ha desatado en las poblaciones del norte y el sur la presencia de la infantería y los carros de combate israelíes. Las unidades terrestres del Ejército israelí cruzaron el jueves en la noche la frontera entre Gaza e Israel, en medio de intensos bombardeos de cobertura de la aviación y la marina después de que el Ejecutivo que dirige el primer ministro Benjamin Netanyahu escuchara la voz de los más radicales de su gabinete y autorizara la segunda incursión terrestre en la franja en cinco años.


Los tanques atacaron con intensidad desde tempranas horas de la madrugada del viernes localidades del sur y el norte de Gaza, donde también se entablaron combates cercanos en los que murieron 14 milicianos y un soldado israelí, según datos de la portavoz castrense de las fuerzas armadas israelíes. La consecuencia fue una jornada de terror que incrementó el miedo y colocó a la franja al borde de un nuevo pico de pánico en su perpetua crisis humanitaria.


En un comunicado enviado a los medios, Chris Gunness, portavoz de la UNRWA para la zona, corrigió sus primeras estimaciones y cifró, poco antes del anochecer de hoy, en 18.000 las personas que este viernes recogieron la poca comida que les quedaba en casa, y buscaron refugio con sus pertenencias al hombro. La gran mayoría con uno de los pocos destinos posibles: las escuelas gestionadas por la UNRWA, que ya se encuentran al borde de la capacidad establecida en el plan de contingencia, que cifraba los posibles desplazados en 50.000.”La cifra de personas que han buscado refugio en la UNRWA desde el inicio de la ofensiva se ha doblado hoy, de las 22.000 que había, hasta cerca de 40.000. Los estamos acomodando en 34 centros de la agencia”, afirmó Gunness.


Funcionarios de la UNRWA en Gaza explicaron esta semana que la capacidad de la agencia es de 50.000 refugiados, pero solo si se trata de un conflicto corto. Como primera medida, la agencia “ha lanzado un petición de ayuda a los donantes de 60 millones de dólares para trabajos de emergencia”. “Esto sería suficiente para cubrir las provisiones de los desplazados el mes siguiente y reponer las partidas de emergencia para los seis meses venideros”, explicó el portavoz, quien volvió a exigir a las partes que respeten el derecho humanitario internacional. Fuera de las escuelas de la UNRWA, los gazatíes no tienen otro lugar para huir, ya que Israel impone un asedio militar por tierra y mar sobre la Franja, y Egipto mantiene cerrado el paso de Rafah, que comunica Gaza con el resto del mundo.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Miles de palestinos huyen por la incursión terrestre israelí

Cerca de 18.000 gazatíes, de acuerdo con datos de la UNRWA (Organización de las Naciones Unidas para la Ayuda a los Refugiados Palestinos en el Próximo Oriente) por sus siglas en inglés, abandonaron hoy sus hogares, impulsados por la desesperación que ha desatado en las poblaciones del norte y el sur la presencia de la infantería y los carros de combate israelíes. Las unidades terrestres del Ejército israelí cruzaron el jueves en la noche la frontera entre Gaza e Israel, en medio de intensos bombardeos de cobertura de la aviación y la marina después de que el Ejecutivo que dirige el primer ministro Benjamin Netanyahu escuchara la voz de los más radicales de su gabinete y autorizara la segunda incursión terrestre en la franja en cinco años.

Los tanques atacaron con intensidad desde tempranas horas de la madrugada del viernes localidades del sur y el norte de Gaza, donde también se entablaron combates cercanos en los que murieron 14 milicianos y un soldado israelí, según datos de la portavoz castrense de las fuerzas armadas israelíes. La consecuencia fue una jornada de terror que incrementó el miedo y colocó a la franja al borde de un nuevo pico de pánico en su perpetua crisis humanitaria.

En un comunicado enviado a los medios, Chris Gunness, portavoz de la UNRWA para la zona, corrigió sus primeras estimaciones y cifró, poco antes del anochecer de hoy, en 18.000 las personas que este viernes recogieron la poca comida que les quedaba en casa, y buscaron refugio con sus pertenencias al hombro. La gran mayoría con uno de los pocos destinos posibles: las escuelas gestionadas por la UNRWA, que ya se encuentran al borde de la capacidad establecida en el plan de contingencia, que cifraba los posibles desplazados en 50.000.”La cifra de personas que han buscado refugio en la UNRWA desde el inicio de la ofensiva se ha doblado hoy, de las 22.000 que había, hasta cerca de 40.000. Los estamos acomodando en 34 centros de la agencia”, afirmó Gunness.

Funcionarios de la UNRWA en Gaza explicaron esta semana que la capacidad de la agencia es de 50.000 refugiados, pero solo si se trata de un conflicto corto. Como primera medida, la agencia “ha lanzado un petición de ayuda a los donantes de 60 millones de dólares para trabajos de emergencia”. “Esto sería suficiente para cubrir las provisiones de los desplazados el mes siguiente y reponer las partidas de emergencia para los seis meses venideros”, explicó el portavoz, quien volvió a exigir a las partes que respeten el derecho humanitario internacional. Fuera de las escuelas de la UNRWA, los gazatíes no tienen otro lugar para huir, ya que Israel impone un asedio militar por tierra y mar sobre la Franja, y Egipto mantiene cerrado el paso de Rafah, que comunica Gaza con el resto del mundo.

comentarios

imagen imagen
Login