“Miércoles Negro” por huelga del transporte público en Francia
Cargando...
Por Redacción
imagen

“Miércoles Negro” por huelga del transporte público en Francia



Francia, y en particular la capital de la nación gala, viven una jornada de “trastornos” a causa de las numerosas huelgas que están asolando el transporte público y son el inicio de una prueba de fuerza de los sindicatos contra el gobierno de François Hollande.


A primera hora de la mañana de este miércoles, la huelga de los trenes, colectivos y tranvías había provocado más de 300 kilómetros de embotellamientos en la periferia de París.


Los problemas comenzaron la noche del martes, con el inicio de una huelga de trenes en toda Francia, y la SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses) tiene problemas para saber y anunciar qué trenes funcionan, con qué horarios y frecuencia podrán funcionar a lo largo de un “día negro”.


En París y las grandes ciudades de provincias, los servicios públicos de metros y autobuses están, en teoría, asegurados. Pero en la capital reina una cierta confusión y los servicios y el tráfico son imprevisibles y aleatorios.


El sábado está prevista una gran jornada de huelgas y manifestaciones nacionales, con el mismo fin siempre: denunciar y “exigir” la retirada de la reforma de la legislación laboral. Los sindicatos han lanzado una escalada de protestas callejeras y exigen la retirada pura y simple del proyecto.


Los trastornos de hoy en París y buena parte de Francia son solo el principio de un pulso sindical que podría resultar trascendente para el futuro de la presidencia de François Hollande.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

“Miércoles Negro” por huelga del transporte público en Francia

imagen

Francia, y en particular la capital de la nación gala, viven una jornada de “trastornos” a causa de las numerosas huelgas que están asolando el transporte público y son el inicio de una prueba de fuerza de los sindicatos contra el gobierno de François Hollande.

A primera hora de la mañana de este miércoles, la huelga de los trenes, colectivos y tranvías había provocado más de 300 kilómetros de embotellamientos en la periferia de París.

Los problemas comenzaron la noche del martes, con el inicio de una huelga de trenes en toda Francia, y la SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses) tiene problemas para saber y anunciar qué trenes funcionan, con qué horarios y frecuencia podrán funcionar a lo largo de un “día negro”.

En París y las grandes ciudades de provincias, los servicios públicos de metros y autobuses están, en teoría, asegurados. Pero en la capital reina una cierta confusión y los servicios y el tráfico son imprevisibles y aleatorios.

El sábado está prevista una gran jornada de huelgas y manifestaciones nacionales, con el mismo fin siempre: denunciar y “exigir” la retirada de la reforma de la legislación laboral. Los sindicatos han lanzado una escalada de protestas callejeras y exigen la retirada pura y simple del proyecto.

Los trastornos de hoy en París y buena parte de Francia son solo el principio de un pulso sindical que podría resultar trascendente para el futuro de la presidencia de François Hollande.

comentarios

imagen imagen
Login