ciudadanodiario.com.ar
Médico reconocido
Cargando...
Por Redacción

Médico reconocido



La Cámara de Senadores reconoció esta mañana al médico mendocino Alejandro Suvire por su invención denominada “camilla mecánica adaptable no convencional”. La actividad se desarrolló en el Salón de los Pasos Perdidos – Espacio de las Mujeres Mendocinas, de la Legislatura provincial.


La camilla adaptable no convencional creada por Suvire, comenzó a gestarse hace años con la ayuda de su padre, Francisco, un profesor ya retirado de la Universidad de San Juan, y el apoyo del bioingeniero Darío Maldonado y de su hermano, Gonzalo Suvire Fontivero. El implemento sirve para trasladar a pacientes politraumatizados o en grave estado de salud aprovechando los reparos anatómicos de la espalda y las piernas, es decir, las curvaturas naturales que ofrecen el cuello, la zona baja de la espalda, las rodillas y los tobillos. Una vez que se han inmovilizado la cabeza y el cuello del paciente, con la colocación del collarín ortopédico y la sujeción de la cabeza con dos almohadones de goma espuma a cada lado de la cara, se comienza a armar el dispositivo.


A través de estos espacios libres que ofrece la anatomía humana se desliza una serie de tablillas de fibra de carbono que pasan por debajo del paciente y que luego se sujetan a un marco con unas fijaciones. Con un bastidor con tensores de acero inoxidable, se levanta el marco y por acción de la gravedad la camilla se arma sin haber tocado a la persona.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Médico reconocido

La Cámara de Senadores reconoció esta mañana al médico mendocino Alejandro Suvire por su invención denominada “camilla mecánica adaptable no convencional”. La actividad se desarrolló en el Salón de los Pasos Perdidos – Espacio de las Mujeres Mendocinas, de la Legislatura provincial.

La camilla adaptable no convencional creada por Suvire, comenzó a gestarse hace años con la ayuda de su padre, Francisco, un profesor ya retirado de la Universidad de San Juan, y el apoyo del bioingeniero Darío Maldonado y de su hermano, Gonzalo Suvire Fontivero. El implemento sirve para trasladar a pacientes politraumatizados o en grave estado de salud aprovechando los reparos anatómicos de la espalda y las piernas, es decir, las curvaturas naturales que ofrecen el cuello, la zona baja de la espalda, las rodillas y los tobillos. Una vez que se han inmovilizado la cabeza y el cuello del paciente, con la colocación del collarín ortopédico y la sujeción de la cabeza con dos almohadones de goma espuma a cada lado de la cara, se comienza a armar el dispositivo.

A través de estos espacios libres que ofrece la anatomía humana se desliza una serie de tablillas de fibra de carbono que pasan por debajo del paciente y que luego se sujetan a un marco con unas fijaciones. Con un bastidor con tensores de acero inoxidable, se levanta el marco y por acción de la gravedad la camilla se arma sin haber tocado a la persona.

comentarios

Login