Cargando...
Por Redacción
imagen

Mataron a un hombre por jugar a las picadas



Un hombre de 68 años murió en plena madrugada del viernes 30, víctima de un automovilista que en un principio lo había confundido con un perro. Además, el auto con el que atropelló al hombre no le pertenece a él.


La tragedia sucedió aproximadamente a las 3:30 de la mañana en la esquina de Lavalle y San Martín, del departamento de Tunuyán. Un llamado telefónico a la comisaría de la zona alertaba de la presencia de un cuerpo tirado en la calle. Inmediatamente, se dispuso de una ambulancia y un patrullero para acercarse a la zona, para constatar que el hombre ya estaba muerto.


Poco tiempo después pudo darse con los datos filiatorios del fallecido: se trata de Mario Higinio Abrego, de 68 años.


Algunos testigos del lugar aseguraron que el hombre había sido atropellado por un automovilista que corría picadas por el lugar. Comunicaron también el rumbo que el conductor había tomado tras la colisión: se dio a la fuga por calle 9 de Julio.


Más tarde, se hizo presente un hombre en la Comisaría 41: se trata de Fernando Maximiliano Reynoso, propietario del vehículo, para manifestar que horas antes le había prestado el auto a un amigo suyo, de nombre Silvio Emanuel Narváez, de 20 años. Narváez, a poco de ocurrida la tragedia, le comunicó a Reynoso que había atropellado a un perro.


El auto en cuestión es un VW Gol, patente DJQ 140.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Mataron a un hombre por jugar a las picadas

Un hombre de 68 años murió en plena madrugada del viernes 30, víctima de un automovilista que en un principio lo había confundido con un perro. Además, el auto con el que atropelló al hombre no le pertenece a él.

La tragedia sucedió aproximadamente a las 3:30 de la mañana en la esquina de Lavalle y San Martín, del departamento de Tunuyán. Un llamado telefónico a la comisaría de la zona alertaba de la presencia de un cuerpo tirado en la calle. Inmediatamente, se dispuso de una ambulancia y un patrullero para acercarse a la zona, para constatar que el hombre ya estaba muerto.

Poco tiempo después pudo darse con los datos filiatorios del fallecido: se trata de Mario Higinio Abrego, de 68 años.

Algunos testigos del lugar aseguraron que el hombre había sido atropellado por un automovilista que corría picadas por el lugar. Comunicaron también el rumbo que el conductor había tomado tras la colisión: se dio a la fuga por calle 9 de Julio.

Más tarde, se hizo presente un hombre en la Comisaría 41: se trata de Fernando Maximiliano Reynoso, propietario del vehículo, para manifestar que horas antes le había prestado el auto a un amigo suyo, de nombre Silvio Emanuel Narváez, de 20 años. Narváez, a poco de ocurrida la tragedia, le comunicó a Reynoso que había atropellado a un perro.

El auto en cuestión es un VW Gol, patente DJQ 140.

comentarios

imagen imagen
Login