ciudadanodiario.com.ar
“Marcelito Tinelli”, el final de un misterio de sangre
Cargando...
Por Redacción

“Marcelito Tinelli”, el final de un misterio de sangre



Interior del barrio Lihué, donde las bandas narcos delimitan su radio de acción.

El pibe se llamaba Marcelo Daniel Carrera. Tenía 18 años, era delgado, se había alejado aparentemente del mundo delictivo, y murió de un tiro en la cabeza el 8 de septiembre en el barrio San Sebastián, de Guaymallén. Usaron una 9 milímetros, y se dice que hubo gente que lo entregó. Primero hubo golpes, y luego el disparo final. Y los investigadores tenían un dato algo difuso: habrían sido dos los ejecutores.


Lo apodaban “Marcelito Tinelli”, simplemente porque se llamaba como el conductor de Showmatch. Y esas dos supuestas personas continuaban prófugas, en el medio de una investigación en la que estaban implicadas bandas delictivas de la zona del barrio Lihué, en Pedro Molina. Marcelo había muerto en medio de un misterio que, tras varios días de investigaciones, vio la luz: detuvieron e imputaron a dos personas muy implicadas con la muerte del muchacho.


Se trata de dos jóvenes apodados “Chino” y “Monito”, ambos de 18 años. Por cuestiones investigativas, esos son los únicos datos que se tienen de los supuestos autores. Dar con ellos fue una tarea difícil, principalmente por los códigos de silencio que existen entre esas bandas. Pero fue crucial el aporte de testigos que los sindican como responsables de la muerte de Carrera.


Al momento de morir, el joven estaba cuidando una casa que pertenece a Quique, un conocido dealer de drogas de la zona. Es un dato más que importante, ya que los enfrentamientos entre estos grupos barriales indicarían que se trató de un ajuste de cuentas, y que también pueden esperarse represalias en el corto plazo.


Los jóvenes están acusados de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, y luego de dos allanamientos en el barrio Lihué el arma no pudo ser encontrada. Pero se pudo contar con testimonios de personas que los indican como autores de la muerte del “Marcelito”.


En lo futuro, el fiscal de la causa, Gonzalo Marzal, y miembros de la Unidad Investigativa de Guaymallén intentarán recabar más datos que puedan comprometer la situación del “Chino” y del “Monito”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

“Marcelito Tinelli”, el final de un misterio de sangre

Interior del barrio Lihué, donde las bandas narcos delimitan su radio de acción.

El pibe se llamaba Marcelo Daniel Carrera. Tenía 18 años, era delgado, se había alejado aparentemente del mundo delictivo, y murió de un tiro en la cabeza el 8 de septiembre en el barrio San Sebastián, de Guaymallén. Usaron una 9 milímetros, y se dice que hubo gente que lo entregó. Primero hubo golpes, y luego el disparo final. Y los investigadores tenían un dato algo difuso: habrían sido dos los ejecutores.

Lo apodaban “Marcelito Tinelli”, simplemente porque se llamaba como el conductor de Showmatch. Y esas dos supuestas personas continuaban prófugas, en el medio de una investigación en la que estaban implicadas bandas delictivas de la zona del barrio Lihué, en Pedro Molina. Marcelo había muerto en medio de un misterio que, tras varios días de investigaciones, vio la luz: detuvieron e imputaron a dos personas muy implicadas con la muerte del muchacho.

Se trata de dos jóvenes apodados “Chino” y “Monito”, ambos de 18 años. Por cuestiones investigativas, esos son los únicos datos que se tienen de los supuestos autores. Dar con ellos fue una tarea difícil, principalmente por los códigos de silencio que existen entre esas bandas. Pero fue crucial el aporte de testigos que los sindican como responsables de la muerte de Carrera.

Al momento de morir, el joven estaba cuidando una casa que pertenece a Quique, un conocido dealer de drogas de la zona. Es un dato más que importante, ya que los enfrentamientos entre estos grupos barriales indicarían que se trató de un ajuste de cuentas, y que también pueden esperarse represalias en el corto plazo.

Los jóvenes están acusados de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, y luego de dos allanamientos en el barrio Lihué el arma no pudo ser encontrada. Pero se pudo contar con testimonios de personas que los indican como autores de la muerte del “Marcelito”.

En lo futuro, el fiscal de la causa, Gonzalo Marzal, y miembros de la Unidad Investigativa de Guaymallén intentarán recabar más datos que puedan comprometer la situación del “Chino” y del “Monito”.

comentarios

Login