ciudadanodiario.com.ar
Mantiene vivo el sueño del ascenso
Cargando...
Por Redacción

Mantiene vivo el sueño del ascenso



Independiente Rivadavia volvió al triunfo luego de seis partidos consecutivos sin ganar y revivió la ilusión de todo el pueblo leproso de llegar a la máxima categoría del fútbol argentino. La Lepra había perdido el rumbo en la mitad de la primera ronda de este campeonato, al punto que Ricardo Rodríguez debió abandonar su cargo como DT y la dirigencia optó por contratar a un técnico joven y capaz de levantar a un plantel muy golpeado anímicamente y falto de confianza.


Ya en el encuentro frente a Patronato en Paraná, el Azul mostró una leve mejoría en su juego pero sobre todo en la actitud, pero regresó a Mendoza con las manos vacías una vez más, sintiendo que el sueño del ascenso se derrumbaba lentamente.


La última chance de prenderse en la pelea la tenía frente a Sportivo Belgrano; Garnero lo sabía, los jugadores lo sabían y toda su gente también sentía que esta era la última oportunidad.


Independiente salió a jugar como debía, como una final, y tal es así que a los 30 segundos de juego ya ganaba 1 a 0 con gol de Castorino (acierto de Garnero). Si bien es cierto que no fue una demostración del mejor fútbol, también hay que reconocer que a esta altura no importan las formas, la Lepra tenía que ganar y ganó. Lorenzo y Gautier desde el banco sumaron y mucho: cada uno convirtió un gol (nuevo acierto de Dani), y la última línea mostró la seguridad que parecía haber perdido.


Ahora deberá viajar a Tucumán con el objetivo claro de sumar, acumular confianza y seguir manteniendo vivo el sueño del ascenso.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Mantiene vivo el sueño del ascenso

Independiente Rivadavia volvió al triunfo luego de seis partidos consecutivos sin ganar y revivió la ilusión de todo el pueblo leproso de llegar a la máxima categoría del fútbol argentino. La Lepra había perdido el rumbo en la mitad de la primera ronda de este campeonato, al punto que Ricardo Rodríguez debió abandonar su cargo como DT y la dirigencia optó por contratar a un técnico joven y capaz de levantar a un plantel muy golpeado anímicamente y falto de confianza.

Ya en el encuentro frente a Patronato en Paraná, el Azul mostró una leve mejoría en su juego pero sobre todo en la actitud, pero regresó a Mendoza con las manos vacías una vez más, sintiendo que el sueño del ascenso se derrumbaba lentamente.

La última chance de prenderse en la pelea la tenía frente a Sportivo Belgrano; Garnero lo sabía, los jugadores lo sabían y toda su gente también sentía que esta era la última oportunidad.

Independiente salió a jugar como debía, como una final, y tal es así que a los 30 segundos de juego ya ganaba 1 a 0 con gol de Castorino (acierto de Garnero). Si bien es cierto que no fue una demostración del mejor fútbol, también hay que reconocer que a esta altura no importan las formas, la Lepra tenía que ganar y ganó. Lorenzo y Gautier desde el banco sumaron y mucho: cada uno convirtió un gol (nuevo acierto de Dani), y la última línea mostró la seguridad que parecía haber perdido.

Ahora deberá viajar a Tucumán con el objetivo claro de sumar, acumular confianza y seguir manteniendo vivo el sueño del ascenso.

comentarios

Login