ciudadanodiario.com.ar
Magia veneno
Cargando...
Por Redacción

Magia veneno



Con la Argentina próxima a jugar semifinales de la Copa América Chile 2015, comienzo a escribir estas líneas, el rival es el duro Paraguay de Ramón Díaz.


Recorriendo en imágenes fugases que se reproducen una y otra vez en los diferentes canales y plataformas multimedia no encuentro explicación a esa suerte de magia veneno que a veces invade al crack del fútbol mundial cuando su torso se viste de celeste y blanco.


Al igual que en el mundial de Sudáfrica, el gol, emoción única que en latitudes europeas para darse por naturaleza, por repetición y hasta a veces pareciera por desprecio, se le viene negando a Messi. Es cierto que marco precisamente ante Paraguay en el partido por fase de grupos pero fue de penal y eso parece no contar para él.


Una vez finalizado el encuentro con Colombia donde estuvo muy cerca, se mostró alegre por el objetivo, pero frustrado en lo individual, por que al pintor se le diluye la acuerda una y otra vez. Buscando explicaciones recordé algunos versos de una canción de Catupecu Machu, en su canción “A veces vuelvo” el leí motive es “más deseo más me alejo, soy un entraño aquí en mi cuerpo” pareciera cosa de mandinga o de la psicología como en la final frente a Alemania.


“Olvidó todo ese frío reunido de una sola vez” canta Fernando Ruiz Díaz y es imposible no volver a trazar el paralelo con esas críticas que nuestro existía o empedernido le traslada por propias frustraciones al bueno de Lionel.


Sigo tarareando la canción y un verso me ilusiona, aunque sea una versión libre, caprichosa, pero la frase “y es que estamos desesperados por encontrarnos y vernos hoy” y la imagen del inagotable talento del rosarino pintando otra de sus tantas genialidades frente a Paraguay y en una hipotética final con Chile invade mi cabeza.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Magia veneno

Con la Argentina próxima a jugar semifinales de la Copa América Chile 2015, comienzo a escribir estas líneas, el rival es el duro Paraguay de Ramón Díaz.

Recorriendo en imágenes fugases que se reproducen una y otra vez en los diferentes canales y plataformas multimedia no encuentro explicación a esa suerte de magia veneno que a veces invade al crack del fútbol mundial cuando su torso se viste de celeste y blanco.

Al igual que en el mundial de Sudáfrica, el gol, emoción única que en latitudes europeas para darse por naturaleza, por repetición y hasta a veces pareciera por desprecio, se le viene negando a Messi. Es cierto que marco precisamente ante Paraguay en el partido por fase de grupos pero fue de penal y eso parece no contar para él.

Una vez finalizado el encuentro con Colombia donde estuvo muy cerca, se mostró alegre por el objetivo, pero frustrado en lo individual, por que al pintor se le diluye la acuerda una y otra vez. Buscando explicaciones recordé algunos versos de una canción de Catupecu Machu, en su canción “A veces vuelvo” el leí motive es “más deseo más me alejo, soy un entraño aquí en mi cuerpo” pareciera cosa de mandinga o de la psicología como en la final frente a Alemania.

“Olvidó todo ese frío reunido de una sola vez” canta Fernando Ruiz Díaz y es imposible no volver a trazar el paralelo con esas críticas que nuestro existía o empedernido le traslada por propias frustraciones al bueno de Lionel.

Sigo tarareando la canción y un verso me ilusiona, aunque sea una versión libre, caprichosa, pero la frase “y es que estamos desesperados por encontrarnos y vernos hoy” y la imagen del inagotable talento del rosarino pintando otra de sus tantas genialidades frente a Paraguay y en una hipotética final con Chile invade mi cabeza.

comentarios

Login