ciudadanodiario.com.ar
Mafalda estará contenta
Cargando...
Por Redacción

Mafalda estará contenta



Cinco cocineros asturianos intentaron conquistar a la idealista e inconformista Mafalda preparando cinco caldos divertidos y sin utilizar la “metafórica sopa de fideos”, con la que la creación de Quino cuestiona el mundo adulto desde hace cincuenta años. Chefs de los restaurantes Casa Gerardo, Real Balneario de Salinas, Casa Fermín, Mestura y de la Taberna del Zurdo trasladaron hasta el patio del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo (norte de España) sus ollas y pucheros para convertir ese espacio en una cocina al aire libre.


Tras saborear la prueba de la sopa, Luis Martínez, de Casa Fermín, precisó que Quino ha considerado novedoso que alguien se le haya ocurrido esta iniciativa, en la que cocineros asturianos buscaron la receta que le gustaría a la pequeña.”Estoy seguro que estas sopas le gustarían a Mafalda”, recalcó Martínez, mientras que Marcos Morán, de Casa Gerardo, aseguró que, aunque intentaron crear “sopas divertidas”, cuando “un niño dice que no, es muy difícil pelear con él”.


Los cocineros creen que Mafalda “sería más feliz” en este tiempo en los que no se come tantos caldos como antes y ahora que la “metafórica sopa de fideos” ha desaparecido de los menús de los restaurantes. El numeroso público que acudió a participar en esta iniciativa, ha podido saborear sopas de letras, de mar, de otoño, dulce y en cubitos. Garbanzos con infusión de hierbaluisa, fabes con anchoas, espinas de pescado, helados y frutas o verduras han sido los ingredientes aderezados por los cocineros para intentar que Mafalda no diga: “Otra vez sopa, puaj”.


El ayuntamiento ha encargado al escultor Pablo Irrgang ,una Mafalda de 80 centímetros, réplica de la ubicada en Buenos Aires, para sentarla en un banco del Campo de San Francisco. El jueves, la rebelde bonaerense se sentó en el banco de madera para ver pasar los patos que pueblan el estanque de este céntrico parque de la capital del Principado, un espacio por el que han pasado varias generaciones de niños ovetenses.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Mafalda estará contenta

Cinco cocineros asturianos intentaron conquistar a la idealista e inconformista Mafalda preparando cinco caldos divertidos y sin utilizar la “metafórica sopa de fideos”, con la que la creación de Quino cuestiona el mundo adulto desde hace cincuenta años. Chefs de los restaurantes Casa Gerardo, Real Balneario de Salinas, Casa Fermín, Mestura y de la Taberna del Zurdo trasladaron hasta el patio del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo (norte de España) sus ollas y pucheros para convertir ese espacio en una cocina al aire libre.

Tras saborear la prueba de la sopa, Luis Martínez, de Casa Fermín, precisó que Quino ha considerado novedoso que alguien se le haya ocurrido esta iniciativa, en la que cocineros asturianos buscaron la receta que le gustaría a la pequeña.”Estoy seguro que estas sopas le gustarían a Mafalda”, recalcó Martínez, mientras que Marcos Morán, de Casa Gerardo, aseguró que, aunque intentaron crear “sopas divertidas”, cuando “un niño dice que no, es muy difícil pelear con él”.

Los cocineros creen que Mafalda “sería más feliz” en este tiempo en los que no se come tantos caldos como antes y ahora que la “metafórica sopa de fideos” ha desaparecido de los menús de los restaurantes. El numeroso público que acudió a participar en esta iniciativa, ha podido saborear sopas de letras, de mar, de otoño, dulce y en cubitos. Garbanzos con infusión de hierbaluisa, fabes con anchoas, espinas de pescado, helados y frutas o verduras han sido los ingredientes aderezados por los cocineros para intentar que Mafalda no diga: “Otra vez sopa, puaj”.

El ayuntamiento ha encargado al escultor Pablo Irrgang ,una Mafalda de 80 centímetros, réplica de la ubicada en Buenos Aires, para sentarla en un banco del Campo de San Francisco. El jueves, la rebelde bonaerense se sentó en el banco de madera para ver pasar los patos que pueblan el estanque de este céntrico parque de la capital del Principado, un espacio por el que han pasado varias generaciones de niños ovetenses.

comentarios

Login