Cargando...
Por Redacción

Macri suma más probabilidades



Las encuestas y las negativas intervenciones de los dirigentes del oficialismo perjudican, cada vez más, la imagen del candidato del FPV, Daniel Scioli. Y por si fuera poco, los números de Aníbal Fernández, en la provincia de Buenos Aires, ya están detrás de María Eugenia Vidal.


Encuestas


Mucha agua ha corrido luego de las últimas elecciones de agosto y, según los sondeos, los números se estarían revirtiendo hasta el punto de que Aníbal Fernández figura por debajo de la candidata de Cambiemos, María Eugenia Vidal, en intención de voto. Lo mismo sucede con Mauricio Macri, que se ha fortalecido en casi todas las encuestas y, como ya se sabe, de haber balotaje, el próximo presidente será el candidato del frente Cambiemos. Algo parecido sucede en Tucumán, de aceptarse el pedido de nulidad de los comicios solicitado ante la Justicia por el Frente del Bicentenario, es casi seguro que el triunfo correspondería a José Cano, el candidato opositor. Claro que para que se haya producido este cambio en la voluntad del electorado, ha sido necesaria una concatenación de hechos que han debilitado ostensiblemente las posibilidades electorales de Daniel  Scioli.


Errores propios


Si fuera por Scioli, trataría de que ningún dirigente del FpV, incluida la Presidenta, hable o efectúe declaraciones públicas, ya que desde las PASO, hasta hoy, sus compañeros han sido una mochila de plomo, que han influido ostensiblemente en su caída en las encuestas, beneficiando las posibilidades de Mauricio Macri. A esa situación han contribuido Gildo Isfrán –atacando a Teves–, la señora Beatriz Rosjkés de Alperovich con sus nefastas declaraciones, el propio Alperovich reconociendo que entregaron bolsones de comida, las constantes agresiones de CFK para con la oposición, el rol equivocado que jugó Scioli durante las inundaciones, las bochornosas elecciones de Tucumán, –aún con un final incierto–, las nuevas denuncias ratificando una supuesta relación con el narcotráfico por parte del jefe de Gabinete Aníbal Fernández y, últimamente, la negativa constante de cambiar el sistema electoral (si bien el voto electrónico se torna casi utópico, debido al poco tiempo que resta de aquí a las elecciones del 25 de octubre). También hay que agregar la negativa a aplicar el sistema de boleta única que no es tan difícil de implementar, negando así un cambio que toda la ciudadanía pide con el fin de que las elecciones sean más transparentes. Con esto se contabiliza una sucesión de errores no provocados por la oposición, sino por culpa pura y exclusivamente del FpV, que de a poco se acerca al fin del ciclo kirchnerista.


Malas compañías


Scioli, para ganar en primera vuelta, necesitaría obligatoriamente el apoyo del votante de clase media argentina, una clase media involucrada e informada y que ve con terror cómo el candidato protege el régimen feudal de los eternos gobernadores del Norte argentino, donde se apela a cualquier artilugio con tal de ganar la voluntad del votante, en su mayoría gente necesitada que se ve obligada a caer en las redes de las dádivas de estos personajes que tanto perjudican las chances del gobernador de Buenos Aires en su afán de ser presidente.


Seamos sinceros, nadie cree que Scioli pueda subir un solo punto en las encuestas rodeándose con los gobernadores de Jujuy, Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Tucumán, por nombrar algunos. Todos estos gobernadores representan lo peor de la política, con viejos vicios que asquean y desagradan, utilizando los bienes del Estado para la compra de votos y así eternizarse en sus cargos. Ni qué hablar del apoyo que Scioli recibe de la inefable Milagros Salas que, con métodos mafiosos, impone su voluntad desde la conducción de la agrupación Tupac  Amaru, tildada días atrás por el candidato a presidente de UNA, Sergio Massa, como “un parásito que se roba parte de los planes sociales de la gente que realmente los necesita”.


Esto es observado por gran parte del electorado que cada vez se aleja más de las formas violentas y prebendistas de hacer política.


El último salvavidas de plomo que recibió Scioli provino del inefable Luis D’Elía quien no tuvo mejor idea, desde su lecho de reposo, que trucar una foto de Mauricio Macri junto al dictador Jorge Rafael Videla y tuitearla, en su afán de ayudar al candidato a presidente del oficialismo. Obviamente que su idea se convirtió en un boomerang y fue ridiculizado en todas las redes sociales. Todos estos errores de los compañeros de ruta de Daniel Scioli se pagan caro y cada vez se parecen más a la quema del cajón de Herminio Iglesias en 1983, de ahí la evidente caída en la opinión pública por parte de Scioli, que además debe tratar de no quedar estigmatizado como un títere del kirchnerismo, incluida la Cámpora.


De seguir así, con estas estrategias erráticas al FpV, le será imposible crecer electoralmente y poder ganar en primera vuelta. Como se sabe, de haber segunda vuelta, y ya  confirmado por el propio Macri que a partir del 25 de octubre se podrá lograr la unidad de la oposición, lo que redundará, sin duda alguna, es el fin del ciclo kirchnerista.


Para abrir las puertas del cambio con un Mauricio Macri presidente, acompañado de los mejores hombres del arco opositor, para que la Argentina vuelva a ser un país de diálogo, de debate sin agresiones y confiable para el resto del mundo. En definitiva, una democracia moderna y no parecida a las de los viejos autoritarismos que se creían los dueños del poder.


Reparto de críticas


La candidata a diputada nacional Victoria Donda está convencida de que los proyectos políticos de Mauricio Macri y Daniel Scioli son muy parecidos y criticó duramente a ambos por haberse “hecho más millonarios” desde sus posiciones de poder.


Del Gobernador bonaerense, afirmó que no representa al kirchnerismo y forma parte de un proyecto político distinto. Le reconoció a Scioli, además, que va a tener autonomía para ejercer el poder si logra ganar en las urnas. “Sillón de Rivadavia hay uno solo, y lapicera para firmar decretos también”, afirmó la bella diputada del espacio de Margarita Stolbizer.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Macri suma más probabilidades

Las encuestas y las negativas intervenciones de los dirigentes del oficialismo perjudican, cada vez más, la imagen del candidato del FPV, Daniel Scioli. Y por si fuera poco, los números de Aníbal Fernández, en la provincia de Buenos Aires, ya están detrás de María Eugenia Vidal.

Encuestas

Mucha agua ha corrido luego de las últimas elecciones de agosto y, según los sondeos, los números se estarían revirtiendo hasta el punto de que Aníbal Fernández figura por debajo de la candidata de Cambiemos, María Eugenia Vidal, en intención de voto. Lo mismo sucede con Mauricio Macri, que se ha fortalecido en casi todas las encuestas y, como ya se sabe, de haber balotaje, el próximo presidente será el candidato del frente Cambiemos. Algo parecido sucede en Tucumán, de aceptarse el pedido de nulidad de los comicios solicitado ante la Justicia por el Frente del Bicentenario, es casi seguro que el triunfo correspondería a José Cano, el candidato opositor. Claro que para que se haya producido este cambio en la voluntad del electorado, ha sido necesaria una concatenación de hechos que han debilitado ostensiblemente las posibilidades electorales de Daniel  Scioli.

Errores propios

Si fuera por Scioli, trataría de que ningún dirigente del FpV, incluida la Presidenta, hable o efectúe declaraciones públicas, ya que desde las PASO, hasta hoy, sus compañeros han sido una mochila de plomo, que han influido ostensiblemente en su caída en las encuestas, beneficiando las posibilidades de Mauricio Macri. A esa situación han contribuido Gildo Isfrán –atacando a Teves–, la señora Beatriz Rosjkés de Alperovich con sus nefastas declaraciones, el propio Alperovich reconociendo que entregaron bolsones de comida, las constantes agresiones de CFK para con la oposición, el rol equivocado que jugó Scioli durante las inundaciones, las bochornosas elecciones de Tucumán, –aún con un final incierto–, las nuevas denuncias ratificando una supuesta relación con el narcotráfico por parte del jefe de Gabinete Aníbal Fernández y, últimamente, la negativa constante de cambiar el sistema electoral (si bien el voto electrónico se torna casi utópico, debido al poco tiempo que resta de aquí a las elecciones del 25 de octubre). También hay que agregar la negativa a aplicar el sistema de boleta única que no es tan difícil de implementar, negando así un cambio que toda la ciudadanía pide con el fin de que las elecciones sean más transparentes. Con esto se contabiliza una sucesión de errores no provocados por la oposición, sino por culpa pura y exclusivamente del FpV, que de a poco se acerca al fin del ciclo kirchnerista.

Malas compañías

Scioli, para ganar en primera vuelta, necesitaría obligatoriamente el apoyo del votante de clase media argentina, una clase media involucrada e informada y que ve con terror cómo el candidato protege el régimen feudal de los eternos gobernadores del Norte argentino, donde se apela a cualquier artilugio con tal de ganar la voluntad del votante, en su mayoría gente necesitada que se ve obligada a caer en las redes de las dádivas de estos personajes que tanto perjudican las chances del gobernador de Buenos Aires en su afán de ser presidente.

Seamos sinceros, nadie cree que Scioli pueda subir un solo punto en las encuestas rodeándose con los gobernadores de Jujuy, Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Tucumán, por nombrar algunos. Todos estos gobernadores representan lo peor de la política, con viejos vicios que asquean y desagradan, utilizando los bienes del Estado para la compra de votos y así eternizarse en sus cargos. Ni qué hablar del apoyo que Scioli recibe de la inefable Milagros Salas que, con métodos mafiosos, impone su voluntad desde la conducción de la agrupación Tupac  Amaru, tildada días atrás por el candidato a presidente de UNA, Sergio Massa, como “un parásito que se roba parte de los planes sociales de la gente que realmente los necesita”.

Esto es observado por gran parte del electorado que cada vez se aleja más de las formas violentas y prebendistas de hacer política.

El último salvavidas de plomo que recibió Scioli provino del inefable Luis D’Elía quien no tuvo mejor idea, desde su lecho de reposo, que trucar una foto de Mauricio Macri junto al dictador Jorge Rafael Videla y tuitearla, en su afán de ayudar al candidato a presidente del oficialismo. Obviamente que su idea se convirtió en un boomerang y fue ridiculizado en todas las redes sociales. Todos estos errores de los compañeros de ruta de Daniel Scioli se pagan caro y cada vez se parecen más a la quema del cajón de Herminio Iglesias en 1983, de ahí la evidente caída en la opinión pública por parte de Scioli, que además debe tratar de no quedar estigmatizado como un títere del kirchnerismo, incluida la Cámpora.

De seguir así, con estas estrategias erráticas al FpV, le será imposible crecer electoralmente y poder ganar en primera vuelta. Como se sabe, de haber segunda vuelta, y ya  confirmado por el propio Macri que a partir del 25 de octubre se podrá lograr la unidad de la oposición, lo que redundará, sin duda alguna, es el fin del ciclo kirchnerista.

Para abrir las puertas del cambio con un Mauricio Macri presidente, acompañado de los mejores hombres del arco opositor, para que la Argentina vuelva a ser un país de diálogo, de debate sin agresiones y confiable para el resto del mundo. En definitiva, una democracia moderna y no parecida a las de los viejos autoritarismos que se creían los dueños del poder.

Reparto de críticas

La candidata a diputada nacional Victoria Donda está convencida de que los proyectos políticos de Mauricio Macri y Daniel Scioli son muy parecidos y criticó duramente a ambos por haberse “hecho más millonarios” desde sus posiciones de poder.

Del Gobernador bonaerense, afirmó que no representa al kirchnerismo y forma parte de un proyecto político distinto. Le reconoció a Scioli, además, que va a tener autonomía para ejercer el poder si logra ganar en las urnas. “Sillón de Rivadavia hay uno solo, y lapicera para firmar decretos también”, afirmó la bella diputada del espacio de Margarita Stolbizer.

comentarios

imagen imagen
Login