Cargando...
Por Redacción

Los rebeldes pro-rusos abandonan Slaviansk, uno de los últimos bastiones separatistas



La mayor parte de los rebeldes atrincherados desde hace tres meses en Slaviansk, símbolo de la sublevación prorrusa contra Kiev, abandonaron este sábado a la madrugada la ciudad, que este viernes quedó casi por completo bajo control de las fuerzas ucranianas, informó el ministro de Interior de Ucrania, Arsen Avakov. “se comunica que Guirkin (más conocido como Igor Strelkov, jefe de las milicias de la ciudad) y la mayor parte de sus guerrilleros han huido de Slaviansk, creando pánico entre los pocos rebeldes que han quedado”, escribió Avakov en su Facebook.


La Administración del presidente ucraniano, Petro Poroshenko, confirmó la rendición de Slaviansk a las fuerzas gubernamentales e informó de que la ciudad era barrida por unidades de reconocimiento ucranianas. “El presidente ha ordenado al jefe de Estado Mayor izar la bandera nacional sobre el Ayuntamiento de Slaviansk”, señala un comunicado de la Administración presidencial. Los combates por Slaviansk no habían cesado en más de dos meses, ni siquiera durante el alto de fuego unilateral decretado por Kiev.


El jefe del Estado Mayor del ejército ucraniano, Viktor Muzhenko, que este viernes tomó parte en la toma de la localidad de Nikolayevka, próxima a Slaviansk, reportó a Poroshenko que “los guerrilleros intentaron romper el cerco esta madrugada —por este sábado— y cayeron bajo el fuego de morteros disparado por los militares ucranianos”. Sin embargo, numerosos testigos citados por varios medios ucranianos aseguran que los insurgentes rompieron este sábado a la madrugada el supuesto cerco a la ciudad y se trasladaron a la vecina Kramatorsk con casi todos sus efectivos y medio centenar de vehículos y blindados.


El ministro de Interior, al igual que otros testigos del repliegue de los separatistas, señalaron que al menos una columna de los rebeldes se dirigió en dirección a la ciudad de Donetsk, capital de la región homónima, con un millón de habitantes y en manos de los pro-rusos.


Las fuerzas ucranianas también expulsaron a los separatistas de Nikolayevka, última ruta de abastecimiento que tenían los milicianos atrincherados en Slaviansk, en la que permanecen aún alrededor de 45.000 de sus 120.000 habitantes registrados antes del conflicto.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Los rebeldes pro-rusos abandonan Slaviansk, uno de los últimos bastiones separatistas

La mayor parte de los rebeldes atrincherados desde hace tres meses en Slaviansk, símbolo de la sublevación prorrusa contra Kiev, abandonaron este sábado a la madrugada la ciudad, que este viernes quedó casi por completo bajo control de las fuerzas ucranianas, informó el ministro de Interior de Ucrania, Arsen Avakov. “se comunica que Guirkin (más conocido como Igor Strelkov, jefe de las milicias de la ciudad) y la mayor parte de sus guerrilleros han huido de Slaviansk, creando pánico entre los pocos rebeldes que han quedado”, escribió Avakov en su Facebook.

La Administración del presidente ucraniano, Petro Poroshenko, confirmó la rendición de Slaviansk a las fuerzas gubernamentales e informó de que la ciudad era barrida por unidades de reconocimiento ucranianas. “El presidente ha ordenado al jefe de Estado Mayor izar la bandera nacional sobre el Ayuntamiento de Slaviansk”, señala un comunicado de la Administración presidencial. Los combates por Slaviansk no habían cesado en más de dos meses, ni siquiera durante el alto de fuego unilateral decretado por Kiev.

El jefe del Estado Mayor del ejército ucraniano, Viktor Muzhenko, que este viernes tomó parte en la toma de la localidad de Nikolayevka, próxima a Slaviansk, reportó a Poroshenko que “los guerrilleros intentaron romper el cerco esta madrugada —por este sábado— y cayeron bajo el fuego de morteros disparado por los militares ucranianos”. Sin embargo, numerosos testigos citados por varios medios ucranianos aseguran que los insurgentes rompieron este sábado a la madrugada el supuesto cerco a la ciudad y se trasladaron a la vecina Kramatorsk con casi todos sus efectivos y medio centenar de vehículos y blindados.

El ministro de Interior, al igual que otros testigos del repliegue de los separatistas, señalaron que al menos una columna de los rebeldes se dirigió en dirección a la ciudad de Donetsk, capital de la región homónima, con un millón de habitantes y en manos de los pro-rusos.

Las fuerzas ucranianas también expulsaron a los separatistas de Nikolayevka, última ruta de abastecimiento que tenían los milicianos atrincherados en Slaviansk, en la que permanecen aún alrededor de 45.000 de sus 120.000 habitantes registrados antes del conflicto.

comentarios

imagen imagen
Login