ciudadanodiario.com.ar
Los pibes no se cuidan
Cargando...
Por Redacción

Los pibes no se cuidan



El ex ministro de Salud, doctor Sergio Saracco, reconoció ante la prensa que en Mendoza las enfermedades de transmisión sexual (ETS)  se incrementaron un 118% durante los últimos dos años. Refirió que es un problema multicausal que requiere la intervención de todos los actores de la sociedad.

Las estadísticas son preocupantes. Un informe de Sociedad Argentina de Infectología señala que el 6,1% de la población sexualmente activa sufre alguna enfermedad de este tipo, un porcentaje que se ha incrementado desde la década de los noventa, como apunta la doctora Dolores Bou Ramírez, perteneciente a la entidad mencionada.

“Las enfermedades de transmisión sexual son infecciones causadas por bacterias o virus. También se las conoce como infecciones de transmisión sexual. Estas enfermedades se propagan por medio del sexo oral, genital o anal”, señala Bou Ramírez. En esta simple premisa, está todo el secreto y muy pocos lo saben. Las claves para dar luz a la problemática radican en que muy pocos jóvenes parecen saber que una relación sexual en la que se intercambian fluídos puede ser la puerta de entrada a una enfermedad venérea.

Hoy, la cantidad de jóvenes contagiados de gonorrea, sífilis, clamidia o VIH, en el peor de los casos, va en irrefrenable aumento desde el año 2001 y, según los especialistas consultados, la falta de información es la principal causa.

“El problema a nivel provincial es que casi toda la información en prevención se centra en el sida, por sus consecuencias mortales, pero se han olvidado otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) que provocan enfermedades”, explicó Luis Enrique Trejo, médico y miembro de la junta directiva de la Federación de Planificación Familia. “La situación en Argentina es grave. Los infectólogos percibimos que los jóvenes están más preocupados por el embarazo no deseado que por las ETS”, finalizó.

Sin embargo, el tema no es nuevo. Desde hace varios años, distintas instituciones nacionales e internacionales, como el caso de UNICEF, vienen alertando sobre el significativo aumento de las enfermedades de transmisión sexual en nuestra provincia, especialmente en el Norte Argentino, donde los casos pusieron en alerta a toda la cartera sanitaria nacional.

“La cantidad de entidades y sociedades que difunden los índices en aumento sobre contagio de ETS, habla de que el aumento de estas enfermedades es un fenómeno a nivel nacional. Un reporte de la Dirección Nacional de Sida muestra la preocupación de las autoridades, especialmente, en el aspecto que se experimenta una sustancial baja de la percepción de riesgo y una baja en el uso de las medidas de protección para prevenir el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual”, dice médico infectólogo Raúl Román.


Conductas de riesgo

“Existen ciertas conductas asociadas al riesgo de contraer ETS. El consumo de alcohol y de drogas, por ejemplo. De hecho, una publicación reciente de la Dirección Nacional de Sida, asegura que hay un aumento de la hepatitis B y C en consumidores de drogas intramusculares. Esto también tiene que ver con el descontrol posterior al uso de algunas drogas y alcohol. No hay que olvidar que el alcohol desinhibe, te hace ver más lindo o linda y entran en juego otros factores”, agrega Raúl Román, experto consultado por El Ciudadano./ Orlando Tirapu


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Los pibes no se cuidan

El ex ministro de Salud, doctor Sergio Saracco, reconoció ante la prensa que en Mendoza las enfermedades de transmisión sexual (ETS)  se incrementaron un 118% durante los últimos dos años. Refirió que es un problema multicausal que requiere la intervención de todos los actores de la sociedad.
Las estadísticas son preocupantes. Un informe de Sociedad Argentina de Infectología señala que el 6,1% de la población sexualmente activa sufre alguna enfermedad de este tipo, un porcentaje que se ha incrementado desde la década de los noventa, como apunta la doctora Dolores Bou Ramírez, perteneciente a la entidad mencionada.
“Las enfermedades de transmisión sexual son infecciones causadas por bacterias o virus. También se las conoce como infecciones de transmisión sexual. Estas enfermedades se propagan por medio del sexo oral, genital o anal”, señala Bou Ramírez. En esta simple premisa, está todo el secreto y muy pocos lo saben. Las claves para dar luz a la problemática radican en que muy pocos jóvenes parecen saber que una relación sexual en la que se intercambian fluídos puede ser la puerta de entrada a una enfermedad venérea.
Hoy, la cantidad de jóvenes contagiados de gonorrea, sífilis, clamidia o VIH, en el peor de los casos, va en irrefrenable aumento desde el año 2001 y, según los especialistas consultados, la falta de información es la principal causa.
“El problema a nivel provincial es que casi toda la información en prevención se centra en el sida, por sus consecuencias mortales, pero se han olvidado otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) que provocan enfermedades”, explicó Luis Enrique Trejo, médico y miembro de la junta directiva de la Federación de Planificación Familia. “La situación en Argentina es grave. Los infectólogos percibimos que los jóvenes están más preocupados por el embarazo no deseado que por las ETS”, finalizó.
Sin embargo, el tema no es nuevo. Desde hace varios años, distintas instituciones nacionales e internacionales, como el caso de UNICEF, vienen alertando sobre el significativo aumento de las enfermedades de transmisión sexual en nuestra provincia, especialmente en el Norte Argentino, donde los casos pusieron en alerta a toda la cartera sanitaria nacional.
“La cantidad de entidades y sociedades que difunden los índices en aumento sobre contagio de ETS, habla de que el aumento de estas enfermedades es un fenómeno a nivel nacional. Un reporte de la Dirección Nacional de Sida muestra la preocupación de las autoridades, especialmente, en el aspecto que se experimenta una sustancial baja de la percepción de riesgo y una baja en el uso de las medidas de protección para prevenir el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual”, dice médico infectólogo Raúl Román.

Conductas de riesgo
“Existen ciertas conductas asociadas al riesgo de contraer ETS. El consumo de alcohol y de drogas, por ejemplo. De hecho, una publicación reciente de la Dirección Nacional de Sida, asegura que hay un aumento de la hepatitis B y C en consumidores de drogas intramusculares. Esto también tiene que ver con el descontrol posterior al uso de algunas drogas y alcohol. No hay que olvidar que el alcohol desinhibe, te hace ver más lindo o linda y entran en juego otros factores”, agrega Raúl Román, experto consultado por El Ciudadano./ Orlando Tirapu

comentarios

Login