Los países más ateos del mundo
Cargando...
Por Redacción
imagen

Los países más ateos del mundo



Muchos sostienen que la religión, en todo el mundo, está en declive. Indicadores de diferentes centros de estudios sobre población y religión coinciden en que un número considerable de países de distintos puntos del planeta muestran un decrecimiento notable de practicantes de algún credo religioso. Para clarificar esta afirmación podemos ejemplificar algunos casos:


Noruega se presenta como la “panacea” del ateísmo; ya que tiene ahora más personas que no creen en Dios, que seguidores de alguna “Fe”, con el 39 por ciento de ateos en comparación con el 37 por ciento de creyentes.


En los EE.UU., por su parte, una nación cuyos signos billete de un dólar afirma: “En Dios confiamos”, la creencia en la deidad cristiana también se encuentra en su punto más bajo. La investigación encontró que casi el doble de los americanos en 2014 dijeron que no creen en Dios comparado con 1980.


Actualmente se ha elaborado un ranking que muestra a los países con el mayor número de personas diciendo que son “ateos convencidos”.


Sin embargo, es necesario resaltar que a pesar de una tendencia hacia la disminución de la creencia en Dios en todo el mundo, parece ser sólo unos pocos países los que tienen más del 20 por ciento de los ciudadanos que se sienten cómodos en rechazar la noción de una deidad en su totalidad.


Aquí están seis de los países más ateos en el mundo, sin incluir Noruega:


1) China


China tiene, con mucho, el porcentaje más alto de ateos convencidos de todos los países del mundo. Según WIN / Gallup, entre el 40 y el 49,9 por ciento de la población china se identifica con una tendencia agnóstica o atea cuando se trata de concebir o creer en una deidad superior.


El “supuesto” comunismo que ha gobernado desde 1949, se refiere a la religión como medio de oprimir el proletariado, con movimientos religiosos suprimidos bajo Mao Zedong a lo largo de su reinado de 27 años, hasta 1976. Una de las visiones del mundo filosóficamente más antigua del país y del mundo, el confucionismo, también es notable por su falta de creencia en una deidad sobrenatural.


2. Japón


El vecino de China es otro de los países orientales con muchas personas comprometidas con una visión del mundo sin Dios en él. Entre el 30 y el 39 por ciento de las personas en las islas japonesas dicen que son “ateos convencidos”.


La religión en Japón históricamente se ha centrado en el sintoísmo, que se basa en un ritual y la mitología que rodea el pasado antiguo de Japón, en lugar de un dios que todo lo ve.


Sin embargo, sigue siendo de naturaleza espiritual y no podría ser llamado ateo. Pese a todo, el sintoísmo, como el budismo en Japón, ha visto una disminución de seguidores en los últimos años.


3. República Checa


Un tercer contendiente, quizá sorpresa, para los países menos religiosos del mundo, la República Checa tiene entre 29 y un 38 por ciento de los ciudadanos que se clasifican como ateos.


El débil apoyo para la religión tradicional de la iglesia cristiana podría ser el legado de un fuerte nacionalismo checo lo largo del siglo 19 y 20.


El catolicismo fue visto como una importación de Austria y fue desestimado por el Estado. El pasado comunista del país también suprimió la reactivación de cualquier religión, abarcando un período desde 1948 hasta 1989.


4. Francia


La tierra del romance se distingue de muchos de sus vecinos europeos con al menos una quinta parte de los ciudadanos diciendo que son “ateos convencidos”.


La denominada “hermana menor” de la Iglesia ha evidenciado un alarmante descenso de su número de fieles, ubicando al país galo en un 20% de no creyentes de alguna corriente religiosa. La creciente ola de inmigración musulmana hacía este país ha impulsado la reducción de privilegios por parte del Estado con respecto a las instituciones religiosas tradicionales, lo que para algunos analistas ha impactado negativamente en la influencia religiosa sobre la población.


5. Australia


Entre el 10 y el 19 por ciento de los australianos dicen que son “ateos convencidos”, tal como era de esperar para un país con una fuerte tradición de gobierno secular.


Un marco legal garantizó la igualdad religiosa a pocas décadas de la llegada de los colonizadores en 1788, deponiendo el privilegio de la Iglesia de Inglaterra. Muchos otros pueblos religiosos se unieron a las oportunidades comerciales en Australia, incluyendo los musulmanes y los judíos.


Hoy en día, sin embargo, la creencia de la mayoría en el cristianismo está en disminución constante y más ciudadanos no se identifican con ningún dios.


6. Islandia


El catolicismo fue prohibido en la isla del norte de Europa en 1550, y la libertad religiosa se convirtió en un derecho legal en 1874.


Aunque muchos islandeses se consideran protestantes luteranos, una pequeña proporción sigue religiones populares, y el resto se consideran “ateos convencidos”. Esto es sólo entre un 10 y un 18 por ciento de la población, pero coloca a Islandia entre algunos de los países más ateos en el mundo.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Los países más ateos del mundo

imagen

Muchos sostienen que la religión, en todo el mundo, está en declive. Indicadores de diferentes centros de estudios sobre población y religión coinciden en que un número considerable de países de distintos puntos del planeta muestran un decrecimiento notable de practicantes de algún credo religioso. Para clarificar esta afirmación podemos ejemplificar algunos casos:

Noruega se presenta como la “panacea” del ateísmo; ya que tiene ahora más personas que no creen en Dios, que seguidores de alguna “Fe”, con el 39 por ciento de ateos en comparación con el 37 por ciento de creyentes.

En los EE.UU., por su parte, una nación cuyos signos billete de un dólar afirma: “En Dios confiamos”, la creencia en la deidad cristiana también se encuentra en su punto más bajo. La investigación encontró que casi el doble de los americanos en 2014 dijeron que no creen en Dios comparado con 1980.

Actualmente se ha elaborado un ranking que muestra a los países con el mayor número de personas diciendo que son “ateos convencidos”.

Sin embargo, es necesario resaltar que a pesar de una tendencia hacia la disminución de la creencia en Dios en todo el mundo, parece ser sólo unos pocos países los que tienen más del 20 por ciento de los ciudadanos que se sienten cómodos en rechazar la noción de una deidad en su totalidad.

Aquí están seis de los países más ateos en el mundo, sin incluir Noruega:

1) China

China tiene, con mucho, el porcentaje más alto de ateos convencidos de todos los países del mundo. Según WIN / Gallup, entre el 40 y el 49,9 por ciento de la población china se identifica con una tendencia agnóstica o atea cuando se trata de concebir o creer en una deidad superior.

El “supuesto” comunismo que ha gobernado desde 1949, se refiere a la religión como medio de oprimir el proletariado, con movimientos religiosos suprimidos bajo Mao Zedong a lo largo de su reinado de 27 años, hasta 1976. Una de las visiones del mundo filosóficamente más antigua del país y del mundo, el confucionismo, también es notable por su falta de creencia en una deidad sobrenatural.

2. Japón

El vecino de China es otro de los países orientales con muchas personas comprometidas con una visión del mundo sin Dios en él. Entre el 30 y el 39 por ciento de las personas en las islas japonesas dicen que son “ateos convencidos”.

La religión en Japón históricamente se ha centrado en el sintoísmo, que se basa en un ritual y la mitología que rodea el pasado antiguo de Japón, en lugar de un dios que todo lo ve.

Sin embargo, sigue siendo de naturaleza espiritual y no podría ser llamado ateo. Pese a todo, el sintoísmo, como el budismo en Japón, ha visto una disminución de seguidores en los últimos años.

3. República Checa

Un tercer contendiente, quizá sorpresa, para los países menos religiosos del mundo, la República Checa tiene entre 29 y un 38 por ciento de los ciudadanos que se clasifican como ateos.

El débil apoyo para la religión tradicional de la iglesia cristiana podría ser el legado de un fuerte nacionalismo checo lo largo del siglo 19 y 20.

El catolicismo fue visto como una importación de Austria y fue desestimado por el Estado. El pasado comunista del país también suprimió la reactivación de cualquier religión, abarcando un período desde 1948 hasta 1989.

4. Francia

La tierra del romance se distingue de muchos de sus vecinos europeos con al menos una quinta parte de los ciudadanos diciendo que son “ateos convencidos”.

La denominada “hermana menor” de la Iglesia ha evidenciado un alarmante descenso de su número de fieles, ubicando al país galo en un 20% de no creyentes de alguna corriente religiosa. La creciente ola de inmigración musulmana hacía este país ha impulsado la reducción de privilegios por parte del Estado con respecto a las instituciones religiosas tradicionales, lo que para algunos analistas ha impactado negativamente en la influencia religiosa sobre la población.

5. Australia

Entre el 10 y el 19 por ciento de los australianos dicen que son “ateos convencidos”, tal como era de esperar para un país con una fuerte tradición de gobierno secular.

Un marco legal garantizó la igualdad religiosa a pocas décadas de la llegada de los colonizadores en 1788, deponiendo el privilegio de la Iglesia de Inglaterra. Muchos otros pueblos religiosos se unieron a las oportunidades comerciales en Australia, incluyendo los musulmanes y los judíos.

Hoy en día, sin embargo, la creencia de la mayoría en el cristianismo está en disminución constante y más ciudadanos no se identifican con ningún dios.

6. Islandia

El catolicismo fue prohibido en la isla del norte de Europa en 1550, y la libertad religiosa se convirtió en un derecho legal en 1874.

Aunque muchos islandeses se consideran protestantes luteranos, una pequeña proporción sigue religiones populares, y el resto se consideran “ateos convencidos”. Esto es sólo entre un 10 y un 18 por ciento de la población, pero coloca a Islandia entre algunos de los países más ateos en el mundo.

comentarios

imagen imagen
Login