ciudadanodiario.com.ar
Los niños yihadistas del Estado Islámico
Cargando...
Por Redacción

Los niños yihadistas del Estado Islámico



Pide a la agencia de noticias que lo entrevista, ser llamado “Abu Hattab”. Nació en Siria pero vive en Turquía. Desea volver cuanto antes a la ciudad de Raqqa, bastión sirio del EI, para unirse a la “yihad”, aunque ya ha recibido las primeras clases de instrucción en religión y armas. “Si me dan una orden sagrada para atacar en Turquía, lo haría. Occidente se acabará pronto” aseveró el adolescente de 13 años que también sostiene que los ejecutados por el Estado Islámico son “agentes de EEUU” que “debemos decapitar como Dios dijo en el Corán”.


Pasa su tiempo libre chateando por Internet con “muyahidín”, viendo videos de temática yihadista y vistiéndose con pasamontañas negro y ropa militar. Fátima, su madre, lo apoya diciendo:”No estaría triste si él matara occidentales. Estoy avergonzada de que mis otros hijos estén trabajando pacíficamente para la sociedad civil. Deben tomar las armas”.


En este caldo de cultivo ideológico “Abu Hatab” se sienta frente a su notebook y se fascina con ir al paraíso previa detonación de su cinturón de explosivos. Su progenitora amplia su perspectiva diciendo: “La guerra hace que los niños crezcan rápido. Quiero que en el futuro sea un líder, un emir”. Si muere junto al EI, “estaría muy contenta”, responde Fátima, antes de romper en llanto.


La organización radical, encabezada por el autoproclamado califa Abu Bakr Bagdadi, ha emprendido grandes esfuerzos propagandísticos para agradar a los más pequeños. Saben que es clave para asegurarse muchos años de apoyo y militancia. En numerosos videos, alguno tan explícito como “cachorros del Estado Islámico”, se muestran a grupos de menos de una decena de menores cantando himnos pro-yihad y manipulando armas.


Naciones Unidas lo reconoce en sus informes, aunque destaca que, en algunos casos, el reclutamiento de niños es forzoso. Esta actividad también atañe a otras organizaciones armadas en Siria al margen del Estado Islámico, de acuerdo con lo investigado por la ONG Human Rights Watch, que sostiene que suelen emplearlos en misiones suicidas o como francotiradores.


“Deberían estar en el colegio. pero el Frente Al Nusra ofrece a los niños 100 dólares por ir a luchar junto a ellos. Les imparten entrenamiento con armas en un campamento. Les han robado la infancia”, lamenta Mohamed, un refugiado sirio de 21 años que reside actualmente en Turquía.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Los niños yihadistas del Estado Islámico

Pide a la agencia de noticias que lo entrevista, ser llamado “Abu Hattab”. Nació en Siria pero vive en Turquía. Desea volver cuanto antes a la ciudad de Raqqa, bastión sirio del EI, para unirse a la “yihad”, aunque ya ha recibido las primeras clases de instrucción en religión y armas. “Si me dan una orden sagrada para atacar en Turquía, lo haría. Occidente se acabará pronto” aseveró el adolescente de 13 años que también sostiene que los ejecutados por el Estado Islámico son “agentes de EEUU” que “debemos decapitar como Dios dijo en el Corán”.

Pasa su tiempo libre chateando por Internet con “muyahidín”, viendo videos de temática yihadista y vistiéndose con pasamontañas negro y ropa militar. Fátima, su madre, lo apoya diciendo:”No estaría triste si él matara occidentales. Estoy avergonzada de que mis otros hijos estén trabajando pacíficamente para la sociedad civil. Deben tomar las armas”.

En este caldo de cultivo ideológico “Abu Hatab” se sienta frente a su notebook y se fascina con ir al paraíso previa detonación de su cinturón de explosivos. Su progenitora amplia su perspectiva diciendo: “La guerra hace que los niños crezcan rápido. Quiero que en el futuro sea un líder, un emir”. Si muere junto al EI, “estaría muy contenta”, responde Fátima, antes de romper en llanto.

La organización radical, encabezada por el autoproclamado califa Abu Bakr Bagdadi, ha emprendido grandes esfuerzos propagandísticos para agradar a los más pequeños. Saben que es clave para asegurarse muchos años de apoyo y militancia. En numerosos videos, alguno tan explícito como “cachorros del Estado Islámico”, se muestran a grupos de menos de una decena de menores cantando himnos pro-yihad y manipulando armas.

Naciones Unidas lo reconoce en sus informes, aunque destaca que, en algunos casos, el reclutamiento de niños es forzoso. Esta actividad también atañe a otras organizaciones armadas en Siria al margen del Estado Islámico, de acuerdo con lo investigado por la ONG Human Rights Watch, que sostiene que suelen emplearlos en misiones suicidas o como francotiradores.

“Deberían estar en el colegio. pero el Frente Al Nusra ofrece a los niños 100 dólares por ir a luchar junto a ellos. Les imparten entrenamiento con armas en un campamento. Les han robado la infancia”, lamenta Mohamed, un refugiado sirio de 21 años que reside actualmente en Turquía.

comentarios

Login