Cargando...
Por Redacción

Los infartos se triplican durante el fin de año



En Mendoza, la cantidad de infartos cardíacos y accidentes cerebrovasculares se triplican durante el fin de año. El promedio durante el resto del año es de ocho episodios diarios, pero durante el mes de diciembre la media es de 23, o sea, que casi se triplican.

El infarto, también conocido como “ataque al corazón”, es una de las principales causas de muerte en el país, y la clave para sobrevivirlo es la atención inmediata.


Estamos locos

El estrés es definido como la consecuencia de una presión psicológica frente a situaciones a las que no podemos hacer frente o que nos desbordan, y se manifiesta bajando las defensas, produciendo agotamiento físico y favoreciendo el desarrollo de enfermedad coronaria.

Es así que el estrés es considerado como un factor que se suma al riesgo cardiovascular, según explicó el cardiólogo Juan Pablo Costabel.


El especialista señaló que “el estrés severo propio del fin de año está claramente asociado con el infarto agudo de miocardio y se entiende en la actualidad como un factor de riesgo tan importante como la hipertensión arterial, el tabaquismo y el colesterol elevado”.


Causas del estrés festivo

– Movilización de emociones: el nivel emotivo aumenta en esta época, ya sea de manera positiva o negativa, lo que conlleva un importante estrés para el organismo.

– Exceso de alimentación: fin de año se distingue por la realización de reuniones familiares, laborales y de amigos que presentan como denominador común la presencia de abundantes platos y grandes postres.

Esto, acompañado por una liberación de esas sanas ‘restricciones’ que uno tiene durante el resto del año, generan una mala combinación para el cuerpo.

Las comidas navideñas pueden alcanzar las 8.000 a 9.000 calorías. La presión arterial, los niveles de azúcar en sangre y la frecuencia cardíaca aumentan asociadas a estos ‘gustos’, lo que genera un importante aumento del trabajo para nuestro sistema cardiovascular.

– Olvido de la toma de medicamentos: acompañando esta liberación en los controles, distintas encuestas demuestran que los pacientes cumplen en menor medida con los horarios y las tomas de su medicación habitual. Esto, sin duda, pone aún más en peligro la salud.

– Demora en la consulta médica: en estos tiempos, los pacientes tienden a subestimar sus síntomas o desatenderlos para evitar inconvenientes a familiares y seres queridos esperando la autoresolución de sus problemas médicos.


“Tomar ciertas precauciones y recomendaciones es la mejor alternativa”, explicó Costabel. El cardiólogo destacó la importancia de “planificar en lo posible las comidas” y añadió que “la clave está en saber elegir y ser moderados”. “No ayunar ni saltear comidas, aún cuando el día previo o la comida anterior hayan sido abundantes, evitar las entradas copiosas ricas en fiambres y quesos, preservar la presencia de vegetales crudos y frutas frescas en las comidas, para aderezar las ensaladas evitar mayonesas u otras salsas, utilizar aceite de oliva y medir la cantidad (una cucharada sopera por porción), evitar excesos de sal y elegir carnes magras”, aconsejó.


El especialista añadió que es importante la “atención en la mesa dulce del brindis, donde las calorías se triplican fácilmente”. Además, es necesario “regular la ingesta de alcohol –no más de dos copas para el hombre y una copa para las mujeres por día–, mantenerse bien hidratado, beber entre 2,5 y 3 litros de agua por día, preservar la actividad física habitual o incorporar caminatas diarias y respetar la toma y los horarios de los medicamentos”, explicó.


Concluyó que “ante la presencia de síntomas como dolor de pecho, falta de aire o palpitaciones se deberá consultar con urgencia al médico sin importar el contexto en que se encuentre”. /NA


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Los infartos se triplican durante el fin de año

En Mendoza, la cantidad de infartos cardíacos y accidentes cerebrovasculares se triplican durante el fin de año. El promedio durante el resto del año es de ocho episodios diarios, pero durante el mes de diciembre la media es de 23, o sea, que casi se triplican.
El infarto, también conocido como “ataque al corazón”, es una de las principales causas de muerte en el país, y la clave para sobrevivirlo es la atención inmediata.

Estamos locos
El estrés es definido como la consecuencia de una presión psicológica frente a situaciones a las que no podemos hacer frente o que nos desbordan, y se manifiesta bajando las defensas, produciendo agotamiento físico y favoreciendo el desarrollo de enfermedad coronaria.
Es así que el estrés es considerado como un factor que se suma al riesgo cardiovascular, según explicó el cardiólogo Juan Pablo Costabel.

El especialista señaló que “el estrés severo propio del fin de año está claramente asociado con el infarto agudo de miocardio y se entiende en la actualidad como un factor de riesgo tan importante como la hipertensión arterial, el tabaquismo y el colesterol elevado”.

Causas del estrés festivo
– Movilización de emociones: el nivel emotivo aumenta en esta época, ya sea de manera positiva o negativa, lo que conlleva un importante estrés para el organismo.
– Exceso de alimentación: fin de año se distingue por la realización de reuniones familiares, laborales y de amigos que presentan como denominador común la presencia de abundantes platos y grandes postres.
Esto, acompañado por una liberación de esas sanas ‘restricciones’ que uno tiene durante el resto del año, generan una mala combinación para el cuerpo.
Las comidas navideñas pueden alcanzar las 8.000 a 9.000 calorías. La presión arterial, los niveles de azúcar en sangre y la frecuencia cardíaca aumentan asociadas a estos ‘gustos’, lo que genera un importante aumento del trabajo para nuestro sistema cardiovascular.
– Olvido de la toma de medicamentos: acompañando esta liberación en los controles, distintas encuestas demuestran que los pacientes cumplen en menor medida con los horarios y las tomas de su medicación habitual. Esto, sin duda, pone aún más en peligro la salud.
– Demora en la consulta médica: en estos tiempos, los pacientes tienden a subestimar sus síntomas o desatenderlos para evitar inconvenientes a familiares y seres queridos esperando la autoresolución de sus problemas médicos.

“Tomar ciertas precauciones y recomendaciones es la mejor alternativa”, explicó Costabel. El cardiólogo destacó la importancia de “planificar en lo posible las comidas” y añadió que “la clave está en saber elegir y ser moderados”. “No ayunar ni saltear comidas, aún cuando el día previo o la comida anterior hayan sido abundantes, evitar las entradas copiosas ricas en fiambres y quesos, preservar la presencia de vegetales crudos y frutas frescas en las comidas, para aderezar las ensaladas evitar mayonesas u otras salsas, utilizar aceite de oliva y medir la cantidad (una cucharada sopera por porción), evitar excesos de sal y elegir carnes magras”, aconsejó.

El especialista añadió que es importante la “atención en la mesa dulce del brindis, donde las calorías se triplican fácilmente”. Además, es necesario “regular la ingesta de alcohol –no más de dos copas para el hombre y una copa para las mujeres por día–, mantenerse bien hidratado, beber entre 2,5 y 3 litros de agua por día, preservar la actividad física habitual o incorporar caminatas diarias y respetar la toma y los horarios de los medicamentos”, explicó.

Concluyó que “ante la presencia de síntomas como dolor de pecho, falta de aire o palpitaciones se deberá consultar con urgencia al médico sin importar el contexto en que se encuentre”. /NA

comentarios

Login