ciudadanodiario.com.ar
Los hombres de Paco
Cargando...
Por Redacción

Los hombres de Paco



Marcelo Costa es técnico, economista, titular del Ministerio de Hacienda y Finanzas. Seguramente serían pocos los que apostarían a que alguien con este perfil pueda ser una de las cartas que el gobernador Francisco Pérez jugará en el 2015. Este ministro tiene aires de funcionario técnico y experimentado en temas económicos, pero también sabe, según dichos de sus adeptos, lo que es el barro de la interna y todo el folclore peronista.

En la última elección partidaria justicialista perdió con un delfín de Carlos Ciurca, en uno de los departamentos más importantes de la provincia como es la comuna de Godoy Cruz, conducida por el radical Alfredo Cornejo. En esa confrontación tuvo que morder el polvo de la derrota con el dirigente de la Corriente Emilio Caram, caída que caló hondo en el cuarto piso de la Casa de Gobierno.

Fue en ese momento cuando los halcones de Paco juraron venganza y a partir de esa coyuntura empezaron a delinear un futuro interno que los ubicara con mucho más poder, para tratar, de ese modo, catapultar a sus hombres a los principales cargos en el 2015.

Por eso desde hace dos años, la estrategia de los principales alfiles de Pérez y Costa es tratar de limar y desprestigiar al radical Alfredo Cornejo. Cosa que se ha tornado mucho más difícil de lo que pensaban, en vista que el inquieto cacique de Godoy Cruz se ha convertido en uno de los hombres más fuertes de la oposición, con una candidatura a gobernador por el radicalismo, que se puede asegurar, será casi proclamada por unanimidad.

En principio, los opositores internos de Marcelo Costa eran Rubén Miranda, por la Corriente Peronista, y Adolfo Bermejo, por los Azules, pero la sorpresa y asombro vino desde el propio cuarto piso de la calle Peltier, donde según algunos “El Marcelo” (Costa) no crece como candidato. Por eso Pérez está pensando que una alternativa sería Matías Roby, quien aparte de ser su amigo personal, está jugando fuerte en los ámbitos donde se discute el poder.

Los adeptos al ministro de Finanzas no se dan por vencidos y prometen dar batalla al novel titular de Salud, devenido en político en los últimos tiempos.


Matías Roby

El entusiasmo se ve en cada colaborador del ministro de Salud, y ya son varios los que aseguran que será el verdadero candidato de Francisco Pérez.

Es que más allá de su amistad personal con el Gobernador, quieren poner en el tapete y resaltar todas sus cualidades ejecutivas en un ministerio altamente cuestionado como lo es el que tiene al mando al médico deportólogo.

Sus adeptos ven en Roby un modo distinto y diferente de conducir la cartera ministerial como lauros y cualidades que no hacen otra cosa que afianzar sus chances como sucesor de Paco.

Mientras sus amigos, en general colegas de su profesión, expresan devoción y admiración al novato funcionario, desde la oposición no ahorran críticas al modo chabacano, a veces hasta irresponsable, y en muchas oportunidades rayando la mala educación, que tiene el ministro para relacionarse con sus subalternos o con sindicalistas del gremio de la salud.

Según fuentes confiables, la mismísima mujer del Gobernador sería una de las impulsoras de esta candidatura. De esta manera, con el apoyo de la primera dama provincial queda al descubierto el verdadero deseo del Gobernador, y los demás funcionarios deberán abrir los ojos y ubicarse en el lugar que les corresponda.

Por lo pronto Roby, que supo estar en la cuerda floja en las negociaciones paritarias con los gremios de la salud, se ha visto últimamente fortalecido por el apoyo que el Gobernador le dio en la decisión de intervenir la Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP). Al parecer no faltan muchos días para la realización del evento donde se proclamarán los candidatos.

Claro que imponer al ministro de Salud como candidato oficial del justicialismo no será para nada una tarea sencilla, ya que no tiene los antecedentes partidarios ni las cucardas que sí tienen otros candidatos del PJ.

Será cuestión de esperar algunos meses para ver a Matías Roby recorrer a lo largo y ancho la geografía provincial, aspirando a sentarse en el sillón de San Martín el año próximo.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Los hombres de Paco

Marcelo Costa es técnico, economista, titular del Ministerio de Hacienda y Finanzas. Seguramente serían pocos los que apostarían a que alguien con este perfil pueda ser una de las cartas que el gobernador Francisco Pérez jugará en el 2015. Este ministro tiene aires de funcionario técnico y experimentado en temas económicos, pero también sabe, según dichos de sus adeptos, lo que es el barro de la interna y todo el folclore peronista.
En la última elección partidaria justicialista perdió con un delfín de Carlos Ciurca, en uno de los departamentos más importantes de la provincia como es la comuna de Godoy Cruz, conducida por el radical Alfredo Cornejo. En esa confrontación tuvo que morder el polvo de la derrota con el dirigente de la Corriente Emilio Caram, caída que caló hondo en el cuarto piso de la Casa de Gobierno.
Fue en ese momento cuando los halcones de Paco juraron venganza y a partir de esa coyuntura empezaron a delinear un futuro interno que los ubicara con mucho más poder, para tratar, de ese modo, catapultar a sus hombres a los principales cargos en el 2015.
Por eso desde hace dos años, la estrategia de los principales alfiles de Pérez y Costa es tratar de limar y desprestigiar al radical Alfredo Cornejo. Cosa que se ha tornado mucho más difícil de lo que pensaban, en vista que el inquieto cacique de Godoy Cruz se ha convertido en uno de los hombres más fuertes de la oposición, con una candidatura a gobernador por el radicalismo, que se puede asegurar, será casi proclamada por unanimidad.
En principio, los opositores internos de Marcelo Costa eran Rubén Miranda, por la Corriente Peronista, y Adolfo Bermejo, por los Azules, pero la sorpresa y asombro vino desde el propio cuarto piso de la calle Peltier, donde según algunos “El Marcelo” (Costa) no crece como candidato. Por eso Pérez está pensando que una alternativa sería Matías Roby, quien aparte de ser su amigo personal, está jugando fuerte en los ámbitos donde se discute el poder.
Los adeptos al ministro de Finanzas no se dan por vencidos y prometen dar batalla al novel titular de Salud, devenido en político en los últimos tiempos.

Matías Roby
El entusiasmo se ve en cada colaborador del ministro de Salud, y ya son varios los que aseguran que será el verdadero candidato de Francisco Pérez.
Es que más allá de su amistad personal con el Gobernador, quieren poner en el tapete y resaltar todas sus cualidades ejecutivas en un ministerio altamente cuestionado como lo es el que tiene al mando al médico deportólogo.
Sus adeptos ven en Roby un modo distinto y diferente de conducir la cartera ministerial como lauros y cualidades que no hacen otra cosa que afianzar sus chances como sucesor de Paco.
Mientras sus amigos, en general colegas de su profesión, expresan devoción y admiración al novato funcionario, desde la oposición no ahorran críticas al modo chabacano, a veces hasta irresponsable, y en muchas oportunidades rayando la mala educación, que tiene el ministro para relacionarse con sus subalternos o con sindicalistas del gremio de la salud.
Según fuentes confiables, la mismísima mujer del Gobernador sería una de las impulsoras de esta candidatura. De esta manera, con el apoyo de la primera dama provincial queda al descubierto el verdadero deseo del Gobernador, y los demás funcionarios deberán abrir los ojos y ubicarse en el lugar que les corresponda.
Por lo pronto Roby, que supo estar en la cuerda floja en las negociaciones paritarias con los gremios de la salud, se ha visto últimamente fortalecido por el apoyo que el Gobernador le dio en la decisión de intervenir la Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP). Al parecer no faltan muchos días para la realización del evento donde se proclamarán los candidatos.
Claro que imponer al ministro de Salud como candidato oficial del justicialismo no será para nada una tarea sencilla, ya que no tiene los antecedentes partidarios ni las cucardas que sí tienen otros candidatos del PJ.
Será cuestión de esperar algunos meses para ver a Matías Roby recorrer a lo largo y ancho la geografía provincial, aspirando a sentarse en el sillón de San Martín el año próximo.

comentarios

Login