ciudadanodiario.com.ar
Los efectos negativos de comer apurado
Cargando...
Por Redacción

Los efectos negativos de comer apurado



Uno de los principales factores negativos del apuro es comer de pie. Este es un mal hábito que desfavorece al organismo, ya que genera una falta de comunicación entre el sistema digestivo y el cerebro. Además, las ganas de ingerir alimentos aumentan, ya que el cuerpo nunca queda saciado. Si se vuelve una constancia comer en estas condiciones, es muy común que el resultado derive en problemas de indigestión y ganancia de peso.


Dispepsia es un nuevo término utilizado para explicar el trastorno en la digestión que aparece después de las comidas por alimentarse con rapidez. Sus síntomas incluyen las náuseas, la pesadez, el dolor de estómago y ardor. Además, el estómago no está preparado para procesar comida en poco tiempo y esto lo lleva tener trastornos digestivos, abusando de sus funciones básicas y elementales.


Según un estudio de la Lithuanian University of Health Science comer contra reloj genera el aumento de peso y además aumenta el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2. El estudio fue llevado a cabo por 702 personas, en donde 234 tenían un diagnóstico reciente de diabetes 2. Los participantes que comían rápidamente -sin masticar- contaban con más probabilidades de sufrir diabetes de tipo 2.


Aunque los científicos aún no lograron explicar la correlación entre comer rápido y la diabetes de tipo 2, se sostiene que este comportamiento provoca el aumento de peso, debido a la falta de noción que se tiene para conocer cuándo el cuerpo se siente satisfecho, se le sigue incorporando comida, logrando que el cerebro pierda la capacidad de recibir la señal de estar saciado.


¿Por qué hay que comer despacio?


Cuando se mastica despacio, el estómago emite señales químicas hacia el cerebro para avisar que llegó la comida. Este envía la respuesta para especificar si la persona obtuvo la sensación de saciedad y ya no necesita comer.


La sensación de “estar llenos” es un proceso, ya que implica que las hormonas logren llegar al centro de ansiedad en el hipotálamo, disminuyendo o aumentando sus niveles. Bajo este criterio, se necesitan 20 ó 30 minutos para cada comida. Si se come apurado, la señal de que el cerebro sepa que está satisfecho desaparece.


Especialistas recomiendan dejar los cubiertos entre bocado y bocado así se es consciente de lo que uno esta ingiriendo y se come más lento.


Casos extremos


Peter Czerwinski, conocido como “Pete, el furioso”, se gana la vida comiendo rápido, logrando alcanzar cuatro récords Guinness. Su último premio lo obtuvo por devorarse una pizza de 30 centímetros en 41,31 segundos. Otro rompe récords es el japonés Takeru Kobayashi, quien se comió 58 salchichas Bratwurst en 10 minutos.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Los efectos negativos de comer apurado

Uno de los principales factores negativos del apuro es comer de pie. Este es un mal hábito que desfavorece al organismo, ya que genera una falta de comunicación entre el sistema digestivo y el cerebro. Además, las ganas de ingerir alimentos aumentan, ya que el cuerpo nunca queda saciado. Si se vuelve una constancia comer en estas condiciones, es muy común que el resultado derive en problemas de indigestión y ganancia de peso.

Dispepsia es un nuevo término utilizado para explicar el trastorno en la digestión que aparece después de las comidas por alimentarse con rapidez. Sus síntomas incluyen las náuseas, la pesadez, el dolor de estómago y ardor. Además, el estómago no está preparado para procesar comida en poco tiempo y esto lo lleva tener trastornos digestivos, abusando de sus funciones básicas y elementales.

Según un estudio de la Lithuanian University of Health Science comer contra reloj genera el aumento de peso y además aumenta el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2. El estudio fue llevado a cabo por 702 personas, en donde 234 tenían un diagnóstico reciente de diabetes 2. Los participantes que comían rápidamente -sin masticar- contaban con más probabilidades de sufrir diabetes de tipo 2.

Aunque los científicos aún no lograron explicar la correlación entre comer rápido y la diabetes de tipo 2, se sostiene que este comportamiento provoca el aumento de peso, debido a la falta de noción que se tiene para conocer cuándo el cuerpo se siente satisfecho, se le sigue incorporando comida, logrando que el cerebro pierda la capacidad de recibir la señal de estar saciado.

¿Por qué hay que comer despacio?

Cuando se mastica despacio, el estómago emite señales químicas hacia el cerebro para avisar que llegó la comida. Este envía la respuesta para especificar si la persona obtuvo la sensación de saciedad y ya no necesita comer.

La sensación de “estar llenos” es un proceso, ya que implica que las hormonas logren llegar al centro de ansiedad en el hipotálamo, disminuyendo o aumentando sus niveles. Bajo este criterio, se necesitan 20 ó 30 minutos para cada comida. Si se come apurado, la señal de que el cerebro sepa que está satisfecho desaparece.

Especialistas recomiendan dejar los cubiertos entre bocado y bocado así se es consciente de lo que uno esta ingiriendo y se come más lento.

Casos extremos

Peter Czerwinski, conocido como “Pete, el furioso”, se gana la vida comiendo rápido, logrando alcanzar cuatro récords Guinness. Su último premio lo obtuvo por devorarse una pizza de 30 centímetros en 41,31 segundos. Otro rompe récords es el japonés Takeru Kobayashi, quien se comió 58 salchichas Bratwurst en 10 minutos.

comentarios

Login