Los comerciantes mendocinos… en la lona
Cargando...
Por Redacción
imagen

Los comerciantes mendocinos… en la lona



Tener un negocio rentable, por estos tiempos, podría decirse que es todo un privilegio. Tanto en nuestra provincia, como en el país entero, la crisis financiera, con origen en el vaciamiento kirchnerista de los últimos 12 años, afecta hoy seriamente a los quioscos, mercaditos, panaderías, casas de electrodomésticos, librerías, farmacias, carnicerías, verdulerías, mueblerías, etcétera.


Durante marzo, las ventas en Mendoza cayeron un 7% mientras que el mismo estudio a nivel nacional asegura que el retroceso es del 5,8%.


Los rumores de un trimestre para el olvido se escuchaban desde los primeros días de febrero, cuando llegaron los primeros balances finales de ventas de enero. Los resultados oficiales indicaron fue el peor primer mes de los últimos diez años. Febrero no fue muy diferente. las ventas sólo repuntaron un 1,5% respecto del mes anterior cuando por lo general, la expectativa de recuperación es del 5%.


Lo cierto es que a pesar de las bajas ventas, los comerciantes más optimistas pensaron que el fenómeno respondía a la temporada de vacaciones, pero ayer se conocieron los últimos balances del marzo y se confirmó lo peor. Las ventas en Mendoza, según la CAME (Cámara Argentina de la Mediana Empresa) cayeron un 7% (respecto al mismo período del 2015), cerrando así el comienzo de año más flojo desde el 2003.


Otra medición, en este caso de la FEM (Federación Económica de Mendoza) también asegura una caída de los ingresos que promedia el 6,89% durante el mes pasado.


Al respecto, Maximiliano Gabrielli titular de la entidad empresaria dijo: “Los primeros tres meses del año nos han arrojado resultados negativos. Los rubros más afectados entre los veinte que hay, serían bijouterie, electrodomésticos, materiales para la construcción y mueblerías. Sin embargo, todos los rubros han tenido valores negativos. Asimismo, al preguntarle por los motivos de la preocupante situación, Gabrielli apuntó: “Hay muchas razones. Una de las principales es que la gente el año pasado compró sobre todo en doce cuotas y llegó a los límites de sus tarjetas. Hasta tanto no liberen los límites de las tarjetas esa gente no podrá consumir. Además, la gente no ha pagado los montos máximos porque no le alcanza el dinero. No se han producido algunas actualizaciones de salarios.


Suba de servicios


Al margen de las transacciones ‘grandes’ en cuotas, también cayeron las ventas ‘chicas’ en efectivo. Este fenómeno responde probablemente a la falta de capital de bolsillo, fenómeno atado al aumento de la inflación, las paritarias atrasadas y sobre todo a la suba de los servicios. “Yo, por ejemplo, tengo seis heladeras. Lo que pagué de luz este bimestre no lo había pagado nunca y a la gente le pasa lo mismo. Como no puede achicar en servicios esenciales, ahorra en comida hechas, bebidas envasadas, inclusive en productos de necesidad básica. En 20 años de comerciante nunca había vivido una situación así”, dijo Alfredo Yañez, propietario de un almacén en Dorrego y otro en el barrio Unimev.


Alquileres imposibles de pagar


Aproximadamente, el 70% de los comerciantes en Mendoza no es dueño del lugar donde trabajan. En consecuencia, alquilan y desde hace varios meses, los costos se dispararon. Esta situación, sin dudas, determinó que muchos locales bajaran las persianas de forma permanente. “El alquiler es un factor importante. El costo laboral que tienen los comercios en la actividad económica en la Argentina es alto. Algunos comercios con mayor capacidad financiera como los hipermercados tienen la posibilidad de poner ciertos artículos a bajo precio a pesar de la inflación, pero un pequeño comerciante no puede hacer eso”, comentó Gabrielli a la prensa. En el microcentro mendocino algunos comerciantes le comentaron a este medio que estaban pagando hasta un 40% más, con respecto al mismo período del 2015.


Empleados de comercio, las primeras víctimas


Como siempre sucede, el laburante es el primero en pagar los platos rotos. Muchos comerciantes que todavía mantienen las puertas abiertas, lo hacen gracias a que han tenido que reducir el equipo de trabajo. Hablamos, por ejemplo, de almacenes de barrio con cuatro empleados que al no poder enfrentar los costos laborales y tributarios que demanda el trabajo en blanco, despiden a gente como primera medida de subsistencia. “Cuando el pequeño empresario tiene el agua al cuello y no llega a fin de mes, antes de cerrar, prueba con trabajar con menos gente. Siempre sucede. Algunos, inclusive, para no dejar sin trabajo a sus empleados los sacan de ‘los libros’ y vuelven a trabajar en negro”, comentó a El Ciudadano, Germán González analista comercial y socio de la Cámara Argentina de la Pequeña y Mediana Empresa.


INFORME CAME MARZO: las ventas minoristas se desplomaron un 5,8%


Las cantidades vendidas por los comercios minoristas se desplomaron un 5,8% en marzo respecto del mismo mes de 2015, golpeadas por el menor poder adquisitivo de la población frente a los incrementos en los precios de la economía, estimó ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).


Con el resultado de marzo, las ventas iniciaron el primer trimestre con una caída de 4,2% frente al mismo periodo del año pasado, mientras los empresarios esperan que con los incrementos de sueldos, la actividad logre algún repunte en abril.


El estudio indicó que durante marzo “se sintió muy fuerte el efecto precios nuevos, salarios viejos porque los trabajadores aún no habían cobrado los aumentos de las paritarias”.


En ese sentido, sostuvo que los consumidores se encontraron con precios “con alzas acentuadas en el mercado que no pudieron alcanzar”. Aclaró que los trabajadores independientes también se vieron afectados por una situación similar, ya que frente a la baja demanda se encontraron limitados para aplicar ajustes en sus tarifas. “Marzo fue malo para todos los rubros comerciales”, alertó el sondeo, el cual puntualizó que las caídas más fuertes se sintieron en productos que requieren decisiones de gastos “más importantes”, como electrodomésticos y artículos Electrónicos o materiales para la construcción.


Según el informe, la caída en la demanda respondió a “restricciones de ingresos concretas”.Por ello, analizó: “Claramente, las ganancias no alcanzan para sostener el ritmo de consumo”, mientras destacó que la continuidad del programa de financiamiento Ahora 12 y de las cuotas sin interés en algunos comercios evitó una caída mayor. “Igualmente, la gente evitó endeudarse, en buena medida porque necesita descomprimir las tarjetas después de los gastos de fin de año que todavía siguen pesando en sus cuentas”, evaluó CAME.


Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano online


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Los comerciantes mendocinos… en la lona

imagen

Tener un negocio rentable, por estos tiempos, podría decirse que es todo un privilegio. Tanto en nuestra provincia, como en el país entero, la crisis financiera, con origen en el vaciamiento kirchnerista de los últimos 12 años, afecta hoy seriamente a los quioscos, mercaditos, panaderías, casas de electrodomésticos, librerías, farmacias, carnicerías, verdulerías, mueblerías, etcétera.

Durante marzo, las ventas en Mendoza cayeron un 7% mientras que el mismo estudio a nivel nacional asegura que el retroceso es del 5,8%.

Los rumores de un trimestre para el olvido se escuchaban desde los primeros días de febrero, cuando llegaron los primeros balances finales de ventas de enero. Los resultados oficiales indicaron fue el peor primer mes de los últimos diez años. Febrero no fue muy diferente. las ventas sólo repuntaron un 1,5% respecto del mes anterior cuando por lo general, la expectativa de recuperación es del 5%.

Lo cierto es que a pesar de las bajas ventas, los comerciantes más optimistas pensaron que el fenómeno respondía a la temporada de vacaciones, pero ayer se conocieron los últimos balances del marzo y se confirmó lo peor. Las ventas en Mendoza, según la CAME (Cámara Argentina de la Mediana Empresa) cayeron un 7% (respecto al mismo período del 2015), cerrando así el comienzo de año más flojo desde el 2003.

Otra medición, en este caso de la FEM (Federación Económica de Mendoza) también asegura una caída de los ingresos que promedia el 6,89% durante el mes pasado.

Al respecto, Maximiliano Gabrielli titular de la entidad empresaria dijo: “Los primeros tres meses del año nos han arrojado resultados negativos. Los rubros más afectados entre los veinte que hay, serían bijouterie, electrodomésticos, materiales para la construcción y mueblerías. Sin embargo, todos los rubros han tenido valores negativos. Asimismo, al preguntarle por los motivos de la preocupante situación, Gabrielli apuntó: “Hay muchas razones. Una de las principales es que la gente el año pasado compró sobre todo en doce cuotas y llegó a los límites de sus tarjetas. Hasta tanto no liberen los límites de las tarjetas esa gente no podrá consumir. Además, la gente no ha pagado los montos máximos porque no le alcanza el dinero. No se han producido algunas actualizaciones de salarios.

Suba de servicios

Al margen de las transacciones ‘grandes’ en cuotas, también cayeron las ventas ‘chicas’ en efectivo. Este fenómeno responde probablemente a la falta de capital de bolsillo, fenómeno atado al aumento de la inflación, las paritarias atrasadas y sobre todo a la suba de los servicios. “Yo, por ejemplo, tengo seis heladeras. Lo que pagué de luz este bimestre no lo había pagado nunca y a la gente le pasa lo mismo. Como no puede achicar en servicios esenciales, ahorra en comida hechas, bebidas envasadas, inclusive en productos de necesidad básica. En 20 años de comerciante nunca había vivido una situación así”, dijo Alfredo Yañez, propietario de un almacén en Dorrego y otro en el barrio Unimev.

Alquileres imposibles de pagar

Aproximadamente, el 70% de los comerciantes en Mendoza no es dueño del lugar donde trabajan. En consecuencia, alquilan y desde hace varios meses, los costos se dispararon. Esta situación, sin dudas, determinó que muchos locales bajaran las persianas de forma permanente. “El alquiler es un factor importante. El costo laboral que tienen los comercios en la actividad económica en la Argentina es alto. Algunos comercios con mayor capacidad financiera como los hipermercados tienen la posibilidad de poner ciertos artículos a bajo precio a pesar de la inflación, pero un pequeño comerciante no puede hacer eso”, comentó Gabrielli a la prensa. En el microcentro mendocino algunos comerciantes le comentaron a este medio que estaban pagando hasta un 40% más, con respecto al mismo período del 2015.

Empleados de comercio, las primeras víctimas

Como siempre sucede, el laburante es el primero en pagar los platos rotos. Muchos comerciantes que todavía mantienen las puertas abiertas, lo hacen gracias a que han tenido que reducir el equipo de trabajo. Hablamos, por ejemplo, de almacenes de barrio con cuatro empleados que al no poder enfrentar los costos laborales y tributarios que demanda el trabajo en blanco, despiden a gente como primera medida de subsistencia. “Cuando el pequeño empresario tiene el agua al cuello y no llega a fin de mes, antes de cerrar, prueba con trabajar con menos gente. Siempre sucede. Algunos, inclusive, para no dejar sin trabajo a sus empleados los sacan de ‘los libros’ y vuelven a trabajar en negro”, comentó a El Ciudadano, Germán González analista comercial y socio de la Cámara Argentina de la Pequeña y Mediana Empresa.

INFORME CAME MARZO: las ventas minoristas se desplomaron un 5,8%

Las cantidades vendidas por los comercios minoristas se desplomaron un 5,8% en marzo respecto del mismo mes de 2015, golpeadas por el menor poder adquisitivo de la población frente a los incrementos en los precios de la economía, estimó ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Con el resultado de marzo, las ventas iniciaron el primer trimestre con una caída de 4,2% frente al mismo periodo del año pasado, mientras los empresarios esperan que con los incrementos de sueldos, la actividad logre algún repunte en abril.

El estudio indicó que durante marzo “se sintió muy fuerte el efecto precios nuevos, salarios viejos porque los trabajadores aún no habían cobrado los aumentos de las paritarias”.

En ese sentido, sostuvo que los consumidores se encontraron con precios “con alzas acentuadas en el mercado que no pudieron alcanzar”. Aclaró que los trabajadores independientes también se vieron afectados por una situación similar, ya que frente a la baja demanda se encontraron limitados para aplicar ajustes en sus tarifas. “Marzo fue malo para todos los rubros comerciales”, alertó el sondeo, el cual puntualizó que las caídas más fuertes se sintieron en productos que requieren decisiones de gastos “más importantes”, como electrodomésticos y artículos Electrónicos o materiales para la construcción.

Según el informe, la caída en la demanda respondió a “restricciones de ingresos concretas”.Por ello, analizó: “Claramente, las ganancias no alcanzan para sostener el ritmo de consumo”, mientras destacó que la continuidad del programa de financiamiento Ahora 12 y de las cuotas sin interés en algunos comercios evitó una caída mayor. “Igualmente, la gente evitó endeudarse, en buena medida porque necesita descomprimir las tarjetas después de los gastos de fin de año que todavía siguen pesando en sus cuentas”, evaluó CAME.

Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano online

comentarios

imagen imagen
Login