Cargando...
Por Redacción

Los alquieres aumentan, los valores caen



Los precios de los alquileres aumentaron un 25,4 por ciento en junio respecto del mismo mes del año pasado, y el precio promedio de los departamentos cayó un 1,33 por ciento en igual período en la Ciudad de Buenos Aires. Esos valores corresponden a unidades de uno y dos ambientes que son las más buscadas en el mercado, mientras que las propiedades medianas de 3 y 4 ambientes registraron un descenso del 1,8 por ciento anual en el segmento vendedor. Los departamentos grandes (5 ambientes o más) siguieron por el contrario una trayectoria alcista, acumulando una suba de 3,07 por ciento en los últimos doce meses, impulsada especialmente por las unidades de cinco ambientes y más con cochera y amenities.


Así lo indica el Índice CIA confeccionado por la Cámara Inmobiliaria Argentina, entidad que describe un panorama económico sombrío para el corto plazo por la incertidumbre que plantea el conflicto por la deuda pública en default. La oferta de departamentos en alquiler aumentó un 4,4 por ciento en junio en comparación con el mismo mes de 2013 y los precios (para las propiedades de uno y dos ambientes) avanzaron un 2,6 por ciento en la comparación mensual y 25,4 en el último año.


Los alquileres del segmento intermedio -que ofrece departamentos de 3 y 4 ambientes- registraron un alza del 27,48 por ciento promedio, “más cercano a las mediciones de la inflación difundidas por el Congreso de la Nación”. “Si bien en el último mes el mayor crecimiento se dio entre las unidades grandes, la lectura de los últimos doce meses presenta a las unidades chicas (particularmente monoambientes) como los protagonistas más destacados de esa expansión de oferta”, dijo la CIA.


Los precios promedio de las propiedades continúan por debajo de los niveles del año pasado, pero en mayo mostraron una recuperación que se confirmó en junio con un mínimo alza del 0,17 por ciento, respecto del mes anterior. La Cámara adjudicó ese rebote a la combinación entre la devaluación de enero (que alcanzó casi el 20 por ciento en tres ruedas cambiarias), una inflación persistente y un tipo de cambio relativamente calmo.


Al describir el escenario económico, la CIA planteó que tanto la Capital como el país atraviesan “un panorama incierto para el futuro cercano (incluyendo el riesgo de un nuevo default), en un contexto de inflación y devaluación”. En ese sentido, señaló la pérdida de capacidad de compra por parte del público masivo, valores de oferta (de propiedades) estables en dólares, junto a un dólar firme que tiende a la suba; ausencia de crédito y construcción en baja”. En ese sentido, la entidad señaló que el mercado inmobiliario viene funcionando desde hace varios meses “a la mitad” de lo que lo hacía años atrás, aún cuando ya entonces operaba con foco en un recorte de la demanda.


De acuerdo a los datos del Colegio de Escribanos, en mayo de 2014 se concretaron 2.898 escrituras, lo que equivale a 725 por semana cuando en los cinco años anteriores al cepo cambiario, el promedio para este mes era de 1.426 por semana. Esos datos citados por el informe de la Cámara Inmobiliaria indican que el mercado sigue marchando a un ritmo 49 por ciento inferior a su dinámica previa.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Los alquieres aumentan, los valores caen

Los precios de los alquileres aumentaron un 25,4 por ciento en junio respecto del mismo mes del año pasado, y el precio promedio de los departamentos cayó un 1,33 por ciento en igual período en la Ciudad de Buenos Aires. Esos valores corresponden a unidades de uno y dos ambientes que son las más buscadas en el mercado, mientras que las propiedades medianas de 3 y 4 ambientes registraron un descenso del 1,8 por ciento anual en el segmento vendedor. Los departamentos grandes (5 ambientes o más) siguieron por el contrario una trayectoria alcista, acumulando una suba de 3,07 por ciento en los últimos doce meses, impulsada especialmente por las unidades de cinco ambientes y más con cochera y amenities.

Así lo indica el Índice CIA confeccionado por la Cámara Inmobiliaria Argentina, entidad que describe un panorama económico sombrío para el corto plazo por la incertidumbre que plantea el conflicto por la deuda pública en default. La oferta de departamentos en alquiler aumentó un 4,4 por ciento en junio en comparación con el mismo mes de 2013 y los precios (para las propiedades de uno y dos ambientes) avanzaron un 2,6 por ciento en la comparación mensual y 25,4 en el último año.

Los alquileres del segmento intermedio -que ofrece departamentos de 3 y 4 ambientes- registraron un alza del 27,48 por ciento promedio, “más cercano a las mediciones de la inflación difundidas por el Congreso de la Nación”. “Si bien en el último mes el mayor crecimiento se dio entre las unidades grandes, la lectura de los últimos doce meses presenta a las unidades chicas (particularmente monoambientes) como los protagonistas más destacados de esa expansión de oferta”, dijo la CIA.

Los precios promedio de las propiedades continúan por debajo de los niveles del año pasado, pero en mayo mostraron una recuperación que se confirmó en junio con un mínimo alza del 0,17 por ciento, respecto del mes anterior. La Cámara adjudicó ese rebote a la combinación entre la devaluación de enero (que alcanzó casi el 20 por ciento en tres ruedas cambiarias), una inflación persistente y un tipo de cambio relativamente calmo.

Al describir el escenario económico, la CIA planteó que tanto la Capital como el país atraviesan “un panorama incierto para el futuro cercano (incluyendo el riesgo de un nuevo default), en un contexto de inflación y devaluación”. En ese sentido, señaló la pérdida de capacidad de compra por parte del público masivo, valores de oferta (de propiedades) estables en dólares, junto a un dólar firme que tiende a la suba; ausencia de crédito y construcción en baja”. En ese sentido, la entidad señaló que el mercado inmobiliario viene funcionando desde hace varios meses “a la mitad” de lo que lo hacía años atrás, aún cuando ya entonces operaba con foco en un recorte de la demanda.

De acuerdo a los datos del Colegio de Escribanos, en mayo de 2014 se concretaron 2.898 escrituras, lo que equivale a 725 por semana cuando en los cinco años anteriores al cepo cambiario, el promedio para este mes era de 1.426 por semana. Esos datos citados por el informe de la Cámara Inmobiliaria indican que el mercado sigue marchando a un ritmo 49 por ciento inferior a su dinámica previa.

comentarios

imagen imagen
Login