ciudadanodiario.com.ar
Lo embalsamaron para que más tarde volviera a la vida
Cargando...
Por Redacción

Lo embalsamaron para que más tarde volviera a la vida



Fernando de Jesús Díaz Beato murió inesperadamente a los 26 años. Fue baleado en su hogar en San Juan, Puerto Rico. La familia quedó devastada, pero encontró una forma de revivirlo para su funeral: le pidieron a Marin Funeral Home que embalsamara a su hijo para que pudiera mostrarse en la ceremonia con su misma apariencia de siempre.




La empresa que presta estos servicios se especializa en funerales no tradicionales. Desde el 2008 han estado buscando soluciones atípicas para cumplir con lo que quieren los familiares. Es que la gente intenta enfrentar la pérdida de esta manera, fijándose más en cómo vivió la persona que en lo irreversible de la muerte. En el caso de Fernando, cuentan que sus parientes querían verlo feliz y activo en el funeral, tal como lo fue en vida.




Para la ceremonia, Fernando de Jesús apareció sentado en una silla de su madre. Esto tiene una historia muy particular: ella nunca lo dejó sentarse ahí e incluso la envolvía en plástico para que nadie la ensuciara. Fernando le decía: “Dios mío, sólo podré sentarme ahí cuando esté muerto”, y así sucedió.

Algunos critican este tipo de funerales, sin embargo la empresa dice que sólo busca satisfacer las necesidades de sus clientes.


Los propietarios relataron también que han recibido innumerables pedidos, cada uno más insólito. Acá, algunas imágenes de los trabajos realizados por Marin Funeral Home.





comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Lo embalsamaron para que más tarde volviera a la vida

El fallecido, con su novia.

Fernando de Jesús Díaz Beato murió inesperadamente a los 26 años. Fue baleado en su hogar en San Juan, Puerto Rico. La familia quedó devastada, pero encontró una forma de revivirlo para su funeral: le pidieron a Marin Funeral Home que embalsamara a su hijo para que pudiera mostrarse en la ceremonia con su misma apariencia de siempre.

La empresa que presta estos servicios se especializa en funerales no tradicionales. Desde el 2008 han estado buscando soluciones atípicas para cumplir con lo que quieren los familiares. Es que la gente intenta enfrentar la pérdida de esta manera, fijándose más en cómo vivió la persona que en lo irreversible de la muerte. En el caso de Fernando, cuentan que sus parientes querían verlo feliz y activo en el funeral, tal como lo fue en vida.

Para la ceremonia, Fernando de Jesús apareció sentado en una silla de su madre. Esto tiene una historia muy particular: ella nunca lo dejó sentarse ahí e incluso la envolvía en plástico para que nadie la ensuciara. Fernando le decía: “Dios mío, sólo podré sentarme ahí cuando esté muerto”, y así sucedió.
Algunos critican este tipo de funerales, sin embargo la empresa dice que sólo busca satisfacer las necesidades de sus clientes.

Los propietarios relataron también que han recibido innumerables pedidos, cada uno más insólito. Acá, algunas imágenes de los trabajos realizados por Marin Funeral Home.

comentarios

Login