ciudadanodiario.com.ar
Las naftas seguirán subiendo
Cargando...
Por Redacción

Las naftas seguirán subiendo



Los combustibles aumentaron ayer un1,3% y acumularon así el sexto incremento en lo que va del año y llegaron al 7% promedio de alza, a pesar de los deprimidos valores del crudo a nivel internacional. Automáticamente, al alza de YPF se sumaron: Shell, Petrobras, Oil y Axion en el mismo porcentaje, dado que el ajuste fue autorizado por el Gobierno para todas las compañías. Sin embargo, en Mendoza, el combustible más vendido (nafta súper) modificó en alza sus precios 0,56 centavos, por encima de lo autorizado, situación que al cierre de esta edición no pudo ser esclarecida ni por las autoridades provinciales como desde el cuerpo ejecutivo local de la empresa expendedora de bandera nacional.


Así, los precios del petróleo se derrumbaron 7,73% este lunes en Nueva York, cuando se reanudaron los temores sobre el desequilibrio entre la oferta y la demanda mundiales tras la victoria en Grecia del “no” a los requerimientos de los acreedores, en un referéndum.


De esta forma, el aumento golpeará a los consumidores por segundo año consecutivo, ya que en 2014, los combustibles habían subido 29% entre enero y julio, y durante los últimos 12 meses aumentaron un 41%.


El incremento rige en todo el país y el litro de la nafta súper de YPF, que tiene el 59% del mercado y costaba el año pasado $11,99 por litro, en la provincia de Mendoza, subió cerca de 0,65 centavos, cuando en el resto del país subió 0,37 centavos.


La nafta Infinia (la de mayor calidad) de la petrolera estatal  llegó a los $13,70, según los carteles de las estaciones de servicio que desde ayer bien temprano ajustaron sus precios.


Así, en Mendoza, según indicaron las estaciones de servicio, los precios son los siguientes: súper sube a $12,56; Infinia pasa a $13,78; el eurodiésel avanza hasta los $12,46; y el ultradiésel asciende a $11,43.


En enero, y ante el sostenido descenso del precio internacional del petróleo, el Gobierno había acordado con las petroleras y los sindicatos del sector un descenso en el precio de los combustibles del 5%, para sostener la actividad y los empleos.


Sin embargo, a partir de febrero, los precios retomaron la senda alcista que, con la implementada ahora en julio, acumula el 7% de incremento.


Contrasentido


Con los incrementos en los combustibles de febrero, marzo, abril, mayo, junio y julio, la suba no sólo anuló la reducción de 5% de principios de año, sino que la contrarrestó y ya la superó en 2%. En el mismo período el petróleo mostró una tendencia proporcionalmente inversa. El precio del barril de WTI (referencia en EE. UU.) pasó de US$ 59,13 a US$ 56,93, lo que representa una caída de 3,7%, aunque con un comportamiento muy volátil.


Por otra parte, un trabajo reciente de la consultora Economía & Regiones –previo al aumento–, que analizó los precios de los combustibles en el interior del país, concluyó que las provincias del NEA tienen los mayores cuadros tarifarios. Antes del aumento que rige desde hoy, la súper se vendía en Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones a $13,68, casi $2 más que en Capital Federal. Los precios más bajos están en las provincias del Sur.


La Argentina está segunda en el ranking de los países con combustibles más caros de la región, sólo por debajo de Uruguay. Hasta marzo, el litro de súper costaba $11,90, 28% más que en Brasil y 20% por encima de Chile y Perú, revela el último informe de la consultora Montamat & Asociados.


Se vienen más aumentos


Por su parte, el vicepresidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines explicó que “el precio del barril del petróleo está fijado en dólares y en la medida que su valor se mueva, va a ir acompañando el precio final del combustible”, por lo que no sería sorprendente que se den nuevas subas.


Un mes atrás, YPF aumentó 31% el sueldo de los ejecutivos


La estatización del 51% de YPF no sólo trajo consigo un aumento de la producción de hidrocarburos. Tres años después del cambio de gestión, la mayor empresa del país acomodó la remuneración de sus principales ejecutivos a los niveles millonarios que se manejan en la industria petrolera y los colocó, incluso, un escalón por encima de lo que llegó a pagar la firma bajo la gestión de la familia Eskenazi.


El año pasado, los directivos de YPF recibieron la mayor retribución de, al menos, la última década. La empresa que maneja Miguel Galuccio destinó $221,2 millones al pago de su directorio, oficiales ejecutivos, auditores y síndicos (27 personas), algo que les reportó una suba de 72% en comparación con 2013. Al tipo de cambio del último día de 2014, según el BCRA, son US$ 25,86 millones. En moneda dura, se trata de un 31% más que el año anterior.


Las cifras, que fueron corroboradas por la empresa, surgen del cruce de datos remitidos por YPF desde 2007 a la SEC, el regulador bursátil de EE. UU., y a la CNV, su par en la Argentina.


¿Cómo ahorrar combustible y hacerle frente al nuevo aumento?


Para aquellos que no pueden hacer uso del transporte público, desde la organización de defensa al consumidor Protectora.org  divulgaron recomendaciones con el fin de ahorrar combustible ante un nuevo aumento.


Los consejos son los siguientes:


*Escoger siempre caminos o vías más cortas o menos congestionadas.


*En lo posible, evitar el uso del aire acondicionado, dado a que el mismo puede provocar el aumento de consumo del combustible hasta un 22%.


*No sobrecargar demasiado el vehículo que será otra causal más de aumento en el consumo hasta un 38%, aproximadamente.


*Consultar periódicamente con su mecánico de confianza, ya que podemos detectar alguna falla en el motor que ocasione también un fuerte aumento en el consumo.


*Si tuviera que trasladarse a distancias muy cortas, directamente se les recomienda utilizar el transporte público.


*Revisar con bastante atención la presión de los neumáticos (por cada 0,3 libras menos de presión se aumenta en un 3% el consumo).


*Cambiar cuando corresponde el aceite, las bujías y los filtros pues de lo contrario se puede aumentar el consumo. Incluso el uso de un aceite incorrecto puede aumentarlo.


*La revolución del motor debe ser correcta (una revolución demasiada alta provoca más consumo).


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Las naftas seguirán subiendo

Los combustibles aumentaron ayer un1,3% y acumularon así el sexto incremento en lo que va del año y llegaron al 7% promedio de alza, a pesar de los deprimidos valores del crudo a nivel internacional. Automáticamente, al alza de YPF se sumaron: Shell, Petrobras, Oil y Axion en el mismo porcentaje, dado que el ajuste fue autorizado por el Gobierno para todas las compañías. Sin embargo, en Mendoza, el combustible más vendido (nafta súper) modificó en alza sus precios 0,56 centavos, por encima de lo autorizado, situación que al cierre de esta edición no pudo ser esclarecida ni por las autoridades provinciales como desde el cuerpo ejecutivo local de la empresa expendedora de bandera nacional.

Así, los precios del petróleo se derrumbaron 7,73% este lunes en Nueva York, cuando se reanudaron los temores sobre el desequilibrio entre la oferta y la demanda mundiales tras la victoria en Grecia del “no” a los requerimientos de los acreedores, en un referéndum.

De esta forma, el aumento golpeará a los consumidores por segundo año consecutivo, ya que en 2014, los combustibles habían subido 29% entre enero y julio, y durante los últimos 12 meses aumentaron un 41%.

El incremento rige en todo el país y el litro de la nafta súper de YPF, que tiene el 59% del mercado y costaba el año pasado $11,99 por litro, en la provincia de Mendoza, subió cerca de 0,65 centavos, cuando en el resto del país subió 0,37 centavos.

La nafta Infinia (la de mayor calidad) de la petrolera estatal  llegó a los $13,70, según los carteles de las estaciones de servicio que desde ayer bien temprano ajustaron sus precios.

Así, en Mendoza, según indicaron las estaciones de servicio, los precios son los siguientes: súper sube a $12,56; Infinia pasa a $13,78; el eurodiésel avanza hasta los $12,46; y el ultradiésel asciende a $11,43.

En enero, y ante el sostenido descenso del precio internacional del petróleo, el Gobierno había acordado con las petroleras y los sindicatos del sector un descenso en el precio de los combustibles del 5%, para sostener la actividad y los empleos.

Sin embargo, a partir de febrero, los precios retomaron la senda alcista que, con la implementada ahora en julio, acumula el 7% de incremento.

Contrasentido

Con los incrementos en los combustibles de febrero, marzo, abril, mayo, junio y julio, la suba no sólo anuló la reducción de 5% de principios de año, sino que la contrarrestó y ya la superó en 2%. En el mismo período el petróleo mostró una tendencia proporcionalmente inversa. El precio del barril de WTI (referencia en EE. UU.) pasó de US$ 59,13 a US$ 56,93, lo que representa una caída de 3,7%, aunque con un comportamiento muy volátil.

Por otra parte, un trabajo reciente de la consultora Economía & Regiones –previo al aumento–, que analizó los precios de los combustibles en el interior del país, concluyó que las provincias del NEA tienen los mayores cuadros tarifarios. Antes del aumento que rige desde hoy, la súper se vendía en Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones a $13,68, casi $2 más que en Capital Federal. Los precios más bajos están en las provincias del Sur.

La Argentina está segunda en el ranking de los países con combustibles más caros de la región, sólo por debajo de Uruguay. Hasta marzo, el litro de súper costaba $11,90, 28% más que en Brasil y 20% por encima de Chile y Perú, revela el último informe de la consultora Montamat & Asociados.

Se vienen más aumentos

Por su parte, el vicepresidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines explicó que “el precio del barril del petróleo está fijado en dólares y en la medida que su valor se mueva, va a ir acompañando el precio final del combustible”, por lo que no sería sorprendente que se den nuevas subas.

Un mes atrás, YPF aumentó 31% el sueldo de los ejecutivos

La estatización del 51% de YPF no sólo trajo consigo un aumento de la producción de hidrocarburos. Tres años después del cambio de gestión, la mayor empresa del país acomodó la remuneración de sus principales ejecutivos a los niveles millonarios que se manejan en la industria petrolera y los colocó, incluso, un escalón por encima de lo que llegó a pagar la firma bajo la gestión de la familia Eskenazi.

El año pasado, los directivos de YPF recibieron la mayor retribución de, al menos, la última década. La empresa que maneja Miguel Galuccio destinó $221,2 millones al pago de su directorio, oficiales ejecutivos, auditores y síndicos (27 personas), algo que les reportó una suba de 72% en comparación con 2013. Al tipo de cambio del último día de 2014, según el BCRA, son US$ 25,86 millones. En moneda dura, se trata de un 31% más que el año anterior.

Las cifras, que fueron corroboradas por la empresa, surgen del cruce de datos remitidos por YPF desde 2007 a la SEC, el regulador bursátil de EE. UU., y a la CNV, su par en la Argentina.

¿Cómo ahorrar combustible y hacerle frente al nuevo aumento?

Para aquellos que no pueden hacer uso del transporte público, desde la organización de defensa al consumidor Protectora.org  divulgaron recomendaciones con el fin de ahorrar combustible ante un nuevo aumento.

Los consejos son los siguientes:

*Escoger siempre caminos o vías más cortas o menos congestionadas.

*En lo posible, evitar el uso del aire acondicionado, dado a que el mismo puede provocar el aumento de consumo del combustible hasta un 22%.

*No sobrecargar demasiado el vehículo que será otra causal más de aumento en el consumo hasta un 38%, aproximadamente.

*Consultar periódicamente con su mecánico de confianza, ya que podemos detectar alguna falla en el motor que ocasione también un fuerte aumento en el consumo.

*Si tuviera que trasladarse a distancias muy cortas, directamente se les recomienda utilizar el transporte público.

*Revisar con bastante atención la presión de los neumáticos (por cada 0,3 libras menos de presión se aumenta en un 3% el consumo).

*Cambiar cuando corresponde el aceite, las bujías y los filtros pues de lo contrario se puede aumentar el consumo. Incluso el uso de un aceite incorrecto puede aumentarlo.

*La revolución del motor debe ser correcta (una revolución demasiada alta provoca más consumo).

comentarios

Login