Cargando...
Por Redacción

La UCR sueña con el sillón



Rody y su impronta

No era fácil suceder a un caudillo como el Viti Fayad pero, sin embargo, este abogado, concejal, de bajo perfil, fue imponiendo su impronta desde hace poco más de cinco meses, los que lleva a cargo de la Intendencia.

Lejos de quedarse añorando a su jefe político, Rody Suárez lo honró imprimiendo una nueva dinámica a la gestión de Capital, apostando fuerte a la tranquilidad de los vecinos de la Quinta Sección suspendiendo locales bailables, y haciendo todo lo necesario para que la Capital vuelva a ser la ciudad limpia que era orgullo de los mendocinos.

Suárez, se podría decir, es la antítesis de Fayad: no tiene un estilo personalista y privilegia el diálogo y los acuerdos por sobre las divergencias.

Tal vez, el acercamiento a Cornejo, otrora adversario del Viti, haya sido su jugada perfecta, porque unió al radicalismo, potenció a Cornejo y se potenció él mismo. Empezó a jugar en las ligas mayores moviéndose como pez en el agua.

Se acercó a otro archirrival de Fayad como lo era Julio Cobos, con quien cerró su campaña desde un café en la Peatonal. Según comentan casi todos los empleados del edificio municipal, “es un tipo con el que se puede hablar, no tenés que esperar dos semanas para hablar con él, te escucha y mantiene un diálogo cálido con todos”.

Esa forma de ser agradecido que lo hizo acordarse del Viti en su hora de triunfo cuando recordaba: “El me decía que iba a perdonar cualquier cosa, menos perder esta elección”. Ese estilo propio casi hablando en voz baja, con cara de buen tipo ha sido legitimado con el voto mayoritario de los vecinos de Capital, que sin dudas lo catapultan a ganar las próximas elecciones generales.

Seguramente, desde ahora en adelante su palabra y opinión serán tenidas muy en cuenta en la UCR, que recostados en este gran triunfo de Capital empiezan a soñar con la gobernación de Mendoza, con Alfredo Cornejo como abanderado del Frente por Mendoza.


Alfredo Cornejo

Hay políticos con más suerte que otros y a los que las cosas les vienen casi de arriba, pero hay otros que trabajan día y noche y a los que cuando las cosas se les hacen difíciles deben extremar estrategias para llegar al objetivo; ese es el caso de Alfredo Cornejo, un hombre dedicado a la política cien por ciento, que no tuvo la suerte de otros dirigentes a los que los llamaban por teléfono para decirles: “Vos vas a ser el candidato a gobernador”.

Cornejo no sólo demostró todas sus dotes de político, sino que demostró ser un excelente conductor de una de las comunas más importantes de la provincia como lo es Godoy Cruz, donde la gestión realizada desde que asumió a la fecha es elogiada por todos los que viven en el departamento y por todos los que de una forma u otra disfrutamos del mismo.

El Cornejo “operador” va quedando en el recuerdo y empieza a aparecer el Cornejo estadista, el dirigente con más posibilidades de llegar a la gobernación que, no obstante, da cabida a otros partidos, para formar un gran frente por Mendoza, acuerdo que cada vez toma más cuerpo y que se va lentamente pero sin pausa a dirigir los destinos de la provincia.

Mucho tuvo que hacer Cornejo para ser el hombre fuerte de la provincia, recorriendo todo el territorio de Norte a Sur y de Este a Oeste. Además del trabajo territorial supo conformar equipos técnicos, y no dudó en poner al frente de los mismos a un ex adversario como Enrique Vaquié.

Este Cornejo, el acuerdista, el que cada vez se muestra más firme, pero a la vez más mesurado, al que se lo pudo ver alegre y sonriente el domingo en el búnker radical del hotel Aconcagua, ya se perfila como un gobernador que tendrá las cualidades suyas: trabajar día y noche por los mendocinos y levantar una provincia anquilosada luego de los gobiernos de Jaque y Pérez, que si bien tuvieron buenas intenciones, no quedarán en el recuerdo por ser buenas gobernaciones.


Julio Cobos

Otro que festejó a lo grande este triunfo de Suárez en Capital, según dicen, fue Julio Cobos, el que convenció al Rody de no hacer un frente en Capital y concurrir a los comicios como UCR lista 3 con los colores emblemáticos del partido, volviendo a darle identidad al centenario partido que tuvo sus horas mas difíciles después del 2001 y que de a poco se fue fortaleciendo hasta volver a ser alternativa tanto en Mendoza como en el país. Por eso, después del triunfo en Mendoza, apareció el lunes empapelada toda la Capital Federal, con “Cobos ganó”. Además, dejaron bien en claro que enfrentarán a Macri en dicho distrito.

Cobos quería diferenciarse de Macri, quien saludaba el triunfo de Suárez en Mendoza como propio, haciéndole notar: “Ojo, que en Mendoza ganó la UCR lista 3, con colores, números y logos incluidos, por si quedaban dudas”, según comentan allegados al Cleto.

El crecimiento de éste en las encuestas, es cada vez más sostenido, y aseguran que concurrirán a las elecciones como UCR y no integrarán ningún frente nacional con Macri.


La caída estrepitosa de los paquistas

Sin duda, fueron los grandes perdedores, y tanto los paquistas de Gustavo Tobares como los K de Pinty Saba vieron cómo sus candidatos no los representarán en las generales y sí en cambio lo hará Carlos Aranda, de la Corriente Peronista de Carlos Ciurca, quienes una vez más le demostraron al Gobernador que el poder real del justicialismo mendocino no está en las manos de Paco Pérez, que ve cómo radicales y justicialistas opositores al paquismo festejan mientras desde el cuarto piso ven cómo lentamente van perdiendo el poder, que se les diluye como arena entre los dedos .

Todo parece indicar que los dirigentes territoriales del justicialismo se protegerán en sus respectivas comunas y algunos hasta dudan de darle la diputación a Pérez. Sólo quedan pocos días para que el PJ llegue a un acuerdo, y si no, concurrirán a internas, algo que terminará dejándolos más endebles ante el fortalecido frente opositor encabezado por la UCR.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

La UCR sueña con el sillón

Rody y su impronta
No era fácil suceder a un caudillo como el Viti Fayad pero, sin embargo, este abogado, concejal, de bajo perfil, fue imponiendo su impronta desde hace poco más de cinco meses, los que lleva a cargo de la Intendencia.
Lejos de quedarse añorando a su jefe político, Rody Suárez lo honró imprimiendo una nueva dinámica a la gestión de Capital, apostando fuerte a la tranquilidad de los vecinos de la Quinta Sección suspendiendo locales bailables, y haciendo todo lo necesario para que la Capital vuelva a ser la ciudad limpia que era orgullo de los mendocinos.
Suárez, se podría decir, es la antítesis de Fayad: no tiene un estilo personalista y privilegia el diálogo y los acuerdos por sobre las divergencias.
Tal vez, el acercamiento a Cornejo, otrora adversario del Viti, haya sido su jugada perfecta, porque unió al radicalismo, potenció a Cornejo y se potenció él mismo. Empezó a jugar en las ligas mayores moviéndose como pez en el agua.
Se acercó a otro archirrival de Fayad como lo era Julio Cobos, con quien cerró su campaña desde un café en la Peatonal. Según comentan casi todos los empleados del edificio municipal, “es un tipo con el que se puede hablar, no tenés que esperar dos semanas para hablar con él, te escucha y mantiene un diálogo cálido con todos”.
Esa forma de ser agradecido que lo hizo acordarse del Viti en su hora de triunfo cuando recordaba: “El me decía que iba a perdonar cualquier cosa, menos perder esta elección”. Ese estilo propio casi hablando en voz baja, con cara de buen tipo ha sido legitimado con el voto mayoritario de los vecinos de Capital, que sin dudas lo catapultan a ganar las próximas elecciones generales.
Seguramente, desde ahora en adelante su palabra y opinión serán tenidas muy en cuenta en la UCR, que recostados en este gran triunfo de Capital empiezan a soñar con la gobernación de Mendoza, con Alfredo Cornejo como abanderado del Frente por Mendoza.

Alfredo Cornejo
Hay políticos con más suerte que otros y a los que las cosas les vienen casi de arriba, pero hay otros que trabajan día y noche y a los que cuando las cosas se les hacen difíciles deben extremar estrategias para llegar al objetivo; ese es el caso de Alfredo Cornejo, un hombre dedicado a la política cien por ciento, que no tuvo la suerte de otros dirigentes a los que los llamaban por teléfono para decirles: “Vos vas a ser el candidato a gobernador”.
Cornejo no sólo demostró todas sus dotes de político, sino que demostró ser un excelente conductor de una de las comunas más importantes de la provincia como lo es Godoy Cruz, donde la gestión realizada desde que asumió a la fecha es elogiada por todos los que viven en el departamento y por todos los que de una forma u otra disfrutamos del mismo.
El Cornejo “operador” va quedando en el recuerdo y empieza a aparecer el Cornejo estadista, el dirigente con más posibilidades de llegar a la gobernación que, no obstante, da cabida a otros partidos, para formar un gran frente por Mendoza, acuerdo que cada vez toma más cuerpo y que se va lentamente pero sin pausa a dirigir los destinos de la provincia.
Mucho tuvo que hacer Cornejo para ser el hombre fuerte de la provincia, recorriendo todo el territorio de Norte a Sur y de Este a Oeste. Además del trabajo territorial supo conformar equipos técnicos, y no dudó en poner al frente de los mismos a un ex adversario como Enrique Vaquié.
Este Cornejo, el acuerdista, el que cada vez se muestra más firme, pero a la vez más mesurado, al que se lo pudo ver alegre y sonriente el domingo en el búnker radical del hotel Aconcagua, ya se perfila como un gobernador que tendrá las cualidades suyas: trabajar día y noche por los mendocinos y levantar una provincia anquilosada luego de los gobiernos de Jaque y Pérez, que si bien tuvieron buenas intenciones, no quedarán en el recuerdo por ser buenas gobernaciones.

Julio Cobos
Otro que festejó a lo grande este triunfo de Suárez en Capital, según dicen, fue Julio Cobos, el que convenció al Rody de no hacer un frente en Capital y concurrir a los comicios como UCR lista 3 con los colores emblemáticos del partido, volviendo a darle identidad al centenario partido que tuvo sus horas mas difíciles después del 2001 y que de a poco se fue fortaleciendo hasta volver a ser alternativa tanto en Mendoza como en el país. Por eso, después del triunfo en Mendoza, apareció el lunes empapelada toda la Capital Federal, con “Cobos ganó”. Además, dejaron bien en claro que enfrentarán a Macri en dicho distrito.
Cobos quería diferenciarse de Macri, quien saludaba el triunfo de Suárez en Mendoza como propio, haciéndole notar: “Ojo, que en Mendoza ganó la UCR lista 3, con colores, números y logos incluidos, por si quedaban dudas”, según comentan allegados al Cleto.
El crecimiento de éste en las encuestas, es cada vez más sostenido, y aseguran que concurrirán a las elecciones como UCR y no integrarán ningún frente nacional con Macri.

La caída estrepitosa de los paquistas
Sin duda, fueron los grandes perdedores, y tanto los paquistas de Gustavo Tobares como los K de Pinty Saba vieron cómo sus candidatos no los representarán en las generales y sí en cambio lo hará Carlos Aranda, de la Corriente Peronista de Carlos Ciurca, quienes una vez más le demostraron al Gobernador que el poder real del justicialismo mendocino no está en las manos de Paco Pérez, que ve cómo radicales y justicialistas opositores al paquismo festejan mientras desde el cuarto piso ven cómo lentamente van perdiendo el poder, que se les diluye como arena entre los dedos .
Todo parece indicar que los dirigentes territoriales del justicialismo se protegerán en sus respectivas comunas y algunos hasta dudan de darle la diputación a Pérez. Sólo quedan pocos días para que el PJ llegue a un acuerdo, y si no, concurrirán a internas, algo que terminará dejándolos más endebles ante el fortalecido frente opositor encabezado por la UCR.

comentarios

imagen imagen
Login