Cargando...
Por Redacción

La pizza napolitana busca convertirse en patrimonio de la humanidad



El Gobierno italiano presentó este lunes la candidatura de la pizza en la lista de la Unesco para convertirse en patrimonio cultural de la humanidad.


Sería la consagración oficial de un alimento universalmente reconocido, porque la pizza es el emblema planetario de la comida italiana. Apoya la iniciativa la mayor asociación de representantes de la agricultura italiana que ha recogido 300.000 firmas, junto a otras asociaciones. El objetivo es tutelar y consolidar derechos de autor sobre un negocio que solo en Italia genera 10.000 millones de euros al año, repartidos entre 63.000 pizzerías y locales que dan trabajo a más de 150.000 personas.


Los mayores consumidores de pizza son los estadounidenses. Tienen el récord mundial con una media de 13 kilos por persona al año, casi el doble que los italianos que se colocan en el segundo puesto, con una media de 7,6 kilos.


Con esta decisión, el Gobierno italiano no se limita a presentar la candidatura de un producto típico de ese país, sino la historia colectiva que está detrás de la pizza y que ha colonizado literalmente el gusto de nuestro tiempo en casi todos los rincones del planeta. Se trata de una historia centenaria, iniciada en el siglo XVIII en Nápoles. Detrás hay también una mitología. La pizza es ya famosa cuando Alejandro Dumas visita Nápoles en 1835 y se convierte en un entusiasta, al descubrir que este alimento escondía un antiguo arte dentro de su aparente sencillez.


Pocos alimentos existen que respondan al mismo tiempo a las exigencias alimenticias y del gusto, con un coste accesible prácticamente a todos los bolsillos. Esta es la razón fundamental por la que la pizza es un plato universal.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

La pizza napolitana busca convertirse en patrimonio de la humanidad

El Gobierno italiano presentó este lunes la candidatura de la pizza en la lista de la Unesco para convertirse en patrimonio cultural de la humanidad.

Sería la consagración oficial de un alimento universalmente reconocido, porque la pizza es el emblema planetario de la comida italiana. Apoya la iniciativa la mayor asociación de representantes de la agricultura italiana que ha recogido 300.000 firmas, junto a otras asociaciones. El objetivo es tutelar y consolidar derechos de autor sobre un negocio que solo en Italia genera 10.000 millones de euros al año, repartidos entre 63.000 pizzerías y locales que dan trabajo a más de 150.000 personas.

Los mayores consumidores de pizza son los estadounidenses. Tienen el récord mundial con una media de 13 kilos por persona al año, casi el doble que los italianos que se colocan en el segundo puesto, con una media de 7,6 kilos.

Con esta decisión, el Gobierno italiano no se limita a presentar la candidatura de un producto típico de ese país, sino la historia colectiva que está detrás de la pizza y que ha colonizado literalmente el gusto de nuestro tiempo en casi todos los rincones del planeta. Se trata de una historia centenaria, iniciada en el siglo XVIII en Nápoles. Detrás hay también una mitología. La pizza es ya famosa cuando Alejandro Dumas visita Nápoles en 1835 y se convierte en un entusiasta, al descubrir que este alimento escondía un antiguo arte dentro de su aparente sencillez.

Pocos alimentos existen que respondan al mismo tiempo a las exigencias alimenticias y del gusto, con un coste accesible prácticamente a todos los bolsillos. Esta es la razón fundamental por la que la pizza es un plato universal.

comentarios

imagen imagen
Login