ciudadanodiario.com.ar
La multinacional Samsung no logra salir de la crisis por las baterías explosivas
Cargando...
Por Redacción

La multinacional Samsung no logra salir de la crisis por las baterías explosivas



La crisis sigue rondando a la empresa teléfonos Samsung Electronics, que anunció este lunes un “ajuste de volúmenes de producción” de su teléfono Galaxy Note 7, llamado a revisión debido a riesgos de explosión.


El primer fabricante mundial de smartphones pasa por tiempos difíciles desde que el 2 de septiembre, unas semanas después del lanzamiento anticipado del Galaxy Note 7, suspendiera las ventas de esta “phablet” (híbrido de teléfono y tableta) y llamara a revisión 2,5 millones de unidades vendidas en diez países después de que se descubriera que, en algunos casos, las baterías defectuosas podían explotar.


La operación parecía llevarse a cabo correctamente hasta que nuevos incidentes fueron detectados en aparatos Galaxy Note 7 que ya habían sido reemplazados.


El domingo, el gigante estadounidense de telecomunicaciones AT&T y su competidor alemán T-Mobile anunciaron que cesaban las operaciones con los Galaxy Note 7 a la espera de investigaciones suplementarias.


AT&T es el tercer mayor cliente de Samsung, y T-Mobile, el cuarto. Ello provocó que la acción de Samsung llegara a perder este lunes hasta 4% en la bolsa de Seúl, aunque terminó la sesión con un retroceso de 1,52%.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

La multinacional Samsung no logra salir de la crisis por las baterías explosivas

La crisis sigue rondando a la empresa teléfonos Samsung Electronics, que anunció este lunes un “ajuste de volúmenes de producción” de su teléfono Galaxy Note 7, llamado a revisión debido a riesgos de explosión.

El primer fabricante mundial de smartphones pasa por tiempos difíciles desde que el 2 de septiembre, unas semanas después del lanzamiento anticipado del Galaxy Note 7, suspendiera las ventas de esta “phablet” (híbrido de teléfono y tableta) y llamara a revisión 2,5 millones de unidades vendidas en diez países después de que se descubriera que, en algunos casos, las baterías defectuosas podían explotar.

La operación parecía llevarse a cabo correctamente hasta que nuevos incidentes fueron detectados en aparatos Galaxy Note 7 que ya habían sido reemplazados.

El domingo, el gigante estadounidense de telecomunicaciones AT&T y su competidor alemán T-Mobile anunciaron que cesaban las operaciones con los Galaxy Note 7 a la espera de investigaciones suplementarias.

AT&T es el tercer mayor cliente de Samsung, y T-Mobile, el cuarto. Ello provocó que la acción de Samsung llegara a perder este lunes hasta 4% en la bolsa de Seúl, aunque terminó la sesión con un retroceso de 1,52%.

comentarios

Login