Cargando...
Por Redacción

La metieron en cana cuando fue a cobrar su autosecuestro



Una mujer embarazada de cinco meses que simuló su propio secuestro fue detenida en el barrio porteño de Núñez cuando fue a cobrar el rescate.


Los investigadores establecieron que tenía problemas de adicción al juego y estaba bajo tratamiento psicológico por ese motivo.


La mujer había comenzado a simular su secuestro un día antes, cuando desapareció de su casa de la localidad de Adrogué y empezó a enviar mensajes de texto extorsivos al celular de su hermano para que juntara dinero.


El episodio comenzó a investigarse cuando el esposo de la mujer denunció ante la Policía que su mujer, de 29 años, había salido de su casa el día anterior para realizarse un control médico y no había regresado.


Por tal motivo, se inició en la Unidad Funcional de Instrucción Nro. 14 de Lomas de Zamora una causa por “averiguación de paradero”, aunque a las pocas horas el expediente pasó a la Justicia Federal al recibir el hermano de la joven, un mensaje de texto desde el celular de ella que decía: “Ella está bien, no la vamos a soltar hasta mañana que saquemos toda la plata del cajero, no llamen más, mañana le avisamos donde la buscan, es posta esto, nada de poli”.


Según consta en la causa, horas después los familiares volvieron a recibir otro mensaje. Desde ese momento, el hermano y esposo de la mujer comenzaron a llamar a amigos y conocidos para conseguir el dinero.


No obstante, los investigadores establecieron que la embarazada tenía problemas de adicción al juego y estaba bajo tratamiento psicológico por ese motivo.


También determinaron que, al momento de desaparecer, llevaba una tarjeta de débito Argenta, de la cual era titular su suegra, aunque ella conocía la clave, con la que se había realizado primero una extracción de 2.000 pesos y poco después otra por la misma cantidad en un banco Provincia de Buenos Aires de Burzaco, ambas en el momento en que estaba supuestamente cautiva.


Las sospechas de un autosecuestro se robustecieron, hasta que, finalmente, en un nuevo mensaje, se le indicó al hermano de la mujer que debía llevar el dinero del rescate hasta la estación de trenes Rivadavia, del barrio porteño de Núñez, adentro de una bolsa.


En esas circunstancias, efectivos de la DDI de Esteban Echeverría montaron una vigilancia y detuvieron a la impostora.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

La metieron en cana cuando fue a cobrar su autosecuestro

Una mujer embarazada de cinco meses que simuló su propio secuestro fue detenida en el barrio porteño de Núñez cuando fue a cobrar el rescate.

Los investigadores establecieron que tenía problemas de adicción al juego y estaba bajo tratamiento psicológico por ese motivo.

La mujer había comenzado a simular su secuestro un día antes, cuando desapareció de su casa de la localidad de Adrogué y empezó a enviar mensajes de texto extorsivos al celular de su hermano para que juntara dinero.

El episodio comenzó a investigarse cuando el esposo de la mujer denunció ante la Policía que su mujer, de 29 años, había salido de su casa el día anterior para realizarse un control médico y no había regresado.

Por tal motivo, se inició en la Unidad Funcional de Instrucción Nro. 14 de Lomas de Zamora una causa por “averiguación de paradero”, aunque a las pocas horas el expediente pasó a la Justicia Federal al recibir el hermano de la joven, un mensaje de texto desde el celular de ella que decía: “Ella está bien, no la vamos a soltar hasta mañana que saquemos toda la plata del cajero, no llamen más, mañana le avisamos donde la buscan, es posta esto, nada de poli”.

Según consta en la causa, horas después los familiares volvieron a recibir otro mensaje. Desde ese momento, el hermano y esposo de la mujer comenzaron a llamar a amigos y conocidos para conseguir el dinero.

No obstante, los investigadores establecieron que la embarazada tenía problemas de adicción al juego y estaba bajo tratamiento psicológico por ese motivo.

También determinaron que, al momento de desaparecer, llevaba una tarjeta de débito Argenta, de la cual era titular su suegra, aunque ella conocía la clave, con la que se había realizado primero una extracción de 2.000 pesos y poco después otra por la misma cantidad en un banco Provincia de Buenos Aires de Burzaco, ambas en el momento en que estaba supuestamente cautiva.

Las sospechas de un autosecuestro se robustecieron, hasta que, finalmente, en un nuevo mensaje, se le indicó al hermano de la mujer que debía llevar el dinero del rescate hasta la estación de trenes Rivadavia, del barrio porteño de Núñez, adentro de una bolsa.

En esas circunstancias, efectivos de la DDI de Esteban Echeverría montaron una vigilancia y detuvieron a la impostora.

comentarios

imagen imagen
Login