ciudadanodiario.com.ar
La justicia europea avala el despido de una mujer que se negó a quitarse su velo
Cargando...
Por Redacción

La justicia europea avala el despido de una mujer que se negó a quitarse su velo



El Gobierno francés, desde hace un tiempo, no permite que los trabajadores de la administración pública muestren sus creencias religiosas en público. Desde 2014 no está permitido llevar “símbolos ostentosos religiosos”, incluido el velo conocido como “niqab”.


La prohibición fue extendida a los escolares e, incluso, a los padres que quieran acompañar a sus hijos en los viajes escolares.


La trabajadora social Christiane Ebrahimian rehusó quitarse el velo en un hospital de Nanterre y fue despedida por las quejas recibidas de los pacientes.


Tras su despido la mujer llevó su caso a los tribunales y el pasado jueves el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha sentenciado que no hubo violación del derecho a la libertad de religión cuando el hospital le negó la renovación del contrato.


Después de varias sentencias contrarias, la demandante decidió llevar el caso al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos en octubre del 2011. Cuatro años después, el Tribunal falla, como lo hicieron los franceses, en su contra.


El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos ha respaldado con esta sentencia la decisión de la justicia francesa, que otorgó en su momento mayor importancia a la defensa del “carácter secular del Estado” que a los derechos individuales de la demandante.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

La justicia europea avala el despido de una mujer que se negó a quitarse su velo

El Gobierno francés, desde hace un tiempo, no permite que los trabajadores de la administración pública muestren sus creencias religiosas en público. Desde 2014 no está permitido llevar “símbolos ostentosos religiosos”, incluido el velo conocido como “niqab”.

La prohibición fue extendida a los escolares e, incluso, a los padres que quieran acompañar a sus hijos en los viajes escolares.

La trabajadora social Christiane Ebrahimian rehusó quitarse el velo en un hospital de Nanterre y fue despedida por las quejas recibidas de los pacientes.

Tras su despido la mujer llevó su caso a los tribunales y el pasado jueves el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha sentenciado que no hubo violación del derecho a la libertad de religión cuando el hospital le negó la renovación del contrato.

Después de varias sentencias contrarias, la demandante decidió llevar el caso al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos en octubre del 2011. Cuatro años después, el Tribunal falla, como lo hicieron los franceses, en su contra.

El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos ha respaldado con esta sentencia la decisión de la justicia francesa, que otorgó en su momento mayor importancia a la defensa del “carácter secular del Estado” que a los derechos individuales de la demandante.

comentarios

Login