ciudadanodiario.com.ar
La era de “Terminator”
Cargando...
Por Redacción

La era de “Terminator”



La última película de “RoboCop” comienza en Teherán, en 2028. Un grupo de robots militares estadounidenses que patrullan las calles de la capital iraní analizan a civiles en busca de enemigos o posibles amenazas. Son capaces de detectar marcadores biológicos (el sudor, el iris, las huellas dactilares, el lenguaje corporal), y escanear sus cuerpos en busca de armas o bombas. Un grupo de terroristas suicidas lanza un ataque, y las máquinas responden con frialdad mecánica.


“No hace mucho tiempo, esos serían hombres o mujeres de EE.UU. arriesgando sus vidas”, dice en la película el presentador de TV (Samuel L. Jackson) que retransmite el suceso.


Esa fantasía de Hollywood podría ser realidad en un futuro próximo. Los avances tecnológicos están permitiendo desarrollar robots cada vez más autónomos. En la vida civil, esto está plagado de ventajas: desde los robots que desde hace años aspiran suelos sin despeñarse por las escaleras a los coches que Google dice que nos transportarán sin conductor. Esta misma semana se supo que los primeros camiones con piloto automático, diseñados por Daimler, ya circulan en el Estado de Nevada. En el plano militar, sin embargo, todavía existen muchas incertidumbres.


Los robots inteligentes con capacidad de matar de manera autónoma se denominan Armas Autónomas Letales (LAWs, en sus siglas en inglés) y aunque todavía “no hay noticia” de que se haya desarrollado alguna clase de sistema de este tipo, ya protagonizan un fuerte debate en la comunidad internacional.


El profesor de robótica Noel Sharkey explicó a “The Escapist” que “según el Departamento de Defensa de EE.UU., un LAW es un arma militar que, una vez activada, se enfrenta a sus enemigos sin otro tipo de intervención. Eso quiere decir que rastrea y selecciona sus propios objetivos para aniquilarlos o ejercer violencia contra ellos sin un control humano significativo. En esencia, es un robot asesino”.


Sharkey es una de las voces más activas de la Campaña para “Parar los Robots Asesinos”, en la que toman parte ONG’s de todo el mundo sobre control de armamento y derechos humanos. La suya es una de las organizaciones que participaron el mes pasado en una reunión en la sede de Naciones Unidas en Ginebra para estudiar el futuro de los robots de uso militar.


Las posiciones sobre los robots bélicos oscilan entre quienes los consideran una vulneración de las leyes humanitarias y los asimilan a las armas químicas o biológicas, exigiendo su prohibición preventiva, y quienes los asimilan a las armas de alta precisión y defienden que solo hay que regularlas.


Por el momento, estas innovaciones necesitan de la acción humana para funcionar. Pero se estima que en 2029 , solo un año después del ficticio “RoboCop”,las máquinas serán tanto o más inteligentes que los hombres. No lo dice cualquiera, sino Ray Kurzweil, el director de ingeniería de Google. “Si los robots se convierten en armas letales, “Terminator” estará tocando las puertas de nuestra realidad”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

La era de “Terminator”

La última película de “RoboCop” comienza en Teherán, en 2028. Un grupo de robots militares estadounidenses que patrullan las calles de la capital iraní analizan a civiles en busca de enemigos o posibles amenazas. Son capaces de detectar marcadores biológicos (el sudor, el iris, las huellas dactilares, el lenguaje corporal), y escanear sus cuerpos en busca de armas o bombas. Un grupo de terroristas suicidas lanza un ataque, y las máquinas responden con frialdad mecánica.

“No hace mucho tiempo, esos serían hombres o mujeres de EE.UU. arriesgando sus vidas”, dice en la película el presentador de TV (Samuel L. Jackson) que retransmite el suceso.

Esa fantasía de Hollywood podría ser realidad en un futuro próximo. Los avances tecnológicos están permitiendo desarrollar robots cada vez más autónomos. En la vida civil, esto está plagado de ventajas: desde los robots que desde hace años aspiran suelos sin despeñarse por las escaleras a los coches que Google dice que nos transportarán sin conductor. Esta misma semana se supo que los primeros camiones con piloto automático, diseñados por Daimler, ya circulan en el Estado de Nevada. En el plano militar, sin embargo, todavía existen muchas incertidumbres.

Los robots inteligentes con capacidad de matar de manera autónoma se denominan Armas Autónomas Letales (LAWs, en sus siglas en inglés) y aunque todavía “no hay noticia” de que se haya desarrollado alguna clase de sistema de este tipo, ya protagonizan un fuerte debate en la comunidad internacional.

El profesor de robótica Noel Sharkey explicó a “The Escapist” que “según el Departamento de Defensa de EE.UU., un LAW es un arma militar que, una vez activada, se enfrenta a sus enemigos sin otro tipo de intervención. Eso quiere decir que rastrea y selecciona sus propios objetivos para aniquilarlos o ejercer violencia contra ellos sin un control humano significativo. En esencia, es un robot asesino”.

Sharkey es una de las voces más activas de la Campaña para “Parar los Robots Asesinos”, en la que toman parte ONG’s de todo el mundo sobre control de armamento y derechos humanos. La suya es una de las organizaciones que participaron el mes pasado en una reunión en la sede de Naciones Unidas en Ginebra para estudiar el futuro de los robots de uso militar.

Las posiciones sobre los robots bélicos oscilan entre quienes los consideran una vulneración de las leyes humanitarias y los asimilan a las armas químicas o biológicas, exigiendo su prohibición preventiva, y quienes los asimilan a las armas de alta precisión y defienden que solo hay que regularlas.

Por el momento, estas innovaciones necesitan de la acción humana para funcionar. Pero se estima que en 2029 , solo un año después del ficticio “RoboCop”,las máquinas serán tanto o más inteligentes que los hombres. No lo dice cualquiera, sino Ray Kurzweil, el director de ingeniería de Google. “Si los robots se convierten en armas letales, “Terminator” estará tocando las puertas de nuestra realidad”.

comentarios

Login