Cargando...
Por Redacción

La banda sigue tocando, ¿seguirá así?



Hace una semana en este mismo espacio dejamos abierta la puerta para responder el interrogante que circulaba en el nano clima futbolero. ¿Es este River de Gallardo un oasis en el desértico nivel de nuestro deporte nacional? ¿O ante tanta mediocridad luce cualquier cosa? Las confirmaciones no se hicieron esperar.

River superó con claridad a Defensa y Justicia en el Monumental (3-0) y luego venció a San Lorenzo, en la mejor presentación de la banda millonaria. También convirtiendo tres goles y además develando una nueva faceta de su ya rico juego, temperamento. Es que el ahora líder del campeonato comenzó perdiendo ante el campeón continental y lejos de reflejar se o ir a buscar el resultado con desenfreno, aplicó criterio, siguió fiel a su idea y fue destruyendo a su rival, desde lo físico, desde lo futbolístico y desde lo anímico. River sometió a San Lorenzo en su propio estadio, de hecho el Ciclón terminó el encuentro con nueve hombres producto del baile que propinaba la banda.

Con pressing alto que comienza en sus hombres de ataque, va generando errores en la salida de su oponente, que es llevado al embudo donde espera el tucumano Kranevitter, quien sistematizado recupera y entrega a Carlos Sánchez o Ariel Rojas, que ya van lanzados en velocidad. Ocupar espacios vacíos con coordinación para entregar el balón en velocidad y precisión, el resumen del fútbol moderno y de alto rendimiento.

El equipo más goleador del campeonato y con la valla menos vencida, el miércoles vuelve a Mendoza donde espera el pendular modelo 2014 de Godoy Cruz, en el que su entrenador Carlos Mayor volverá a la línea de tres en defensa para frenar a este River que hace diez días lo goleó. El encuentro corresponde a la presentación de ambos en la Copa Sudamérica.

¿Podrá este ciclotímico Tomba frenar los impulsos de la banda, o la banda seguiría tocando?

comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

La banda sigue tocando, ¿seguirá así?

Hace una semana en este mismo espacio dejamos abierta la puerta para responder el interrogante que circulaba en el nano clima futbolero. ¿Es este River de Gallardo un oasis en el desértico nivel de nuestro deporte nacional? ¿O ante tanta mediocridad luce cualquier cosa? Las confirmaciones no se hicieron esperar.
River superó con claridad a Defensa y Justicia en el Monumental (3-0) y luego venció a San Lorenzo, en la mejor presentación de la banda millonaria. También convirtiendo tres goles y además develando una nueva faceta de su ya rico juego, temperamento. Es que el ahora líder del campeonato comenzó perdiendo ante el campeón continental y lejos de reflejar se o ir a buscar el resultado con desenfreno, aplicó criterio, siguió fiel a su idea y fue destruyendo a su rival, desde lo físico, desde lo futbolístico y desde lo anímico. River sometió a San Lorenzo en su propio estadio, de hecho el Ciclón terminó el encuentro con nueve hombres producto del baile que propinaba la banda.
Con pressing alto que comienza en sus hombres de ataque, va generando errores en la salida de su oponente, que es llevado al embudo donde espera el tucumano Kranevitter, quien sistematizado recupera y entrega a Carlos Sánchez o Ariel Rojas, que ya van lanzados en velocidad. Ocupar espacios vacíos con coordinación para entregar el balón en velocidad y precisión, el resumen del fútbol moderno y de alto rendimiento.
El equipo más goleador del campeonato y con la valla menos vencida, el miércoles vuelve a Mendoza donde espera el pendular modelo 2014 de Godoy Cruz, en el que su entrenador Carlos Mayor volverá a la línea de tres en defensa para frenar a este River que hace diez días lo goleó. El encuentro corresponde a la presentación de ambos en la Copa Sudamérica.
¿Podrá este ciclotímico Tomba frenar los impulsos de la banda, o la banda seguiría tocando?

comentarios

imagen imagen
Login