Kitty Locane hizo una escalofriante confesión
Cargando...
Por Redacción

Kitty Locane hizo una escalofriante confesión



La vedette Kitty Locane, integrante de la comedia “Casting Sábana”, la comedia encabezada por Nito Artaza en Mar del Plata, contó cómo fue su infancia en el cementerio de Flores, en la Capital Federal, dado que su padre estaba a cargo del predio. “Mi mamá veía cosas a la noche”, recordó Locane, quien se luce en el teatro Carreras de “La Feliz” en la obra producida por Aldo Funes y dirigida por Carlos Olivieri.


La vedette comentó, en un móvil de Intrusos: “Mi papá era el director del cementerio de Flores y viví toda mi vida ahí. Salías al patio de mi casa, abrías una puerta y estaban ahí las tumbas, las bóvedas y allí jugaba y viví hasta hace poquito, pero mi papá aún sigue allí”.


La morocha dijo que casi ninguna de sus amigas quería ir a visitarla su casa: “Las invitaba a jugar en el cementerio, pero a algunas les daba un poco de miedo y mucho de noche no les gustaba”, indicó. “Con mi hermano sí andábamos por todos lados en bicicleta y jugábamos con los guardias a quedarnos en las bóvedas y el último que salía, se quedaba adentro”, agregó.


Lacone también habló sobre los mitos que rodean a los cementerios: “Mi mamá veía cosas a la noche y a mí me daba un poco de miedo, pero como siempre estaba acompañada casi nunca tenía miedo”, completó.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Kitty Locane hizo una escalofriante confesión

imagen

La vedette Kitty Locane, integrante de la comedia “Casting Sábana”, la comedia encabezada por Nito Artaza en Mar del Plata, contó cómo fue su infancia en el cementerio de Flores, en la Capital Federal, dado que su padre estaba a cargo del predio. “Mi mamá veía cosas a la noche”, recordó Locane, quien se luce en el teatro Carreras de “La Feliz” en la obra producida por Aldo Funes y dirigida por Carlos Olivieri.

La vedette comentó, en un móvil de Intrusos: “Mi papá era el director del cementerio de Flores y viví toda mi vida ahí. Salías al patio de mi casa, abrías una puerta y estaban ahí las tumbas, las bóvedas y allí jugaba y viví hasta hace poquito, pero mi papá aún sigue allí”.

La morocha dijo que casi ninguna de sus amigas quería ir a visitarla su casa: “Las invitaba a jugar en el cementerio, pero a algunas les daba un poco de miedo y mucho de noche no les gustaba”, indicó. “Con mi hermano sí andábamos por todos lados en bicicleta y jugábamos con los guardias a quedarnos en las bóvedas y el último que salía, se quedaba adentro”, agregó.

Lacone también habló sobre los mitos que rodean a los cementerios: “Mi mamá veía cosas a la noche y a mí me daba un poco de miedo, pero como siempre estaba acompañada casi nunca tenía miedo”, completó.

comentarios

imagen imagen
Login