Cargando...
Por Redacción
imagen

Kicillof también “se divorcia” del vice y enviaría datos a la Justicia



Según publica hoy el diario Perfil, Amado Boudou atraviesa su peor momento. Está aislado dentro del Gobierno y enfrenta una tormenta judicial con precipitaciones en distintas causas. Sabe que hace rato su vida política llegó a su fin. Cada día que pasa emergen nuevas manchas en su prontuario judicial. Como si fuera poco, lo dejó su pareja, imputada en la causa por enriquecimiento ilícito. Ahora, en el entorno del vicepresidente temen que la distancia de Agustina Kämpfer la motive a declarar ante la Justicia detalles que antes omitía.


Además investigar al vicepresidente en la causa Ciccone y por falsificar papeles de un auto y anotar otro vehículo en un domicilio falso, en las próximas semanas el foco judicial se posará en una causa vinculada a los gastos en viajes al exterior cuando fue ministro de Economía, entre 2009 y 2011. Y allí el ministro de Economía, Axel Kicillof, enviará un mensaje político contra el vicepresidente.


El juez federal Ariel Lijo, que lo procesó por el caso Ciccone, ahora lo investiga por enriquecimiento ilícito. Lleva adelante también una pesquisa por gastos en viáticos que Boudou no puede justificar que hizo como ministro y que, para peor, usó para explicar su crecimiento patrimonial bajo concepto de “ingresos”. El juez pidió información al Senado sobre sus viajes al exterior y los de cabotaje. Todavía se encuentran analizando la respuesta oficial del área administrativa del Parlamento, pero ya se detectó una serie de inconsistencias.


Lijo todavía no tuvo respuesta del Ministerio de Economía, que desde hace tres meses no contesta ni explica cómo y en qué Amado gastó los fondos que se asignaron a sus viajes como ministro.


Existe una regla dentro del poder. Información que perjudica a un amigo se destruye. La que acorrala a un enemigo se comparte. Por eso, en el entorno del vicepresidente, enemistado con Axel Kicillof, creen que el superpoderoso ministro de Economía busca acelerar la organización del material, con los pertinentes recibos de gastos, para acercarla a la Justicia en los próximos días. Así, Kicillof no le pegaría un disparo fatal al vice pero sí le daría un pequeño empujón a tener que dar aun más explicaciones por las ya detectadas irregularidades. La Cámpora aplaude.


Sólo en 2012 Boudou destinó más de 3 millones de pesos a viáticos para él, su custodia y sus asesores, según publicó el diario La Nación. Además, durante su vicepresidencia, durante la cual ya dio casi cuatro vueltas al mundo, declaró haber gastado viáticos para destinos en los que habría estado al mismo tiempo, pero que quedaban a miles de kilómetros de distancia. Irregularidades que saltan a la vista. Sostienen en el Senado que los resultados del análisis de sus viajes como ministro serán aun más contundentes.


En el gabinete casi nadie lo apoya. Su principal enemigo es el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. Por ahora, el Gobierno le suelta completamente la mano porque prefiere que el escándalo esté sobre la figura de Boudou y no, por ejemplo, sobre Cristina. Incluso tienen encuestas que indican que todas las investigaciones perjudican mucho más a Boudou que a la Presidenta.

La separación de Kämpfer fue la crónica de un final que para muchos era anunciado. Hace meses dejaron de convivir: ella se mudó a un departamento cerca de Parque Chacabuco y el siguió en su departamento de Puerto Madero.


El mal momento personal también tiene su correlato en el aislamiento político. Boudou suma cada día más internas con otros funcionarios y ministros que lo cuestionan. Son pocos los que lo visitan, y menos aun los que lo respetan. En el plano judicial, Amado espera aún la resolución de la Cámara Federal en el caso Ciccone, luego de que sus abogados hayan apelado su procesamiento. Pueden avalarlo, rechazarlo o pedir cambiar el foco de la pesquisa.


La otra causa de peso es la que investiga su presunto enriquecimiento ilícito. Podría haber novedades después de la feria judicial de enero. La investigación sobre supuestas dádivas por viajes con empresarios y el inevitable juicio oral por la falsificación de papeles para radicar un auto Honda modelo 1992 siguen avanzando en Comodoro Py. Podría salvar la ropa este año si la Cámara revocara su procesamiento. Su defensa cree que hay muchos agujeros negros en el dictamen. Sin embargo, Lijo brindó una precisión abundante respecto de la supuesta operatoria a través de la cual Boudou y su socio, José María Nuñez Carmona, se habrían apropiado de Ciccone. Si logra terminar su mandato, el vicepresidente habrá finalizado su carrera política  para afrontar las múltiples causas que tiene abiertas.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Kicillof también “se divorcia” del vice y enviaría datos a la Justicia

Según publica hoy el diario Perfil, Amado Boudou atraviesa su peor momento. Está aislado dentro del Gobierno y enfrenta una tormenta judicial con precipitaciones en distintas causas. Sabe que hace rato su vida política llegó a su fin. Cada día que pasa emergen nuevas manchas en su prontuario judicial. Como si fuera poco, lo dejó su pareja, imputada en la causa por enriquecimiento ilícito. Ahora, en el entorno del vicepresidente temen que la distancia de Agustina Kämpfer la motive a declarar ante la Justicia detalles que antes omitía.

Además investigar al vicepresidente en la causa Ciccone y por falsificar papeles de un auto y anotar otro vehículo en un domicilio falso, en las próximas semanas el foco judicial se posará en una causa vinculada a los gastos en viajes al exterior cuando fue ministro de Economía, entre 2009 y 2011. Y allí el ministro de Economía, Axel Kicillof, enviará un mensaje político contra el vicepresidente.

El juez federal Ariel Lijo, que lo procesó por el caso Ciccone, ahora lo investiga por enriquecimiento ilícito. Lleva adelante también una pesquisa por gastos en viáticos que Boudou no puede justificar que hizo como ministro y que, para peor, usó para explicar su crecimiento patrimonial bajo concepto de “ingresos”. El juez pidió información al Senado sobre sus viajes al exterior y los de cabotaje. Todavía se encuentran analizando la respuesta oficial del área administrativa del Parlamento, pero ya se detectó una serie de inconsistencias.

Lijo todavía no tuvo respuesta del Ministerio de Economía, que desde hace tres meses no contesta ni explica cómo y en qué Amado gastó los fondos que se asignaron a sus viajes como ministro.

Existe una regla dentro del poder. Información que perjudica a un amigo se destruye. La que acorrala a un enemigo se comparte. Por eso, en el entorno del vicepresidente, enemistado con Axel Kicillof, creen que el superpoderoso ministro de Economía busca acelerar la organización del material, con los pertinentes recibos de gastos, para acercarla a la Justicia en los próximos días. Así, Kicillof no le pegaría un disparo fatal al vice pero sí le daría un pequeño empujón a tener que dar aun más explicaciones por las ya detectadas irregularidades. La Cámpora aplaude.

Sólo en 2012 Boudou destinó más de 3 millones de pesos a viáticos para él, su custodia y sus asesores, según publicó el diario La Nación. Además, durante su vicepresidencia, durante la cual ya dio casi cuatro vueltas al mundo, declaró haber gastado viáticos para destinos en los que habría estado al mismo tiempo, pero que quedaban a miles de kilómetros de distancia. Irregularidades que saltan a la vista. Sostienen en el Senado que los resultados del análisis de sus viajes como ministro serán aun más contundentes.

En el gabinete casi nadie lo apoya. Su principal enemigo es el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. Por ahora, el Gobierno le suelta completamente la mano porque prefiere que el escándalo esté sobre la figura de Boudou y no, por ejemplo, sobre Cristina. Incluso tienen encuestas que indican que todas las investigaciones perjudican mucho más a Boudou que a la Presidenta.
La separación de Kämpfer fue la crónica de un final que para muchos era anunciado. Hace meses dejaron de convivir: ella se mudó a un departamento cerca de Parque Chacabuco y el siguió en su departamento de Puerto Madero.

El mal momento personal también tiene su correlato en el aislamiento político. Boudou suma cada día más internas con otros funcionarios y ministros que lo cuestionan. Son pocos los que lo visitan, y menos aun los que lo respetan. En el plano judicial, Amado espera aún la resolución de la Cámara Federal en el caso Ciccone, luego de que sus abogados hayan apelado su procesamiento. Pueden avalarlo, rechazarlo o pedir cambiar el foco de la pesquisa.

La otra causa de peso es la que investiga su presunto enriquecimiento ilícito. Podría haber novedades después de la feria judicial de enero. La investigación sobre supuestas dádivas por viajes con empresarios y el inevitable juicio oral por la falsificación de papeles para radicar un auto Honda modelo 1992 siguen avanzando en Comodoro Py. Podría salvar la ropa este año si la Cámara revocara su procesamiento. Su defensa cree que hay muchos agujeros negros en el dictamen. Sin embargo, Lijo brindó una precisión abundante respecto de la supuesta operatoria a través de la cual Boudou y su socio, José María Nuñez Carmona, se habrían apropiado de Ciccone. Si logra terminar su mandato, el vicepresidente habrá finalizado su carrera política  para afrontar las múltiples causas que tiene abiertas.

comentarios

imagen imagen
Login