Cargando...
Por Redacción

Kicillof: “Los inversores optaron por quedarse con los bonos argentinos”



El ministro de Economía, Axel Kicillof, destacó hoy los resultados del canje y oferta de pago de los bonos Boden 2015 al sostener que el Gobierno puso sobre la mesa “una pila de 6.700 millones de dólares para cancelar, pero los bonistas eligieron no cobrar”.


El funcionario consideró que hay “una sola lectura posible” de los resultados de la operatoria lanzada por la administración de Cristina Kirchner la semana pasada, es es la que indica que se registró una “demostración de confianza” de los inversores al país.


“Hay una lectura muy parcial del otro lado, y bastante interesada”, cuestionó al ser consultado sobre las críticas de algunos analistas, economistas y medios de prensa que señalaron como un fracaso a la operación.


Sólo el 2% de los tenedores de Boden 2015, unos 175 millones de dólares sobre un total de 6.700 millones, pidió cobrarlos en efectivo, en el marco de la operación de recompra de bonos lanzada por el Gobierno.


Unos 377 millones de dólares en Boden 2015 fueron canjeados por los Bonar 2024 y otros 286 millones se suscribieron a la nueva emisión de esos títulos, que había sido lanzada por hasta 3.000 millones de dólares.


En declaraciones a Radio Nacional Rock, Kicillof precisó que el año que viene la Argentina tendrá que afrontar el vencimiento del Boden 2015, uno de los dos más altos y exigentes para el país hasta 2032.


“Como somos conscientes que la situación con los fondos buitre ha generado muchos rumores sobre la situación de la Argentina sobre si puede pagar, hicimos esta oferta a los bonistas”, remarcó el funcionario nacional.


“Pusimos una pila de billetes arriba de la mesa y le dijimos a los bonistas: elijan qué prefieren , los billetes o los bonos argentinos. Nos encontramos con un enorme confianza porque nada más que 175 millones de 6.700 dijeron me llevo los dólares”, apuntó.


Y en ese sentido, aseguró que “si no hubiera confianza, y hubiera miedo, dudas sobre la capacidad de pago, voy como bonista y me llevo los billetes. Esto significa que los 6.700 millones de dólares volvieron a entrar, porque se los dimos. Le dijimos: si tiene miedo, bueno, llévense sus dólares”.


“También les dijimos: si usted no quiere llevarse sus dólares puede tomar unos bonos a más largo plazo, casi diez años más, y la verdad que hubo muchos, 377 millones, cambiaron el Boden por el Bonar 2024. Eso es otra muestra de confianza”, afirmó.


El ministro de Economía consideró además que la Argentina tuvo mucha exposición financiera en otros años porque durante un largo tiempo tomó deuda porque no podía pagar los vencimientos de cada año, y lo hacía cada vez en peores condiciones y de manera obligada.


Como no se podía pagar, para no caer en default, se salía corriendo a pedir nueva deuda bajo cualquier condición, por lo que se terminaban recortando las jubilaciones y los fondos destinados a la salud y la educación, remarcó el titular del Palacio de Hacienda.


Y destacó que el gobierno de Néstor Kirchner, con el pago al contado al Fondo Monetario Internacional, “terminó esta cadena realmente infame de apetencia con el sector financiero internacional. Eso llamamos desendeudamiento”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Kicillof: “Los inversores optaron por quedarse con los bonos argentinos”

El ministro de Economía, Axel Kicillof, destacó hoy los resultados del canje y oferta de pago de los bonos Boden 2015 al sostener que el Gobierno puso sobre la mesa “una pila de 6.700 millones de dólares para cancelar, pero los bonistas eligieron no cobrar”.

El funcionario consideró que hay “una sola lectura posible” de los resultados de la operatoria lanzada por la administración de Cristina Kirchner la semana pasada, es es la que indica que se registró una “demostración de confianza” de los inversores al país.

“Hay una lectura muy parcial del otro lado, y bastante interesada”, cuestionó al ser consultado sobre las críticas de algunos analistas, economistas y medios de prensa que señalaron como un fracaso a la operación.

Sólo el 2% de los tenedores de Boden 2015, unos 175 millones de dólares sobre un total de 6.700 millones, pidió cobrarlos en efectivo, en el marco de la operación de recompra de bonos lanzada por el Gobierno.

Unos 377 millones de dólares en Boden 2015 fueron canjeados por los Bonar 2024 y otros 286 millones se suscribieron a la nueva emisión de esos títulos, que había sido lanzada por hasta 3.000 millones de dólares.

En declaraciones a Radio Nacional Rock, Kicillof precisó que el año que viene la Argentina tendrá que afrontar el vencimiento del Boden 2015, uno de los dos más altos y exigentes para el país hasta 2032.

“Como somos conscientes que la situación con los fondos buitre ha generado muchos rumores sobre la situación de la Argentina sobre si puede pagar, hicimos esta oferta a los bonistas”, remarcó el funcionario nacional.

“Pusimos una pila de billetes arriba de la mesa y le dijimos a los bonistas: elijan qué prefieren , los billetes o los bonos argentinos. Nos encontramos con un enorme confianza porque nada más que 175 millones de 6.700 dijeron me llevo los dólares”, apuntó.

Y en ese sentido, aseguró que “si no hubiera confianza, y hubiera miedo, dudas sobre la capacidad de pago, voy como bonista y me llevo los billetes. Esto significa que los 6.700 millones de dólares volvieron a entrar, porque se los dimos. Le dijimos: si tiene miedo, bueno, llévense sus dólares”.

“También les dijimos: si usted no quiere llevarse sus dólares puede tomar unos bonos a más largo plazo, casi diez años más, y la verdad que hubo muchos, 377 millones, cambiaron el Boden por el Bonar 2024. Eso es otra muestra de confianza”, afirmó.

El ministro de Economía consideró además que la Argentina tuvo mucha exposición financiera en otros años porque durante un largo tiempo tomó deuda porque no podía pagar los vencimientos de cada año, y lo hacía cada vez en peores condiciones y de manera obligada.

Como no se podía pagar, para no caer en default, se salía corriendo a pedir nueva deuda bajo cualquier condición, por lo que se terminaban recortando las jubilaciones y los fondos destinados a la salud y la educación, remarcó el titular del Palacio de Hacienda.

Y destacó que el gobierno de Néstor Kirchner, con el pago al contado al Fondo Monetario Internacional, “terminó esta cadena realmente infame de apetencia con el sector financiero internacional. Eso llamamos desendeudamiento”.

comentarios

imagen imagen
Login