Cargando...
Por Redacción

Jóvenes promesas



Por: Gabriel Landart


La capital turística del sureste chino de Nanjing organiza desde ayer y hasta el 28 de este mes la segunda edición de los Juegos de la Juventud, que reúne a jóvenes de 14 a 18 años. Este novel certamen, concebido por el ex titular del Comité Olímpico Internacional (COI), el suizo Jacques Rogge, goza de la esperanza de lo reciente.


En cuanto a la delegación argentina, la competencia emerge como la apuesta ineludible hacia una proyección que pueda visualizarse en los Juegos de Río de Janeiro. El trabajo y los recursos que gestiona el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) hacia la élite deportiva de nuestro suelo, tiene una excelente oportunidad para concretar en cifras y en podios el sacrificio de adolescentes que dejan de jugar como chicos para afrontar la máxima competitividad con la rigurosidad de experimentados adultos.


Los  sesenta deportistas argentinos llegaron a la Villa Olímpica el pasado martes 12 con una férrea ilusión y con la expectativa de comenzar un camino en el olimpismo que trascienda históricamente. Es el caso, por citar sólo uno, de los integrantes del seleccionado de rugby Los Pumitas, deporte que retorna a la cita olímpica debutando el domingo 17 ante Francia, con la presencia del mendocino Juan Ignacio Conil, jugador de Los Tordos.


Además, otros cuatro créditos locales consolidarán su entrenamiento en tierras orientales: el tenista Francisco Bahamonde (debuta ante el sueco Daniel Appelgren), el remero Joel Rabel que competirá en single scull, el tunuyanino Leandro Aveiro se medirá en beach volley y Fermín Tenti tendrá la difícil misión de enfrentarse en el tenis de mesa a los dueños de casa, quienes conquistan ampliamente los medalleros en esa disciplina.


Los cinco anillos se encuentran nuevamente en lo alto, Thomas Bach presidente del COI se toma selfies en la ceremonia de apertura y, como si fuera poco, el deporte surge una vez más como la oportunidad inequívoca de educar en valores a través de jóvenes ejemplos y probar qué tan rápido, tan alto y tan fuerte podemos tomar carrera.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Jóvenes promesas

Por: Gabriel Landart

La capital turística del sureste chino de Nanjing organiza desde ayer y hasta el 28 de este mes la segunda edición de los Juegos de la Juventud, que reúne a jóvenes de 14 a 18 años. Este novel certamen, concebido por el ex titular del Comité Olímpico Internacional (COI), el suizo Jacques Rogge, goza de la esperanza de lo reciente.

En cuanto a la delegación argentina, la competencia emerge como la apuesta ineludible hacia una proyección que pueda visualizarse en los Juegos de Río de Janeiro. El trabajo y los recursos que gestiona el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) hacia la élite deportiva de nuestro suelo, tiene una excelente oportunidad para concretar en cifras y en podios el sacrificio de adolescentes que dejan de jugar como chicos para afrontar la máxima competitividad con la rigurosidad de experimentados adultos.

Los  sesenta deportistas argentinos llegaron a la Villa Olímpica el pasado martes 12 con una férrea ilusión y con la expectativa de comenzar un camino en el olimpismo que trascienda históricamente. Es el caso, por citar sólo uno, de los integrantes del seleccionado de rugby Los Pumitas, deporte que retorna a la cita olímpica debutando el domingo 17 ante Francia, con la presencia del mendocino Juan Ignacio Conil, jugador de Los Tordos.

Además, otros cuatro créditos locales consolidarán su entrenamiento en tierras orientales: el tenista Francisco Bahamonde (debuta ante el sueco Daniel Appelgren), el remero Joel Rabel que competirá en single scull, el tunuyanino Leandro Aveiro se medirá en beach volley y Fermín Tenti tendrá la difícil misión de enfrentarse en el tenis de mesa a los dueños de casa, quienes conquistan ampliamente los medalleros en esa disciplina.

Los cinco anillos se encuentran nuevamente en lo alto, Thomas Bach presidente del COI se toma selfies en la ceremonia de apertura y, como si fuera poco, el deporte surge una vez más como la oportunidad inequívoca de educar en valores a través de jóvenes ejemplos y probar qué tan rápido, tan alto y tan fuerte podemos tomar carrera.

comentarios

imagen imagen
Login