José Calero / En 2014, CFK ordenó dejar de difundir los datos de la pobreza
Cargando...
Por Redacción

José Calero / En 2014, CFK ordenó dejar de difundir los datos de la pobreza



Ante el notorio deterioro de la situación social, a pesar de su plan distribucionista, la presidenta Cristina Kirchner ordenó en abril de 2014 dejar de difundir los índices de pobreza, en un acto interpretado en ese momento como una jugada política por la oposición.


Ahora, dos años y cinco meses después, el INDEC reanudó la difusión y oficializó que uno de cada tres argentinos es pobre.


El 23 de abril de 2014 estaba previsto en el calendario del INDEC difundir la pobreza, pero luego de que las autoridades del organismo adelantaran a la Casa Rosada que había una suba, se decidió no dar los datos.


Fue el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien informó que “hasta nuevo aviso se suspendía la difusión de último relevamiento de la Encuesta Permanente de Hogares correspondiente al segundo semestre del 2013”.


Incluso, meses después defendería la omisión de esos datos por considerar que darlos a conocer era “estigmatizar a los pobres”, por lo que recibió duras críticas.


El último dato difundido por el kirchnerismo del primer semestre de 2013 había arrojado una pobreza del 4,7%, un nivel que a la luz de los datos conocidos ahora se confirmaron como ciencia ficción.


El escándalo de censura a los datos del INDEC se potenció porque días antes el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA había concluido que en diciembre de 2013 la pobreza afectaba a unos diez millones de personas, casi 25% de la población.


Tras los embates recibidos por el kirchnerismo, que hasta llegó a plantear que en la Argentina había menos pobreza que en Alemania, el reporte de la UCA fue reinvindicado ahora por el presidente Mauricio Macri, al sostener que “quedó demostrado” que esa entidad dependiente de la Iglesia tenía razón.


Ahora, el gobierno dijo apuntar a la baja inflación como herramienta clave para avanzar en el camino hacia la “pobreza cero”.


Pero Macri también admitió un dato político clave: con estas cifras difundidas por el INDEC, llegar a la “pobreza cero” en su gobierno de cuatro años será imposible.


Por José Calero – Noticias Argentinas


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

José Calero / En 2014, CFK ordenó dejar de difundir los datos de la pobreza

imagen

Ante el notorio deterioro de la situación social, a pesar de su plan distribucionista, la presidenta Cristina Kirchner ordenó en abril de 2014 dejar de difundir los índices de pobreza, en un acto interpretado en ese momento como una jugada política por la oposición.

Ahora, dos años y cinco meses después, el INDEC reanudó la difusión y oficializó que uno de cada tres argentinos es pobre.

El 23 de abril de 2014 estaba previsto en el calendario del INDEC difundir la pobreza, pero luego de que las autoridades del organismo adelantaran a la Casa Rosada que había una suba, se decidió no dar los datos.

Fue el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien informó que “hasta nuevo aviso se suspendía la difusión de último relevamiento de la Encuesta Permanente de Hogares correspondiente al segundo semestre del 2013”.

Incluso, meses después defendería la omisión de esos datos por considerar que darlos a conocer era “estigmatizar a los pobres”, por lo que recibió duras críticas.

El último dato difundido por el kirchnerismo del primer semestre de 2013 había arrojado una pobreza del 4,7%, un nivel que a la luz de los datos conocidos ahora se confirmaron como ciencia ficción.

El escándalo de censura a los datos del INDEC se potenció porque días antes el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA había concluido que en diciembre de 2013 la pobreza afectaba a unos diez millones de personas, casi 25% de la población.

Tras los embates recibidos por el kirchnerismo, que hasta llegó a plantear que en la Argentina había menos pobreza que en Alemania, el reporte de la UCA fue reinvindicado ahora por el presidente Mauricio Macri, al sostener que “quedó demostrado” que esa entidad dependiente de la Iglesia tenía razón.

Ahora, el gobierno dijo apuntar a la baja inflación como herramienta clave para avanzar en el camino hacia la “pobreza cero”.

Pero Macri también admitió un dato político clave: con estas cifras difundidas por el INDEC, llegar a la “pobreza cero” en su gobierno de cuatro años será imposible.

Por José Calero – Noticias Argentinas

comentarios

imagen imagen
Login