Cargando...
Por Redacción

Insisten en la prevención del golpe de calor



Una ola de calor azota gran parte del país y Mendoza no es ajena a sus consecuencias. Por el eso el Ministerio de Salud insiste en tomar recaudos para evitar situaciones no deseadas. Cualquier persona puede ser víctima de un golpe de calor pero bebés, ancianos y personas con enfermedades crónicas son los más expuestos. Seguir los siguientes consejos es primordial ya que las temperaturas se mantienen cerca delos 40°C y será igual en los próximos días.


La premisa fundamental para evitar esta molestia estival es beber agua en forma continua y abundante. Además hay que permanecer en lugares frescos durante los horarios sofocantes y evitar realizar ejercicio físico con sol intenso. Estos simples cuidados previenen, entre otros problemas, el golpe de calor, la deshidratación y los trastornos gastrointestinales, en particular en bebés y niños, ancianos y personas con enfermedades crónicas. Vale destacar que los ancianos internados en hospitales y geriátricos tienen elevado riesgo de padecerlo.


Hay que tener en cuenta que si una persona siente mareos o se desvanece, hay que acostarla en un lugar fresco ubicado bajo techo. Es necesario suministrarle una bebida rehidratante pero nunca infusiones calientes ni muy dulces. También es de gran ayuda mojar sus muñecas con agua, como así también su nuca y/o sus tobillos. No obstante, hay que ajustarse a algunas medidas básicas durante las próximas jornadas, como tomar mucha agua durante todo el día, evitar las comidas abundantes, consumir alimentos frescos como frutas y verduras lavadas con agua segura, evitar el consumo de bebidas alcohólicas o muy dulces y las infusiones calientes. Además se recomienda usar ropa suelta de materiales livianos y colores claros, no realizar ejercicio físico al aire libre en horarios de máximas temperaturas ni en lugares calurosos, protegerse del sol con el uso de sombrero o debajo de una sombrilla y aplicar protector solar con factor 20 en adelante. Por otro lado, en caso de poseer aire acondicionado, nunca programarlo a temperaturas menores a 24°C.


Por su parte, tanto a lactantes como a niños pequeños hay que darles el pecho con más frecuencia, hacerles beber agua fresca y segura, trasladarlos a lugares frescos y ventilados; y ducharlos o mojarles el cuerpo con agua fresca. En el caso de los adultos mayores y personas con enfermedades crónicas es preciso tomar abundante líquido, es especial agua, al menos dos litros al día y de manera frecuente, aun cuando no se sienta sed; evitar salir a la calle en las horas más calurosas del día, de hacerlo, caminar siempre por la sombre; cubrir la cabeza con sombrero o gorra y vestirse con ropa ligera, usar anteojos para protegerse del sol y ducharse todos los días o bien refrescarse con paños húmedos.


Además es importante mantener una buena nutrición: aumentar el consumo de frutas y verduras frescas, entre ambas por lo menos cinco por día; comer cuatro comidas sin saltearse ninguna; evitar el alcohol, las bebidas con cafeína y las comidas calientes; permanecer en la sala más fresca de la casa y pedir ayuda en caso de no sentirse bien por causa del calor, con más razón si aparecen síntomas como dolor de cabeza, dolor abdominal, nauseas, vómitos o mareos, sensación de fatiga, sed intensa, calambres musculares, convulsiones, sudoración que cesa en forma repentina, somnolencia y respiración alterada.  En estos casos siempre acudir al médico con urgencia y en caso de vivir solo, tratar de mantener contacto con alguien cercano ante cualquiera de estas manifestaciones, hasta que alguien llegue a prestar ayuda.


Para obtener mayor información sobre el golpe de calor, sus síntomas y medidas preventivas, ingresar a http://www.ciudadanodiario.com.ar/golpe-de-calor-e-insolacion/



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Insisten en la prevención del golpe de calor

Una ola de calor azota gran parte del país y Mendoza no es ajena a sus consecuencias. Por el eso el Ministerio de Salud insiste en tomar recaudos para evitar situaciones no deseadas. Cualquier persona puede ser víctima de un golpe de calor pero bebés, ancianos y personas con enfermedades crónicas son los más expuestos. Seguir los siguientes consejos es primordial ya que las temperaturas se mantienen cerca delos 40°C y será igual en los próximos días.

La premisa fundamental para evitar esta molestia estival es beber agua en forma continua y abundante. Además hay que permanecer en lugares frescos durante los horarios sofocantes y evitar realizar ejercicio físico con sol intenso. Estos simples cuidados previenen, entre otros problemas, el golpe de calor, la deshidratación y los trastornos gastrointestinales, en particular en bebés y niños, ancianos y personas con enfermedades crónicas. Vale destacar que los ancianos internados en hospitales y geriátricos tienen elevado riesgo de padecerlo.

Hay que tener en cuenta que si una persona siente mareos o se desvanece, hay que acostarla en un lugar fresco ubicado bajo techo. Es necesario suministrarle una bebida rehidratante pero nunca infusiones calientes ni muy dulces. También es de gran ayuda mojar sus muñecas con agua, como así también su nuca y/o sus tobillos. No obstante, hay que ajustarse a algunas medidas básicas durante las próximas jornadas, como tomar mucha agua durante todo el día, evitar las comidas abundantes, consumir alimentos frescos como frutas y verduras lavadas con agua segura, evitar el consumo de bebidas alcohólicas o muy dulces y las infusiones calientes. Además se recomienda usar ropa suelta de materiales livianos y colores claros, no realizar ejercicio físico al aire libre en horarios de máximas temperaturas ni en lugares calurosos, protegerse del sol con el uso de sombrero o debajo de una sombrilla y aplicar protector solar con factor 20 en adelante. Por otro lado, en caso de poseer aire acondicionado, nunca programarlo a temperaturas menores a 24°C.

Por su parte, tanto a lactantes como a niños pequeños hay que darles el pecho con más frecuencia, hacerles beber agua fresca y segura, trasladarlos a lugares frescos y ventilados; y ducharlos o mojarles el cuerpo con agua fresca. En el caso de los adultos mayores y personas con enfermedades crónicas es preciso tomar abundante líquido, es especial agua, al menos dos litros al día y de manera frecuente, aun cuando no se sienta sed; evitar salir a la calle en las horas más calurosas del día, de hacerlo, caminar siempre por la sombre; cubrir la cabeza con sombrero o gorra y vestirse con ropa ligera, usar anteojos para protegerse del sol y ducharse todos los días o bien refrescarse con paños húmedos.

Además es importante mantener una buena nutrición: aumentar el consumo de frutas y verduras frescas, entre ambas por lo menos cinco por día; comer cuatro comidas sin saltearse ninguna; evitar el alcohol, las bebidas con cafeína y las comidas calientes; permanecer en la sala más fresca de la casa y pedir ayuda en caso de no sentirse bien por causa del calor, con más razón si aparecen síntomas como dolor de cabeza, dolor abdominal, nauseas, vómitos o mareos, sensación de fatiga, sed intensa, calambres musculares, convulsiones, sudoración que cesa en forma repentina, somnolencia y respiración alterada.  En estos casos siempre acudir al médico con urgencia y en caso de vivir solo, tratar de mantener contacto con alguien cercano ante cualquiera de estas manifestaciones, hasta que alguien llegue a prestar ayuda.

Para obtener mayor información sobre el golpe de calor, sus síntomas y medidas preventivas, ingresar a http://www.ciudadanodiario.com.ar/golpe-de-calor-e-insolacion/

comentarios

imagen imagen
Login