ciudadanodiario.com.ar
Inmaduros
Cargando...
Por Redacción

Inmaduros



En la última semana se registraron penosos antecedentes de peleas entre compañeros dentro del campo de juego en el fútbol argentino. Primero fue el turno Gastón Montero y Jonathan Páez. Ambos juegan en Morón, equipo que dirige Blas Armando Giunta, quien expresó: “Nunca vi una cosa así”. Es que sus jugadores se pelearon y el árbitro Hernán Mastrangelo tuvo que expulsarlos a ambos.


Casi transformándose en una triste moda, fueron imitados por Claudio Aquino y Rubén Tito Ramírez. Godoy Cruz igualaba en 1 con Newell’s en el Parque de la Independencia, y se jugaban 7 minutos del complemento cuando estos dos protagonistas comenzaron a empujarse y casi se van a las manos; inmediatamente después el experimentado Ramírez pidió el cambio. El entrenador tombino Carlos Mayor hizo caso al pedido del delantero y lo sustituyó por Leandro Fernández.


Hasta aquí los hechos que demuestran la falta de autoridad y conocimiento del vestuario por parte del entrenador. La irresponsabilidad de dos jugadores profesionales que no pensaron en el bien común y el difícil momento futbolístico que atraviesa Godoy Cruz. Clara señal de impotencia la de los protagonistas de este equipo, que es uno cuando ataca y otro cuando defiende.


Adolece de experiencia y jerarquía para mantener los resultados. Le convierten fácilmente y carece de liderazgo. Esta vez la apuesta falló: el equipo perdió cinco, empató en igual cantidad de oportunidades y solamente conoció la victoria en tres oportunidades. Por otro lado, le han hecho 27 goles y ha convertido 21, sólo teniendo en cuenta el torneo local.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Inmaduros

En la última semana se registraron penosos antecedentes de peleas entre compañeros dentro del campo de juego en el fútbol argentino. Primero fue el turno Gastón Montero y Jonathan Páez. Ambos juegan en Morón, equipo que dirige Blas Armando Giunta, quien expresó: “Nunca vi una cosa así”. Es que sus jugadores se pelearon y el árbitro Hernán Mastrangelo tuvo que expulsarlos a ambos.

Casi transformándose en una triste moda, fueron imitados por Claudio Aquino y Rubén Tito Ramírez. Godoy Cruz igualaba en 1 con Newell’s en el Parque de la Independencia, y se jugaban 7 minutos del complemento cuando estos dos protagonistas comenzaron a empujarse y casi se van a las manos; inmediatamente después el experimentado Ramírez pidió el cambio. El entrenador tombino Carlos Mayor hizo caso al pedido del delantero y lo sustituyó por Leandro Fernández.

Hasta aquí los hechos que demuestran la falta de autoridad y conocimiento del vestuario por parte del entrenador. La irresponsabilidad de dos jugadores profesionales que no pensaron en el bien común y el difícil momento futbolístico que atraviesa Godoy Cruz. Clara señal de impotencia la de los protagonistas de este equipo, que es uno cuando ataca y otro cuando defiende.

Adolece de experiencia y jerarquía para mantener los resultados. Le convierten fácilmente y carece de liderazgo. Esta vez la apuesta falló: el equipo perdió cinco, empató en igual cantidad de oportunidades y solamente conoció la victoria en tres oportunidades. Por otro lado, le han hecho 27 goles y ha convertido 21, sólo teniendo en cuenta el torneo local.

comentarios

Login