Cargando...
Por Redacción

Indonesia: Siguen buscando cuerpos luego de la tragedia aérea



Los socorristas seguían este miércoles buscando víctimas entre los escombros de una zona residencial de la ciudad de Medan, en la isla Indonesia de Sumatra, donde un avión militar se estrelló el martes, causando 142 muertos.


El aparato, un Hércules C-130, con 51 años de servicio y 122 personas a bordo, se estrelló poco después de haber despegado de una base militar de Medan, tercera ciudad más poblada de Indonesia con dos millones de habitantes.


Hay 142 muertos, dijo la policía de Medan, ciudad situada en el norte de la isla de Sumatra.


El avión se estrelló contra un hotel y un salón de masajes y quedó prácticamente destruido, salvo las alas, únicas partes intactas que lograban reconocerse entre los escombros. Entre los pasajeros había muchas mujeres y muchos familiares de militares de la base. Por el momento no se sabe cuántos habitantes de la zona residencial murieron en el accidente.


Los cuerpos de las víctimas seguían llegando a la morgue del hospital de Medan, donde continuaban las operaciones de identificación de los cadáveres. Socorristas, policías y militares evacuaban los escombros del lugar, donde se veía el interior calcinado de un edificio destruido por el choque del avión.


La población vivió momentos de pánico cuando el avión volando a ras de tierra se estrelló contra un edificio, contó un testigo. El choque provocó “llamas altas como un edificio de cuatro pisos”, dijo el testigo.


“Todo el mundo gritaba y estaba en pánico”, contó Tumpak Naibaho, un mecánico de 27 años. En el momento del accidente había centenares de personas en esa zona, dijo.


“Pensé que se trataba de un ataque terrorista o algo así. Vi a un hombre con la ropa en llamas. Tenía la cara cubierta de sangre, polvo y cenizas”, contó. “Pasé el miedo de mi vida, pensé que iba a morir”, dijo emocionado.


La catástrofe cuestiona nuevamente la mediocridad de la seguridad aérea en Indonesia. Se trata del sexto accidente mortal de un avión militar en los últimos diez años.


Al día siguiente del drama, el presidente indonesio, Joko Widodo, ordenó una completa revisión del vetusto equipamiento militar de Indonesia. “Ordené al ministro de Defensa y al jefe de las Fuerzas Armadas que procedan a una reorganización profunda de la gestión de los equipamientos militares”, declaró el presidente.


Todavía no se conocen las causas del accidente, pero el jefe de las Fuerzas Armadas había indicado el martes que poco después de despegar el piloto había pedido autorización para retornar a la base, debido, sin duda, a un problema de motor.


Es la segunda vez que Medan vive una catástrofe aérea. En 2005, un avión de la compañía aérea local Mandala Airlines se estrelló poco después de su despegue en una zona muy poblada, causando la muerte de 150 personas.


Ese accidente se había producido en la misma calle -Jalan Jiman Ginting- que el accidente del martes.


En abril, un caza F-16 se incendió en el momento del despegue en una base militar en Yakarta, obligando al piloto a eyectarse en vuelo para salvar la vida.


En diciembre de 2014, un avión de la compañía AirAsia sufrió una avería mientras sobrevolaba el mar de Java con destino a Singapur y se estrelló matando a las 162 personas a bordo.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Indonesia: Siguen buscando cuerpos luego de la tragedia aérea

Los socorristas seguían este miércoles buscando víctimas entre los escombros de una zona residencial de la ciudad de Medan, en la isla Indonesia de Sumatra, donde un avión militar se estrelló el martes, causando 142 muertos.

El aparato, un Hércules C-130, con 51 años de servicio y 122 personas a bordo, se estrelló poco después de haber despegado de una base militar de Medan, tercera ciudad más poblada de Indonesia con dos millones de habitantes.

Hay 142 muertos, dijo la policía de Medan, ciudad situada en el norte de la isla de Sumatra.

El avión se estrelló contra un hotel y un salón de masajes y quedó prácticamente destruido, salvo las alas, únicas partes intactas que lograban reconocerse entre los escombros. Entre los pasajeros había muchas mujeres y muchos familiares de militares de la base. Por el momento no se sabe cuántos habitantes de la zona residencial murieron en el accidente.

Los cuerpos de las víctimas seguían llegando a la morgue del hospital de Medan, donde continuaban las operaciones de identificación de los cadáveres. Socorristas, policías y militares evacuaban los escombros del lugar, donde se veía el interior calcinado de un edificio destruido por el choque del avión.

La población vivió momentos de pánico cuando el avión volando a ras de tierra se estrelló contra un edificio, contó un testigo. El choque provocó “llamas altas como un edificio de cuatro pisos”, dijo el testigo.

“Todo el mundo gritaba y estaba en pánico”, contó Tumpak Naibaho, un mecánico de 27 años. En el momento del accidente había centenares de personas en esa zona, dijo.

“Pensé que se trataba de un ataque terrorista o algo así. Vi a un hombre con la ropa en llamas. Tenía la cara cubierta de sangre, polvo y cenizas”, contó. “Pasé el miedo de mi vida, pensé que iba a morir”, dijo emocionado.

La catástrofe cuestiona nuevamente la mediocridad de la seguridad aérea en Indonesia. Se trata del sexto accidente mortal de un avión militar en los últimos diez años.

Al día siguiente del drama, el presidente indonesio, Joko Widodo, ordenó una completa revisión del vetusto equipamiento militar de Indonesia. “Ordené al ministro de Defensa y al jefe de las Fuerzas Armadas que procedan a una reorganización profunda de la gestión de los equipamientos militares”, declaró el presidente.

Todavía no se conocen las causas del accidente, pero el jefe de las Fuerzas Armadas había indicado el martes que poco después de despegar el piloto había pedido autorización para retornar a la base, debido, sin duda, a un problema de motor.

Es la segunda vez que Medan vive una catástrofe aérea. En 2005, un avión de la compañía aérea local Mandala Airlines se estrelló poco después de su despegue en una zona muy poblada, causando la muerte de 150 personas.

Ese accidente se había producido en la misma calle -Jalan Jiman Ginting- que el accidente del martes.

En abril, un caza F-16 se incendió en el momento del despegue en una base militar en Yakarta, obligando al piloto a eyectarse en vuelo para salvar la vida.

En diciembre de 2014, un avión de la compañía AirAsia sufrió una avería mientras sobrevolaba el mar de Java con destino a Singapur y se estrelló matando a las 162 personas a bordo.

comentarios

imagen imagen
Login