Cargando...
Por Redacción

Sorpresa en Avellaneda



La fresca noche de Avellaneda arrojó el último espectáculo de ida, correspondiente a los cuartos de final de la Copa Sudamericana. Bajo el clima festivo que se observó en las tribunas, Independiente mostró una actitud agresiva desde los primeros movimientos. Con las proyecciones de Nicolás Tagliafico y Gustavo Toledo el Rojo empleó todo el ancho de la cancha para lastimar a Santa Fe.


Si bien el equipo colombiano también expuso su jerarquía mediante las intervenciones de Luis Seijas, el Diablo generó la ocasión más clara a través de una pelota parda. El laboratorio de Mauricio Pellegrino le dio la chance a Diego Vera de abrir el marcador, pero un rebote defensivo evitó la conquista del ex Estudiantes.


Además, a los 24 minutos una polémica decisión de Wilton Sampaio, en la que interpretó una supuesta infracción de Yerry Mina sobre Lucero, le dejó el festejo servido al dueño de casa con un penal. Sin embargo, desde los doce pasos Diego Rodríguez no pudo con Robinson Zapata, y el cafetero se quedó con el duelo de arqueros.


El Ruso se reivindicó después de una pésima salida de Jorge Ortiz. El Marciano cometió un error no forzado en una posición incómoda y Wilson Morelo sacudió de media distancia. La notable maniobra del golero tuvo la misma validez que un gol, y la justicia se hizo presente en la paridad con la que terminó el primer tiempo.


En el complemento Independiente careció de ideas ofensivas y la visita se acomodó en el terreno gracias a las limitaciones de su rival. Un centro del punzante volante venezolano y un anticipo de Leyvin Balanta volvieron a exigir a Rodriguez, quien se lució con un manotazo salvador para que el dueño de casa siga con vida.


Los ingresos de Pisano y Aquino no variaron la esencia del ataque local, por lo que el combinado de Gerardo Pelusso le fue perdiendo el respeto a su rival. Así, una proyección de Balanta por el sector izquierdo, volvió a exponer al Ruso con un remate que silenció al Libertadores de América. Cuando todos se esperaban un centro hacia atrás, el ex América de Cali buscó el primer palo para que el arquero redondee una noche olvidable. Con el 1 a 0 se empezó a definir la serie que se resolverá la próxima semana en territorio ajeno. Los argentinos necesitarán de una hazaña para quedarse con el boleto a la semifinal de la competición continental. Su destino no parece ser el más deseado.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Sorpresa en Avellaneda

La fresca noche de Avellaneda arrojó el último espectáculo de ida, correspondiente a los cuartos de final de la Copa Sudamericana. Bajo el clima festivo que se observó en las tribunas, Independiente mostró una actitud agresiva desde los primeros movimientos. Con las proyecciones de Nicolás Tagliafico y Gustavo Toledo el Rojo empleó todo el ancho de la cancha para lastimar a Santa Fe.

Si bien el equipo colombiano también expuso su jerarquía mediante las intervenciones de Luis Seijas, el Diablo generó la ocasión más clara a través de una pelota parda. El laboratorio de Mauricio Pellegrino le dio la chance a Diego Vera de abrir el marcador, pero un rebote defensivo evitó la conquista del ex Estudiantes.

Además, a los 24 minutos una polémica decisión de Wilton Sampaio, en la que interpretó una supuesta infracción de Yerry Mina sobre Lucero, le dejó el festejo servido al dueño de casa con un penal. Sin embargo, desde los doce pasos Diego Rodríguez no pudo con Robinson Zapata, y el cafetero se quedó con el duelo de arqueros.

El Ruso se reivindicó después de una pésima salida de Jorge Ortiz. El Marciano cometió un error no forzado en una posición incómoda y Wilson Morelo sacudió de media distancia. La notable maniobra del golero tuvo la misma validez que un gol, y la justicia se hizo presente en la paridad con la que terminó el primer tiempo.

En el complemento Independiente careció de ideas ofensivas y la visita se acomodó en el terreno gracias a las limitaciones de su rival. Un centro del punzante volante venezolano y un anticipo de Leyvin Balanta volvieron a exigir a Rodriguez, quien se lució con un manotazo salvador para que el dueño de casa siga con vida.

Los ingresos de Pisano y Aquino no variaron la esencia del ataque local, por lo que el combinado de Gerardo Pelusso le fue perdiendo el respeto a su rival. Así, una proyección de Balanta por el sector izquierdo, volvió a exponer al Ruso con un remate que silenció al Libertadores de América. Cuando todos se esperaban un centro hacia atrás, el ex América de Cali buscó el primer palo para que el arquero redondee una noche olvidable. Con el 1 a 0 se empezó a definir la serie que se resolverá la próxima semana en territorio ajeno. Los argentinos necesitarán de una hazaña para quedarse con el boleto a la semifinal de la competición continental. Su destino no parece ser el más deseado.

comentarios

imagen imagen
Login