Cargando...
Por Redacción

Huracán empató con Defensor Sporting y clasificó a la semifinal



La húmeda noche uruguaya entregó al primer semifinalista de la Copa Sudamericana. Cerca de 15.000 personas fueron testigo del partido que protagonizaron Huracán y Defensor Sportingen el Luis Franzini de Montevideo.


Como en la ida, el equipo de Eduardo Domínguez se impuso por la mínima diferencia, el dueño de casa fue el que tomó las iniciativas en la revancha. Sin embargo, antes de llegar al primer cuarto de hora el Globo creó la ocasión más clara para abrir el marcador. Un pase entre líneas de Patricio Toranzo, una descarga de Ramón Ábila y una definición desviada de Daniel Montenegro pusieron en jaque a la zona defendida por Martín Campaña. Si el Rolfi hubiese terminado la jugada con mayor precisión, los porteños hubieran festejado el tanto de la tranquilidad.


Además, las incursiones ofensivas de Cristian Espinoza y la potencia de Wanchope volvieron a despertar suspiros. Tanto el juvenil con pasado en el Sub-20, como el delantero cordobés, desordenaron a una defensa que mostraba algunas desinteligencias. El tiro del ex Instituto al travesaño fue el ejemplo más claro de la superioridad quemera.


Recién a los 40 minutos el elenco Violeta exigió a Marcos Díaz. Un preciso centro de BrianLozano a las espaldas de los centrales, y un cabezazo de Maximiliano Gómez hicieron lucir al arquero con una maniobra extraordinaria. Fue la única chance que tuvo la entidad charrúa en la primera etapa.


Cuando se reanudó el juego Defensor Sporting presentó una actitud más agresiva. El temor por la eliminación llevó el duelo al campo de Huracán. Si bien el local no mostraba grandes ideas, ni asociaciones peligrosas, los pelotazos Felipe Rodríguez en búsqueda de la conquista aérea mantenían en jaque al Globo.


Antes de lograr la clasificación, la polémica acción en la que todos los uruguayos reclamaron un supuesto penal de Marcos Díaz a Santiago Barboza aportó una cuota de suspenso al desenlace del espectáculo. Una situación similar a la que vivió Ábila con Lozano. Como el ecuatoriano Roddy Zambrano ignoró las dos infracciones, el 0 a 0 depositó a la institución porteña entre los mejores cuatro del certamen.


Naturalmente, la hazaña argentina todavía puede tener mayor valor: si Independiente queda eliminado el jueves con Santa Fe de Colombia, ese resultado depositaría al combinado deParque Patricios en la próxima edición de la Copa Libertadores.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Huracán empató con Defensor Sporting y clasificó a la semifinal

La húmeda noche uruguaya entregó al primer semifinalista de la Copa Sudamericana. Cerca de 15.000 personas fueron testigo del partido que protagonizaron Huracán y Defensor Sportingen el Luis Franzini de Montevideo.

Como en la ida, el equipo de Eduardo Domínguez se impuso por la mínima diferencia, el dueño de casa fue el que tomó las iniciativas en la revancha. Sin embargo, antes de llegar al primer cuarto de hora el Globo creó la ocasión más clara para abrir el marcador. Un pase entre líneas de Patricio Toranzo, una descarga de Ramón Ábila y una definición desviada de Daniel Montenegro pusieron en jaque a la zona defendida por Martín Campaña. Si el Rolfi hubiese terminado la jugada con mayor precisión, los porteños hubieran festejado el tanto de la tranquilidad.

Además, las incursiones ofensivas de Cristian Espinoza y la potencia de Wanchope volvieron a despertar suspiros. Tanto el juvenil con pasado en el Sub-20, como el delantero cordobés, desordenaron a una defensa que mostraba algunas desinteligencias. El tiro del ex Instituto al travesaño fue el ejemplo más claro de la superioridad quemera.

Recién a los 40 minutos el elenco Violeta exigió a Marcos Díaz. Un preciso centro de BrianLozano a las espaldas de los centrales, y un cabezazo de Maximiliano Gómez hicieron lucir al arquero con una maniobra extraordinaria. Fue la única chance que tuvo la entidad charrúa en la primera etapa.

Cuando se reanudó el juego Defensor Sporting presentó una actitud más agresiva. El temor por la eliminación llevó el duelo al campo de Huracán. Si bien el local no mostraba grandes ideas, ni asociaciones peligrosas, los pelotazos Felipe Rodríguez en búsqueda de la conquista aérea mantenían en jaque al Globo.

Antes de lograr la clasificación, la polémica acción en la que todos los uruguayos reclamaron un supuesto penal de Marcos Díaz a Santiago Barboza aportó una cuota de suspenso al desenlace del espectáculo. Una situación similar a la que vivió Ábila con Lozano. Como el ecuatoriano Roddy Zambrano ignoró las dos infracciones, el 0 a 0 depositó a la institución porteña entre los mejores cuatro del certamen.

Naturalmente, la hazaña argentina todavía puede tener mayor valor: si Independiente queda eliminado el jueves con Santa Fe de Colombia, ese resultado depositaría al combinado deParque Patricios en la próxima edición de la Copa Libertadores.

comentarios

imagen imagen
Login