Cargando...
Por Redacción

Hélice de un avión casi decapita a una pasajera



Durante el fin de semana, el avión de cabotaje de Air Canada que volaba desde Calgary hasta Grande Prairie rompió el tren de aterrizaje durante el despegue. Lo que fue sólo un susto para los pasajeros, a Christina Kurylo casi le cuesta la vida. Según la información, el Q-400 de Jazz Aviation, subsidiaria de cabotaje de Air Canada, cayó sobre el lado derecho tras romperse el tren de aterrizaje. El impacto contra el piso rompió una de las cinco aspas de la hélice del motor, que se disparó hacia un lado atravesando la pared del avión.

Las imágenes de la televisión de Canadá muestran con claridad cómo el hierro se incrustó en la cabina. En el interior estaba sentada Kurylo, quien sobrevivió de milagro al impacto. “Soy muy afortunada, porque podría haber muerto”, dijo la mujer a la cadena Global News desde el hospital al que fue trasladada.

Melissa Menard, una amiga de Kurylo que viajaba en el mismo vuelo, contó que el golpe fue muy duro. “Tenía unenorme bulto en cabeza y un montón de magulladuras y arañazos’, dijo.

Los 67 pasajeros restantes y cuatro miembros de la tripulación que viajaban en el avión fueron evacuados enseguida, sin que se produjeran heridos.

Funcionarios de la aerolínea investigan ahora el turbohélice bimotor Q400 por el accidente, aunque no descartan que podría estar de vuelta en servicio en pocos meses.

comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Hélice de un avión casi decapita a una pasajera

Durante el fin de semana, el avión de cabotaje de Air Canada que volaba desde Calgary hasta Grande Prairie rompió el tren de aterrizaje durante el despegue. Lo que fue sólo un susto para los pasajeros, a Christina Kurylo casi le cuesta la vida. Según la información, el Q-400 de Jazz Aviation, subsidiaria de cabotaje de Air Canada, cayó sobre el lado derecho tras romperse el tren de aterrizaje. El impacto contra el piso rompió una de las cinco aspas de la hélice del motor, que se disparó hacia un lado atravesando la pared del avión.
Las imágenes de la televisión de Canadá muestran con claridad cómo el hierro se incrustó en la cabina. En el interior estaba sentada Kurylo, quien sobrevivió de milagro al impacto. “Soy muy afortunada, porque podría haber muerto”, dijo la mujer a la cadena Global News desde el hospital al que fue trasladada.
Melissa Menard, una amiga de Kurylo que viajaba en el mismo vuelo, contó que el golpe fue muy duro. “Tenía unenorme bulto en cabeza y un montón de magulladuras y arañazos’, dijo.
Los 67 pasajeros restantes y cuatro miembros de la tripulación que viajaban en el avión fueron evacuados enseguida, sin que se produjeran heridos.
Funcionarios de la aerolínea investigan ahora el turbohélice bimotor Q400 por el accidente, aunque no descartan que podría estar de vuelta en servicio en pocos meses.

comentarios

imagen imagen
Login