ciudadanodiario.com.ar
Hay 270 robos al mes en comercios del Gran Mendoza
Cargando...
Por Redacción

Hay 270 robos al mes en comercios del Gran Mendoza



Unos 270 comercios son asaltados o robados –en promedio– por mes, sólo en el Gran Mendoza. La modalidad delictiva va en constante aumento desde 2010 y desde ese año a la fecha, la cantidad de casos se incrementó en un 21%. En relación a las víctimas, durante los últimos años no sólo se atacan locales, sino también vendedores ambulantes con puestos en la vía pública.


Los números no mienten

Los datos fueron aportados por la Federación de Cámaras y Centros Comerciales, para lo que se tomaron en cuenta todas las denuncias policiales asentadas en fiscalías del Gran Mendoza.

Al analizar las cifras se visualiza un incremento de casos de robos, en contraste con el mismo período del año pasado. “Estamos viendo que hay un 4% más de hechos delictivos en los comercios. Por eso, como siempre hacemos, realizamos reuniones con autoridades gubernamentales y policiales de las distintas zonas para llevar adelante medidas preventivas que desalienten la presencia de grupos delictivos”, explicó Rubén Manusovich, titular de la entidad mencionada, quien agregó: “Se debe destacar que estamos observando una tendencia que tiene a comerciantes que trabajan en el mercado informal como nuevo blanco de los delitos. Me refiero a puesteros que venden productos en las veredas o alrededores de los centros comerciales del país”.


Nuevas modalidades

De acuerdo a las formas de robar en un comercio con atención al público, el informe indica que “hay una mudanza de hechos, que antes ocurrían en comercios tradicionales y ahora se registran mediante la técnica del mecherismo o pungueo”.

Los más afectados por esta modalidad son los locales de ropa y minimercados. La técnica es muy simple, y para llevarla a cabo precisa de varias personas. Por ejemplo, tres individuos entran por separado al local, uno de los cuales se encarga de vigilar la puerta y dar señales en caso de que alguien más quiera ingresar al lugar. Otro, por su parte, se toma la tarea de ‘entretener’ a los empleados haciéndose pasar por cliente mientras el tercero roba que, por lo general, lleva un bolso en el que vuelca la mercadería sustraída. Luego se van, impunemente.


Apuntados

Otro dato preocupante, en relación a la violencia en locales comerciales, indica que el 95% del total de robos perpetrados en ellos se produce a mano armada.

“El mejor método para infundir miedo en una persona es mostrar un arma y, lamentablemente, la mayoría de estos robos que toman por sorpresa a los empleados, clientes y encargados se apoyan en la ‘seguridad’ que brinda un arma de fuego a la tarea de que todas estas víctimas hagan lo que se les dice”, comentó a El Ciudadano Osvaldo Cárdenas, policía retirado y especialista en Seguridad Pública.

En relación directa al fenómeno, vale la pena destacar otro dato: la mayoría de las personas procesadas penalmente en Mendoza lo fueron a raíz de poseer un arma de fuego fuera de los límites de la legalidad.


Robos a los ambulantes

Unos de los sectores más golpeados por esta nueva ola de inseguridad son los vendedores ambulantes. Estos humildes trabajadores, por primera vez, son el blanco predilecto de aquellos que eligen robar para no trabajar.

La situación dramática en este punto radica en la imposibilidad que tienen estos pequeños comerciantes, que al no tener un espacio físico (domicilio real de actividad), la denuncia nunca puede ser enmarcada como un crimen penal, sino civil. En consecuencia, todos estos casos, por lo general, son desestimados y nunca investigados por la Policía.

“Lamentablemente, nos resulta imposible verificar la cifra de hechos que padecen los comerciantes que operan en el mercado informal, porque las denuncias no pueden ser procesadas y entonces no hay registros. Sin embargo, en las reuniones surge la preocupación por el robo hormiga que padecen en los puestos”, señala Manusovich.

Mientras tanto, en la Argentina se producen casi 4.600 robos a comercios de cualquier tipo. Esta cifra, recogida por la Federación de los comerciantes, es la peor desde el 2001, cuando se registraba un promedio de 5.200 casos mensuales en todo el país./ Orlando Tirapu


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Hay 270 robos al mes en comercios del Gran Mendoza

Unos 270 comercios son asaltados o robados –en promedio– por mes, sólo en el Gran Mendoza. La modalidad delictiva va en constante aumento desde 2010 y desde ese año a la fecha, la cantidad de casos se incrementó en un 21%. En relación a las víctimas, durante los últimos años no sólo se atacan locales, sino también vendedores ambulantes con puestos en la vía pública.

Los números no mienten
Los datos fueron aportados por la Federación de Cámaras y Centros Comerciales, para lo que se tomaron en cuenta todas las denuncias policiales asentadas en fiscalías del Gran Mendoza.
Al analizar las cifras se visualiza un incremento de casos de robos, en contraste con el mismo período del año pasado. “Estamos viendo que hay un 4% más de hechos delictivos en los comercios. Por eso, como siempre hacemos, realizamos reuniones con autoridades gubernamentales y policiales de las distintas zonas para llevar adelante medidas preventivas que desalienten la presencia de grupos delictivos”, explicó Rubén Manusovich, titular de la entidad mencionada, quien agregó: “Se debe destacar que estamos observando una tendencia que tiene a comerciantes que trabajan en el mercado informal como nuevo blanco de los delitos. Me refiero a puesteros que venden productos en las veredas o alrededores de los centros comerciales del país”.

Nuevas modalidades
De acuerdo a las formas de robar en un comercio con atención al público, el informe indica que “hay una mudanza de hechos, que antes ocurrían en comercios tradicionales y ahora se registran mediante la técnica del mecherismo o pungueo”.
Los más afectados por esta modalidad son los locales de ropa y minimercados. La técnica es muy simple, y para llevarla a cabo precisa de varias personas. Por ejemplo, tres individuos entran por separado al local, uno de los cuales se encarga de vigilar la puerta y dar señales en caso de que alguien más quiera ingresar al lugar. Otro, por su parte, se toma la tarea de ‘entretener’ a los empleados haciéndose pasar por cliente mientras el tercero roba que, por lo general, lleva un bolso en el que vuelca la mercadería sustraída. Luego se van, impunemente.

Apuntados
Otro dato preocupante, en relación a la violencia en locales comerciales, indica que el 95% del total de robos perpetrados en ellos se produce a mano armada.
“El mejor método para infundir miedo en una persona es mostrar un arma y, lamentablemente, la mayoría de estos robos que toman por sorpresa a los empleados, clientes y encargados se apoyan en la ‘seguridad’ que brinda un arma de fuego a la tarea de que todas estas víctimas hagan lo que se les dice”, comentó a El Ciudadano Osvaldo Cárdenas, policía retirado y especialista en Seguridad Pública.
En relación directa al fenómeno, vale la pena destacar otro dato: la mayoría de las personas procesadas penalmente en Mendoza lo fueron a raíz de poseer un arma de fuego fuera de los límites de la legalidad.

Robos a los ambulantes
Unos de los sectores más golpeados por esta nueva ola de inseguridad son los vendedores ambulantes. Estos humildes trabajadores, por primera vez, son el blanco predilecto de aquellos que eligen robar para no trabajar.
La situación dramática en este punto radica en la imposibilidad que tienen estos pequeños comerciantes, que al no tener un espacio físico (domicilio real de actividad), la denuncia nunca puede ser enmarcada como un crimen penal, sino civil. En consecuencia, todos estos casos, por lo general, son desestimados y nunca investigados por la Policía.
“Lamentablemente, nos resulta imposible verificar la cifra de hechos que padecen los comerciantes que operan en el mercado informal, porque las denuncias no pueden ser procesadas y entonces no hay registros. Sin embargo, en las reuniones surge la preocupación por el robo hormiga que padecen en los puestos”, señala Manusovich.
Mientras tanto, en la Argentina se producen casi 4.600 robos a comercios de cualquier tipo. Esta cifra, recogida por la Federación de los comerciantes, es la peor desde el 2001, cuando se registraba un promedio de 5.200 casos mensuales en todo el país./ Orlando Tirapu

comentarios

Login