Cargando...
Por Redacción

Hasta que el juez nos separe



Desde que se sancionó la Ley 23.515 de Divorcio Vincular en 1987, nunca se habían presentado tantos pedidos de nulidad matrimonial como la última década, durante la cual hubo más de medio millón de divorcios, lo que representa, sin lugar a dudas, una crisis de valores y desacuerdos que golpea duramente a la familia como institución.


En lo que respecta a la provincia, según los últimos revelamientos del Poder Judicial de Mendoza, hay anualmente un divorcio cada dos casamientos y esta es una variable que persiste desde hace poco más de 10 años. Por ejemplo, en el 2010, 5.892 parejas contrajeron matrimonio y se divorciaron 2.879, lo que representa más del 48%, mientras que en el año siguiente 5.421 llegaron al altar, de las cuales 3.102 pidieron la separación legal.


Según estadísticas judiciales, en Mendoza el 46% de las parejas que se divorciaron durante 2010 llevaban menos de diez años juntos y el 34%, menos de seis. O sea, que el amor, para la mayoría, dura entre 6 y 10 años. Para hacernos una idea general de la magnitud del fenómeno, pensemos que a nivel nacional, en los años 80, se producían 114 divorcios diarios, mientras en la década del 90 pasaron a ser 87 por día. En cambio, entre 2004 y 2014, hubo a razón de 182 divorcios diarios.


Decisiones compartidas

En el 2013, la jueza de Familia María Virginia Bertoldi realizó un estudio en el que relevaron 5.500 casos aislados tomados de las 23 provincias. En el mismo se destacó que el 43,7% de las personas que se divorcian tiene entre 36 y 47 años de edad y en el 78% de estos casos, las parejas no llevaban más de diez años casadas.


Además, del mismo informe se desprende que, como en el matrimonio, el divorcio es “de a dos”, ya que el 90% de las rupturas matrimoniales se hace por presentación conjunta de la pareja. Sin embargo, Bertoldi también afirma que a pesar de que los dos firman juntos, en el 65% de los casos es la mujer la que impulsa la determinación de la separación definitiva.


Entre las principales causas que llevan al divorcio, se indicó que el 43% acusa a su cónyuge por injurias graves, el 36% por abandono de hogar y tan sólo el 13% por adulterio. Asimismo, se señaló que en el 93% de los casos la tenencia de los hijos queda para la madre y que 12 años es el promedio nacional de duración de los matrimonios.


Los casamientos, en baja en Mendoza

Pero no sólo aumentaron los divorcios en Mendoza con el paso de los años, sino que también disminuyeron las uniones de pareja formalizadas legalmente, incluso con la reciente incorporación del casamiento entre personas del mismo sexo. Al respecto, desde el Poder Judicial aseguran que “cada vez la gente se casa menos y elige la soltería o el concubinato informal”.


Un dato que refleja esta realidad es el siguiente: durante el año 2000 dieron el sí en el Registro Civil 7.884 parejas en la provincia y trece años después el número bajó a 5.292.


Pero el Gobierno no analiza el impacto social de las mismas. “Los tomamos netamente como trámites registrales”, reconoció Olga Videla, titular del Registro Civil. “Sí notamos que hay cada vez menos solicitudes de matrimonio, pero no hacemos un análisis social de la situación. Tenemos mucho trabajo , eso no está contemplado”, agrega Videla


Mejor sigo casado

Cuando se termina el amor, muchas son las cosas que deben tenerse en cuenta antes de decidir dar un portazo o seguir cada uno su camino. Y una de las principales variables a la hora de tomar esta decisión es el tema económico. En este sentido, hay que tener en cuenta la situación en la que la pareja se encuentre en relación a hijos, bienes familiares, bienes gananciales, etcétera.


Al hablar de sus honorarios, la abogada Ana Rosenfeld indica los diferentes “combos” de separación: “Sin hijos/sin bienes, por $5 mil se divorcia; con bienes (por ejemplo, una casa de 200 mil dólares, dos autos y un terrenito en Potrerillos) y con hijos, tiene un valor de entre 4 y 6 mil dólares, y si hay una casa en barrio Palmares o un departamento en Buenos Aires, se puede cobrar hasta el 12% de lo que le corresponde a la mujer”.


Por otras parte, “si el divorcio es de común acuerdo, los honorarios de los abogados son menores, porque el trabajo es menor. “Ahora, si es contradictorio y el trabajo del abogado es fundamental para que salga la sentencia, la ley autoriza a cobrar entre el 9% y el 13% de los bienes a recuperar”, explicaron.


Un tema importante a tener en cuenta es que para la división de bienes no importa si hay culpables. Siempre es 50 y 50. “Si al hombre lo encuentran teniendo sexo con tres mujeres en un hotel y además se descubre que tiene hijos extramatrimoniales, de todos modos le tiene que dar sólo la mitad a la mujer”, ejemplifica el abogado Mauricio D’Alessandro./ Orlando Tirapu


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Hasta que el juez nos separe

Desde que se sancionó la Ley 23.515 de Divorcio Vincular en 1987, nunca se habían presentado tantos pedidos de nulidad matrimonial como la última década, durante la cual hubo más de medio millón de divorcios, lo que representa, sin lugar a dudas, una crisis de valores y desacuerdos que golpea duramente a la familia como institución.

En lo que respecta a la provincia, según los últimos revelamientos del Poder Judicial de Mendoza, hay anualmente un divorcio cada dos casamientos y esta es una variable que persiste desde hace poco más de 10 años. Por ejemplo, en el 2010, 5.892 parejas contrajeron matrimonio y se divorciaron 2.879, lo que representa más del 48%, mientras que en el año siguiente 5.421 llegaron al altar, de las cuales 3.102 pidieron la separación legal.

Según estadísticas judiciales, en Mendoza el 46% de las parejas que se divorciaron durante 2010 llevaban menos de diez años juntos y el 34%, menos de seis. O sea, que el amor, para la mayoría, dura entre 6 y 10 años. Para hacernos una idea general de la magnitud del fenómeno, pensemos que a nivel nacional, en los años 80, se producían 114 divorcios diarios, mientras en la década del 90 pasaron a ser 87 por día. En cambio, entre 2004 y 2014, hubo a razón de 182 divorcios diarios.

Decisiones compartidas
En el 2013, la jueza de Familia María Virginia Bertoldi realizó un estudio en el que relevaron 5.500 casos aislados tomados de las 23 provincias. En el mismo se destacó que el 43,7% de las personas que se divorcian tiene entre 36 y 47 años de edad y en el 78% de estos casos, las parejas no llevaban más de diez años casadas.

Además, del mismo informe se desprende que, como en el matrimonio, el divorcio es “de a dos”, ya que el 90% de las rupturas matrimoniales se hace por presentación conjunta de la pareja. Sin embargo, Bertoldi también afirma que a pesar de que los dos firman juntos, en el 65% de los casos es la mujer la que impulsa la determinación de la separación definitiva.

Entre las principales causas que llevan al divorcio, se indicó que el 43% acusa a su cónyuge por injurias graves, el 36% por abandono de hogar y tan sólo el 13% por adulterio. Asimismo, se señaló que en el 93% de los casos la tenencia de los hijos queda para la madre y que 12 años es el promedio nacional de duración de los matrimonios.

Los casamientos, en baja en Mendoza
Pero no sólo aumentaron los divorcios en Mendoza con el paso de los años, sino que también disminuyeron las uniones de pareja formalizadas legalmente, incluso con la reciente incorporación del casamiento entre personas del mismo sexo. Al respecto, desde el Poder Judicial aseguran que “cada vez la gente se casa menos y elige la soltería o el concubinato informal”.

Un dato que refleja esta realidad es el siguiente: durante el año 2000 dieron el sí en el Registro Civil 7.884 parejas en la provincia y trece años después el número bajó a 5.292.

Pero el Gobierno no analiza el impacto social de las mismas. “Los tomamos netamente como trámites registrales”, reconoció Olga Videla, titular del Registro Civil. “Sí notamos que hay cada vez menos solicitudes de matrimonio, pero no hacemos un análisis social de la situación. Tenemos mucho trabajo , eso no está contemplado”, agrega Videla

Mejor sigo casado
Cuando se termina el amor, muchas son las cosas que deben tenerse en cuenta antes de decidir dar un portazo o seguir cada uno su camino. Y una de las principales variables a la hora de tomar esta decisión es el tema económico. En este sentido, hay que tener en cuenta la situación en la que la pareja se encuentre en relación a hijos, bienes familiares, bienes gananciales, etcétera.

Al hablar de sus honorarios, la abogada Ana Rosenfeld indica los diferentes “combos” de separación: “Sin hijos/sin bienes, por $5 mil se divorcia; con bienes (por ejemplo, una casa de 200 mil dólares, dos autos y un terrenito en Potrerillos) y con hijos, tiene un valor de entre 4 y 6 mil dólares, y si hay una casa en barrio Palmares o un departamento en Buenos Aires, se puede cobrar hasta el 12% de lo que le corresponde a la mujer”.

Por otras parte, “si el divorcio es de común acuerdo, los honorarios de los abogados son menores, porque el trabajo es menor. “Ahora, si es contradictorio y el trabajo del abogado es fundamental para que salga la sentencia, la ley autoriza a cobrar entre el 9% y el 13% de los bienes a recuperar”, explicaron.

Un tema importante a tener en cuenta es que para la división de bienes no importa si hay culpables. Siempre es 50 y 50. “Si al hombre lo encuentran teniendo sexo con tres mujeres en un hotel y además se descubre que tiene hijos extramatrimoniales, de todos modos le tiene que dar sólo la mitad a la mujer”, ejemplifica el abogado Mauricio D’Alessandro./ Orlando Tirapu

comentarios

imagen imagen
Login