ciudadanodiario.com.ar
Hamas no quiere desarmarse y retrasa la paz
Cargando...
Por Redacción

Hamas no quiere desarmarse y retrasa la paz



Las perspectivas de un cese del fuego durable en Gaza entre israelíes y palestinos fueron desestabilizadas este viernes luego de que el líder de Hamas rechazara las peticiones israelíes de desarme del grupo palestino. “Las armas de la resistencia son sagradas. No aceptaremos que estén en la agenda”, declaró Meshaal en referencia a las negociaciones previstas para el acuerdo de cese el fuego instaurado el martes y en las que se busca un compromiso durable entre beligerantes con exigencias diametralmente opuestas.


La desmilitarización de la franja de Gaza es un imperativo para Israel. Es “la única vía hacia la paz”, sostiene el sitio web del ministerio de Relaciones exteriores, que cita al jefe de la diplomacia Avigdor Lieberman. Este asunto hace parte de los temas en discordia que complicaron los esfuerzos durante varias semanas de negociaciones bajo auspicio egipcio para lograr el cese de las hostilidades entre el ejército israelí y el Hamas, que controla el enclave palestino.


Luego de varias treguas unilaterales o bilaterales abortadas, ambos bandos terminaron por llegar a un acuerdo sobre el cese del fuego ilimitado, poniendo fin a 50 días de guerra durante los cuales hubo 2.140 muertos del lado palestino y 71 del lado israelí.


Nadie puede desarmar al Hamas


El acuerdo de cese del fuego no se hizo público. Nuevas negociaciones deben celebrarse en un plazo de un mes, con el objetivo de llegar a un acuerdo para que las armas no vuelvan a escucharse en unos meses en un territorio que ha experimentado tres guerras en seis años.


Las negociaciones abordarán temas más difíciles, como la desmilitarización de Gaza, la reapertura del aeropuerto del territorio o la liberación de decenas de presos políticos, reivindicaciones solicitadas por los palestinos. Meshaal, jefe del Hamas que vive en exilio en Catar, trazó sus líneas rojas. El derecho a las armas “no puede ser objeto de regateos o negociaciones. Nadie puede desarmar al Hamas y su resistencia”, dijo este jueves por la noche en una conferencia de prensa.

“Está completamente claro que ni los israelíes ni los palestinos conocerán la paz y la seguridad si el Hamas no es desarmado”, respondió el ministerio israelí de Relaciones exteriores israelí, citando a Lieberman, “halcón” del gobierno de Benjamin Netanyahu.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Hamas no quiere desarmarse y retrasa la paz

Las perspectivas de un cese del fuego durable en Gaza entre israelíes y palestinos fueron desestabilizadas este viernes luego de que el líder de Hamas rechazara las peticiones israelíes de desarme del grupo palestino. “Las armas de la resistencia son sagradas. No aceptaremos que estén en la agenda”, declaró Meshaal en referencia a las negociaciones previstas para el acuerdo de cese el fuego instaurado el martes y en las que se busca un compromiso durable entre beligerantes con exigencias diametralmente opuestas.

La desmilitarización de la franja de Gaza es un imperativo para Israel. Es “la única vía hacia la paz”, sostiene el sitio web del ministerio de Relaciones exteriores, que cita al jefe de la diplomacia Avigdor Lieberman. Este asunto hace parte de los temas en discordia que complicaron los esfuerzos durante varias semanas de negociaciones bajo auspicio egipcio para lograr el cese de las hostilidades entre el ejército israelí y el Hamas, que controla el enclave palestino.

Luego de varias treguas unilaterales o bilaterales abortadas, ambos bandos terminaron por llegar a un acuerdo sobre el cese del fuego ilimitado, poniendo fin a 50 días de guerra durante los cuales hubo 2.140 muertos del lado palestino y 71 del lado israelí.

Nadie puede desarmar al Hamas

El acuerdo de cese del fuego no se hizo público. Nuevas negociaciones deben celebrarse en un plazo de un mes, con el objetivo de llegar a un acuerdo para que las armas no vuelvan a escucharse en unos meses en un territorio que ha experimentado tres guerras en seis años.

Las negociaciones abordarán temas más difíciles, como la desmilitarización de Gaza, la reapertura del aeropuerto del territorio o la liberación de decenas de presos políticos, reivindicaciones solicitadas por los palestinos. Meshaal, jefe del Hamas que vive en exilio en Catar, trazó sus líneas rojas. El derecho a las armas “no puede ser objeto de regateos o negociaciones. Nadie puede desarmar al Hamas y su resistencia”, dijo este jueves por la noche en una conferencia de prensa.
“Está completamente claro que ni los israelíes ni los palestinos conocerán la paz y la seguridad si el Hamas no es desarmado”, respondió el ministerio israelí de Relaciones exteriores israelí, citando a Lieberman, “halcón” del gobierno de Benjamin Netanyahu.

comentarios

Login