ciudadanodiario.com.ar
¡Gracias!
Cargando...
Por Redacción

¡Gracias!



El domingo a la noche siempre es de zapping entre programas de resumen de la fecha de primera división y La Cornisa o PPT más si hay elecciones y ayer fue el turno del balotaje porteño. Sin embargo entre la calidad narrativa de Gonzalo Bonadeo (maestro de los maestros) y la entrega de las dos duplas que entregan todo por un lugar en la final fue imposible cambiar de canal.


En el arena Chevrolet se jugó una de las semifinales de Beach Voley femenino, allí el equipo argentino integrado por la entrerriana Ana Gallay y la santafesina Georgina Klug, enfrentaron a la superpotencia mundial Brasil por un lugar en la final del próximo martes por una medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Toronto.


El encuentro arrancó unos minutitos después de las diez de la noche, en Mendoza comenzó a llover y la noche se puso gélida, ventosa y mojada, mientras que en Toronto cuatro mujeres exponían su extraordinaria condición física y técnica para revolcarse de un lado al otro del rectángulo de juego en busca de un punto que las depositará en la final por el sueño dorado.


La dupla Argentina se quedo con el primer set por 21-17 con firmeza y una actitud envidiable, en el segundo parcial la cosa se emparejó y las brasileñas luego de un minuto pedido, regresaron con mayor fortaleza mental para adueñarse del juego por 23 a 21.


23:16 la emoción me desborda. No se que festejó, pero celebro. No soy un especialista, pero no hay que serlo para emocionarse con la imagen que entregaban Ana y Georgina fundiéndose en un abrazo interminable luego de asegurarse una medalla y pelear por el oro el próximo martes ante Cuba.


El deportista amateur, es especial, terrestre, cálido, sincero, autocrítico y enamorado profundamente de su disciplina la elige como una forma de vida.


En realidad amateur desde el punto de vista de los flashes, por que en la forma de prepararse, entender y vivir al compás de la disciplina elegida suele ser mas profesional que las mega estrellas de otros deportes televisados.


Hoy volví a sentir por que elegí contar historias deportivas, y por que ser periodista deportivo es maravilloso, en el olimpismo como en el panamericanismo, esas historias épicas existen, muchas veces superan a la ficción y rememoran valores que parecen obsoletos. La contracción al trabajo, la auto-superación, el compromiso, el concepto de equipo (aun en deportes individuales)  no rendirse en la adversidad, que él resultado no es lo único importante y que el deporte es maravilloso.


Gracias chicas, por tanto esfuerzo y por devolverme eso que creí haber perdido.


Por Gabriel Landart


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

¡Gracias!

El domingo a la noche siempre es de zapping entre programas de resumen de la fecha de primera división y La Cornisa o PPT más si hay elecciones y ayer fue el turno del balotaje porteño. Sin embargo entre la calidad narrativa de Gonzalo Bonadeo (maestro de los maestros) y la entrega de las dos duplas que entregan todo por un lugar en la final fue imposible cambiar de canal.

En el arena Chevrolet se jugó una de las semifinales de Beach Voley femenino, allí el equipo argentino integrado por la entrerriana Ana Gallay y la santafesina Georgina Klug, enfrentaron a la superpotencia mundial Brasil por un lugar en la final del próximo martes por una medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Toronto.

El encuentro arrancó unos minutitos después de las diez de la noche, en Mendoza comenzó a llover y la noche se puso gélida, ventosa y mojada, mientras que en Toronto cuatro mujeres exponían su extraordinaria condición física y técnica para revolcarse de un lado al otro del rectángulo de juego en busca de un punto que las depositará en la final por el sueño dorado.

La dupla Argentina se quedo con el primer set por 21-17 con firmeza y una actitud envidiable, en el segundo parcial la cosa se emparejó y las brasileñas luego de un minuto pedido, regresaron con mayor fortaleza mental para adueñarse del juego por 23 a 21.

23:16 la emoción me desborda. No se que festejó, pero celebro. No soy un especialista, pero no hay que serlo para emocionarse con la imagen que entregaban Ana y Georgina fundiéndose en un abrazo interminable luego de asegurarse una medalla y pelear por el oro el próximo martes ante Cuba.

El deportista amateur, es especial, terrestre, cálido, sincero, autocrítico y enamorado profundamente de su disciplina la elige como una forma de vida.

En realidad amateur desde el punto de vista de los flashes, por que en la forma de prepararse, entender y vivir al compás de la disciplina elegida suele ser mas profesional que las mega estrellas de otros deportes televisados.

Hoy volví a sentir por que elegí contar historias deportivas, y por que ser periodista deportivo es maravilloso, en el olimpismo como en el panamericanismo, esas historias épicas existen, muchas veces superan a la ficción y rememoran valores que parecen obsoletos. La contracción al trabajo, la auto-superación, el compromiso, el concepto de equipo (aun en deportes individuales)  no rendirse en la adversidad, que él resultado no es lo único importante y que el deporte es maravilloso.

Gracias chicas, por tanto esfuerzo y por devolverme eso que creí haber perdido.

Por Gabriel Landart

comentarios

Login