ciudadanodiario.com.ar
Gobierno: “Fuimos ingenuos”
Cargando...
Por Redacción

Gobierno: “Fuimos ingenuos”



El gobierno de Macri todavía no cumplió sus primeros cien días, pero ese hito ya está muy cerca. Tanto que sus funcionarios más cercanos no sólo tienen un diagnóstico claro de la situación que heredaron sino fundamentalmente de los errores no forzados de estos primeros meses e incluso anteriores a asumir. Ese balance es el que hoy les hace pensar y admitir:“Fuimos demasiado ingenuos”.


Se refieren así a sus expectativas respecto del manejo de la economía, el frente que consideran es hoy por lejos el más delicado. No se trata de un pase de facturas entre integrantes del gabinete económico ni de internas, que también las hay. Es una simple autocrítica. “Nos reuníamos con empresarios, inversores, locales y del exterior. Todos nos prometían inversiones por doquier y millones de dólares. Nosotros los veíamos convencidos y nos convencían. Fuimos demasiado ingenuos”, se sincera uno de los colaboradores de mayor confianza del Presidente, quien no oculta ni su preocupación por la evolución de algunas variables clave como la inflación ni su decepción porque todavía no hayan empezado a llover los dólares.


La falta de concreción de planes o de anuncios fuertes de inversión privada es, precisamente, la principal frustración del Gobierno. Es que ésa era –y sigue siendo– la verdadera carta del equipo económico para mitigar la inflación sin enfriar la economía. La lluvia de dólares era –y sigue siendo– la única esperanza del equipo económico para contrarrestar las políticas recesivas del Banco Central (tasas de interés por las nubes, emisión cero para financiar al Tesoro)  y reactivar la economía sin avivar aún más los precios. Pero la lluvia no llega, ni siquiera una garúa finita.


Minas


En ese contexto es que los funcionarios de la Casa Rosada enmarcan la decisión de eliminar las retenciones a la minería. “Es el único sector que promete inversiones fuertes”, justifican y apuntan como ejemplo el cancelado proyecto de la brasileña Vale, quien en 2013 decidió abandonar su plan de inversión por US$ 6 mil millones en Río Colorado. Por eso, se sabe, ahora  todas las fichas oficiales para atraer inversiones están puestas en el acuerdo con los holdouts.


Sobre ese arreglo que abriría la canilla de dólares para la Argentina es que el Gobierno deposita ahora todas sus posibilidades de estabilizar definitivamente el mercado cambiario sin avanzar en un ajuste mayor (que algunos dentro del propio Gobierno aconsejan) y financiar proyectos de obra pública que motoricen el crecimiento. Mientras eso ocurre, en  el gabinete económico reconocen que la “ingenuidad” respecto del boom de inversiones derivó en un problema de inflación mayor al que proyectaron en un principio. Ni el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ni el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, ocultan que se trata del principal tema de la agenda en el que por ahora no logran mostrar resultados contundentes. También en este frente, se reprochan, hubo una “reacción distinta a la esperada” de parte de muchos sectores que remarcan sin contemplaciones.


Por Virginia PorcellaNota publicada en la edición impresa del diario Perfil.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Gobierno: “Fuimos ingenuos”

El gobierno de Macri todavía no cumplió sus primeros cien días, pero ese hito ya está muy cerca. Tanto que sus funcionarios más cercanos no sólo tienen un diagnóstico claro de la situación que heredaron sino fundamentalmente de los errores no forzados de estos primeros meses e incluso anteriores a asumir. Ese balance es el que hoy les hace pensar y admitir:“Fuimos demasiado ingenuos”.

Se refieren así a sus expectativas respecto del manejo de la economía, el frente que consideran es hoy por lejos el más delicado. No se trata de un pase de facturas entre integrantes del gabinete económico ni de internas, que también las hay. Es una simple autocrítica. “Nos reuníamos con empresarios, inversores, locales y del exterior. Todos nos prometían inversiones por doquier y millones de dólares. Nosotros los veíamos convencidos y nos convencían. Fuimos demasiado ingenuos”, se sincera uno de los colaboradores de mayor confianza del Presidente, quien no oculta ni su preocupación por la evolución de algunas variables clave como la inflación ni su decepción porque todavía no hayan empezado a llover los dólares.

La falta de concreción de planes o de anuncios fuertes de inversión privada es, precisamente, la principal frustración del Gobierno. Es que ésa era –y sigue siendo– la verdadera carta del equipo económico para mitigar la inflación sin enfriar la economía. La lluvia de dólares era –y sigue siendo– la única esperanza del equipo económico para contrarrestar las políticas recesivas del Banco Central (tasas de interés por las nubes, emisión cero para financiar al Tesoro)  y reactivar la economía sin avivar aún más los precios. Pero la lluvia no llega, ni siquiera una garúa finita.

Minas

En ese contexto es que los funcionarios de la Casa Rosada enmarcan la decisión de eliminar las retenciones a la minería. “Es el único sector que promete inversiones fuertes”, justifican y apuntan como ejemplo el cancelado proyecto de la brasileña Vale, quien en 2013 decidió abandonar su plan de inversión por US$ 6 mil millones en Río Colorado. Por eso, se sabe, ahora  todas las fichas oficiales para atraer inversiones están puestas en el acuerdo con los holdouts.

Sobre ese arreglo que abriría la canilla de dólares para la Argentina es que el Gobierno deposita ahora todas sus posibilidades de estabilizar definitivamente el mercado cambiario sin avanzar en un ajuste mayor (que algunos dentro del propio Gobierno aconsejan) y financiar proyectos de obra pública que motoricen el crecimiento. Mientras eso ocurre, en  el gabinete económico reconocen que la “ingenuidad” respecto del boom de inversiones derivó en un problema de inflación mayor al que proyectaron en un principio. Ni el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ni el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, ocultan que se trata del principal tema de la agenda en el que por ahora no logran mostrar resultados contundentes. También en este frente, se reprochan, hubo una “reacción distinta a la esperada” de parte de muchos sectores que remarcan sin contemplaciones.

Por Virginia PorcellaNota publicada en la edición impresa del diario Perfil.

comentarios

Login