ciudadanodiario.com.ar
Gerardo Romano criticó muy duro la obra de Susana Giménez
Cargando...
Por Redacción

Gerardo Romano criticó muy duro la obra de Susana Giménez



Gerardo Romano está protagonizando la obra Un judío común y corriente, en el teatro Maipo Kabaret. En la trama, escrita por Charles Lewinsky, se muestra el conflicto que debe resolver un judío alemán que vive en Alemania cuando recibe la invitación de un profesor de Ciencias Sociales de una escuela secundaria, cuyos alumnos, luego de estudiar el nazismo quieren conocer a un judío.


En una entrevista con medios porteños, Romano explicó que su trabajo no se compara con Piel de Judas, la comedia que encabeza Susana Giménez en el teatro Lola Membrives: “Yo no vi lo de Susana Giménez, pero no creo que Piel de Judas tenga contenido. Lo que estoy haciendo es una obra específicamente de contenido. Algún crítico habló de ‘teatro documental’ porque el trasfondo es el Holocausto, nada menos”.


Cuando le preguntaron si Piel de Judas era solo una cuestión de marketing, Gerardo contestó: “No lo sé, tal vez cumpla esa función, pero a mí me resulta impensado entender el arte de otra manera. Hacer una obra que no signifique nada para el espectador, que no lo modifica, que no le enseña nada, que no me enseña nada a mí… Aprender esa letra vacía no lo haría ni aunque me dieras dinero, sexo o lo que fuera. Lo viviría como un chantaje. Es como un alimento balanceado: lo comés y enseguida lo cagás. No te deja nada”.


Por último, comentó que recibió buenas opiniones de la comunidad judía por su trabajo: “Se ven reflejados, me ven como uno de ellos. Es el mejor elogio. Y en algunas cosas no estarán de acuerdo porque hay una toma de posición, una mirada, y en esa mirada cobra el judaísmo también, cobra el catolicismo y cobra el islamismo”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Gerardo Romano criticó muy duro la obra de Susana Giménez

Gerardo Romano está protagonizando la obra Un judío común y corriente, en el teatro Maipo Kabaret. En la trama, escrita por Charles Lewinsky, se muestra el conflicto que debe resolver un judío alemán que vive en Alemania cuando recibe la invitación de un profesor de Ciencias Sociales de una escuela secundaria, cuyos alumnos, luego de estudiar el nazismo quieren conocer a un judío.

En una entrevista con medios porteños, Romano explicó que su trabajo no se compara con Piel de Judas, la comedia que encabeza Susana Giménez en el teatro Lola Membrives: “Yo no vi lo de Susana Giménez, pero no creo que Piel de Judas tenga contenido. Lo que estoy haciendo es una obra específicamente de contenido. Algún crítico habló de ‘teatro documental’ porque el trasfondo es el Holocausto, nada menos”.

Cuando le preguntaron si Piel de Judas era solo una cuestión de marketing, Gerardo contestó: “No lo sé, tal vez cumpla esa función, pero a mí me resulta impensado entender el arte de otra manera. Hacer una obra que no signifique nada para el espectador, que no lo modifica, que no le enseña nada, que no me enseña nada a mí… Aprender esa letra vacía no lo haría ni aunque me dieras dinero, sexo o lo que fuera. Lo viviría como un chantaje. Es como un alimento balanceado: lo comés y enseguida lo cagás. No te deja nada”.

Por último, comentó que recibió buenas opiniones de la comunidad judía por su trabajo: “Se ven reflejados, me ven como uno de ellos. Es el mejor elogio. Y en algunas cosas no estarán de acuerdo porque hay una toma de posición, una mirada, y en esa mirada cobra el judaísmo también, cobra el catolicismo y cobra el islamismo”.

comentarios

Login