ciudadanodiario.com.ar
Francisco opinó que “la corrupción es un proceso de muerte”
Cargando...
Por Redacción

Francisco opinó que “la corrupción es un proceso de muerte”



En la reunión con juristas desarrollada en el Vaticano, el Papa resaltó que el delito de corrupción “es un mal mayor que el pecado” y destacó que “la obscena concentración de la riqueza global es posible, a su vez, por la connivencia de servidores públicos con los poderes concentrados”. Asimismo, el Sumo Pontífice señaló que “el corrupto camina por la vida por los atajos del ventajismo, con cara de “yo no fui”, llegando a introyectar su personaje de hombre honesto”.


Agregó que “no puede aceptar la crítica, descalifica a quien la hace, procura descabezar cualquier autoridad moral que pueda cuestionarlo, desvaloriza a los demás y arremete con el insulto contra quienes piensan distinto y si la relación de fuerzas lo permite, persigue a quienes lo contradicen”. Describió también que “la corrupción se expresa en una atmósfera de triunfalismo porque el corrupto se cree un ganador. En ese ambiente, se siente con ínfulas para rebajar a los demás. El corrupto no conoce la fraternidad o la amistad, sino la complicidad y la enemistad”.


En otro tramo de su discurso, afirmó que “el corrupto no percibe su corrupción. Son otros quienes lo sienten y se lo deben decir. Por ello difícilmente el corrupto pueda salir de su estado por remordimiento interno. Enfatizó también que “la corrupción se ha naturalizado al punto de llegar a constituir un estado personal y social ligado a la costumbre, una práctica habitual en las transacciones comerciales, y financieras, en las licitaciones públicas, en toda negociación que involucre a agentes del Estado. Es la victoria de las apariencias sobre la realidad, y de la desfachatez impúdica sobre la discreción honrada”.


Luego se preguntó: ¿Y qué puede hacer el derecho penal contra la corrupción? Son muchas ya las convenciones y tratados internacionales en la materia, y han proliferado las figuras delictivas orientadas a proteger no tanto a los ciudadanos, que en definitiva son sus víctimas últimas – en particular, los más vulnerables – sino a resguardar los intereses de los actores de los mercados económicos y financieros”.


Para finalizar expresó que “las formas de corrupción que deben perseguirse con la mayor severidad son aquellas que causan graves daños sociales, ya sea en cuestiones económicas y sociales – como ser, graves defraudaciones contra la administración pública o el ejercicio desleal de la administración confiada – como en todo tipo de obstaculización del accionar de la justicia con miras a procurar la impunidad por las fechorías propias o las de terceros”./ Fuente: Infobae.com


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Francisco opinó que “la corrupción es un proceso de muerte”

En la reunión con juristas desarrollada en el Vaticano, el Papa resaltó que el delito de corrupción “es un mal mayor que el pecado” y destacó que “la obscena concentración de la riqueza global es posible, a su vez, por la connivencia de servidores públicos con los poderes concentrados”. Asimismo, el Sumo Pontífice señaló que “el corrupto camina por la vida por los atajos del ventajismo, con cara de “yo no fui”, llegando a introyectar su personaje de hombre honesto”.

Agregó que “no puede aceptar la crítica, descalifica a quien la hace, procura descabezar cualquier autoridad moral que pueda cuestionarlo, desvaloriza a los demás y arremete con el insulto contra quienes piensan distinto y si la relación de fuerzas lo permite, persigue a quienes lo contradicen”. Describió también que “la corrupción se expresa en una atmósfera de triunfalismo porque el corrupto se cree un ganador. En ese ambiente, se siente con ínfulas para rebajar a los demás. El corrupto no conoce la fraternidad o la amistad, sino la complicidad y la enemistad”.

En otro tramo de su discurso, afirmó que “el corrupto no percibe su corrupción. Son otros quienes lo sienten y se lo deben decir. Por ello difícilmente el corrupto pueda salir de su estado por remordimiento interno. Enfatizó también que “la corrupción se ha naturalizado al punto de llegar a constituir un estado personal y social ligado a la costumbre, una práctica habitual en las transacciones comerciales, y financieras, en las licitaciones públicas, en toda negociación que involucre a agentes del Estado. Es la victoria de las apariencias sobre la realidad, y de la desfachatez impúdica sobre la discreción honrada”.

Luego se preguntó: ¿Y qué puede hacer el derecho penal contra la corrupción? Son muchas ya las convenciones y tratados internacionales en la materia, y han proliferado las figuras delictivas orientadas a proteger no tanto a los ciudadanos, que en definitiva son sus víctimas últimas – en particular, los más vulnerables – sino a resguardar los intereses de los actores de los mercados económicos y financieros”.

Para finalizar expresó que “las formas de corrupción que deben perseguirse con la mayor severidad son aquellas que causan graves daños sociales, ya sea en cuestiones económicas y sociales – como ser, graves defraudaciones contra la administración pública o el ejercicio desleal de la administración confiada – como en todo tipo de obstaculización del accionar de la justicia con miras a procurar la impunidad por las fechorías propias o las de terceros”./ Fuente: Infobae.com

comentarios

Login