Cargando...
Por Redacción

Fondo buitre intenta un acuerdo con Argentina



Se trata del grupo Aurelius, que aseguró a través de un comunicado que los funcionarios argentinos se “rehúsan a reunirse o negociar indirectamente” con los holdouts. Funcionarios argentinos y los holdouts se reunieron por separado el viernes con un mediador judicial. Salieron de su oficina tras cinco horas de discusiones sin una resolución o una nueva conversación programada.


“Aurelius, junto con otros demandantes pari passu, ha hecho todo lo que puede para negociar con el gobierno de Argentina, sin éxito”, dijo el acreedor en un comunicado conocido este lunes. “Los funcionarios argentinos se rehúsan a reunirse con nosotros o incluso a negociar con nosotros indirectamente. Tristemente, este enfoque apuesta con los medios de vida y el futuro del pueblo argentino”, agregó.


Los encuentros del viernes fueron los más cercanos que tuvieron ambas partes a una negociación cara a cara, más que simplemente dejar que sus abogados peleen ante el juez federal de distrito estadounidense Thomas Griesa en Nueva York. Argentina sigue pidiendo una suspensión de la orden de Griesa para que el país pague a los holdouts mientras continúan las discusiones. Eso daría a la Nación más tiempo, más allá de un plazo del 30 de julio para pagar un cupón a los tenedores de bonos que sí aceptaron dos reestructuraciones de deuda previas, en 2005 y 2010.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Fondo buitre intenta un acuerdo con Argentina

Se trata del grupo Aurelius, que aseguró a través de un comunicado que los funcionarios argentinos se “rehúsan a reunirse o negociar indirectamente” con los holdouts. Funcionarios argentinos y los holdouts se reunieron por separado el viernes con un mediador judicial. Salieron de su oficina tras cinco horas de discusiones sin una resolución o una nueva conversación programada.

“Aurelius, junto con otros demandantes pari passu, ha hecho todo lo que puede para negociar con el gobierno de Argentina, sin éxito”, dijo el acreedor en un comunicado conocido este lunes. “Los funcionarios argentinos se rehúsan a reunirse con nosotros o incluso a negociar con nosotros indirectamente. Tristemente, este enfoque apuesta con los medios de vida y el futuro del pueblo argentino”, agregó.

Los encuentros del viernes fueron los más cercanos que tuvieron ambas partes a una negociación cara a cara, más que simplemente dejar que sus abogados peleen ante el juez federal de distrito estadounidense Thomas Griesa en Nueva York. Argentina sigue pidiendo una suspensión de la orden de Griesa para que el país pague a los holdouts mientras continúan las discusiones. Eso daría a la Nación más tiempo, más allá de un plazo del 30 de julio para pagar un cupón a los tenedores de bonos que sí aceptaron dos reestructuraciones de deuda previas, en 2005 y 2010.

comentarios

imagen imagen
Login