Cargando...
Por Redacción

Falsos policías asaltan a pareja de ancianos en Rivadavia



Un caso de película sucedió el último jueves, cuando una pareja de 82 y 94 años fueron sorprendidos por un grupo no especificado de delincuentes disfrazados de policías. Previamente, le habían robado en Guaymallén la camioneta al hijo del matrimonio, y con estos datos se les facilitó la tarea del atraco. Pero todo terminó con la detención de varios de ellos cuando intentaban huir hacia Mendoza.


La seguidilla de hechos comenzó cerca de las 7 de la tarde en calle Las Cañas al 1.500, de Guaymallén, cuando un malhechor amenazó con un cuchillo a un hombre de 59 años, y huyó con la camioneta Toyota Hilux, de su propiedad.


Casi cinco horas más tarde, tres sujetos vestidos de policías llegaban a la esquina de Avellaneda y Reconquista, en Rivadavia, en la casa que habitan Humberto Santarelli Tricola, de 82 años, junto a su esposa Isabel Indurail, de 94. Estos adultos mayores son padres del hombre asaltado en Guaymallén, y al momento del atraco se encontraban en compañía de un hombre de 34 años y una mujer de 36.


Con la excusa de contar con documentación de la camioneta que le habían robado a su hijo, los delincuentes, dos de estos individuos ingresaron a la casa, mientras que otro se quedó esperando en un auto.


Comienza el caos


Acto seguido, llegaron a la casa otros hijos del matrimonio, quienes sospecharon que algo raro ocurría: el hecho de tener un “policía” en la puerta del domicilio, y un auto de civil, sumado a que este hombre les dijo que “no podían ingresar porque adentro se encontraba la Policía”. Ante esto, estos hijos colisionaron el auto en el que los malvivientes habían llegado, lo que hizo que comenzaran con las detonaciones de arma de fuego.


En la casa, la situación era caótica: el hombre encargado de cuidar a los ancianos se había trenzado en lucha con los delincuentes, quienes al escuchar el disparo que venía del exterior escaparon en el Honda Civic en el que habían llegado. Este auto fue, finalmente, abandonado en Sarmiento y Güemes de Rivadavia, y luego se subieron a un taxi, el cual tomaron en la Terminal del departamento esteño.


En este auto abandonado, que había sido robado el 7 de mayo, la Policía halló una patente, llaves de la camioneta robada en Guaymallén, pelucas, un celular, y diversos objetos más.


Huida hacia Maipú


Tras haber subido al coche de alquiler, taxista y delincuentes emprendieron rápida huida hacia Maipú, donde fueron atrapados en el kilómetro 1.019, de la Ruta Nacional 7. Allí dieron con uno de los asaltantes, Ramón Justino Ríos Rosales, argentino de 39 años, junto al chofer del taxi, Sergio Fernando Acosta, de 36. Los otros ladrones ya habían escapado rumbo a otros lugares, no determinados aún.


El hecho quedó en manos de la Oficina Fiscal de Rivadavia, en conjunto con la Comisaría 13°, de Rivadavia.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Falsos policías asaltan a pareja de ancianos en Rivadavia

Un caso de película sucedió el último jueves, cuando una pareja de 82 y 94 años fueron sorprendidos por un grupo no especificado de delincuentes disfrazados de policías. Previamente, le habían robado en Guaymallén la camioneta al hijo del matrimonio, y con estos datos se les facilitó la tarea del atraco. Pero todo terminó con la detención de varios de ellos cuando intentaban huir hacia Mendoza.

La seguidilla de hechos comenzó cerca de las 7 de la tarde en calle Las Cañas al 1.500, de Guaymallén, cuando un malhechor amenazó con un cuchillo a un hombre de 59 años, y huyó con la camioneta Toyota Hilux, de su propiedad.

Casi cinco horas más tarde, tres sujetos vestidos de policías llegaban a la esquina de Avellaneda y Reconquista, en Rivadavia, en la casa que habitan Humberto Santarelli Tricola, de 82 años, junto a su esposa Isabel Indurail, de 94. Estos adultos mayores son padres del hombre asaltado en Guaymallén, y al momento del atraco se encontraban en compañía de un hombre de 34 años y una mujer de 36.

Con la excusa de contar con documentación de la camioneta que le habían robado a su hijo, los delincuentes, dos de estos individuos ingresaron a la casa, mientras que otro se quedó esperando en un auto.

Comienza el caos

Acto seguido, llegaron a la casa otros hijos del matrimonio, quienes sospecharon que algo raro ocurría: el hecho de tener un “policía” en la puerta del domicilio, y un auto de civil, sumado a que este hombre les dijo que “no podían ingresar porque adentro se encontraba la Policía”. Ante esto, estos hijos colisionaron el auto en el que los malvivientes habían llegado, lo que hizo que comenzaran con las detonaciones de arma de fuego.

En la casa, la situación era caótica: el hombre encargado de cuidar a los ancianos se había trenzado en lucha con los delincuentes, quienes al escuchar el disparo que venía del exterior escaparon en el Honda Civic en el que habían llegado. Este auto fue, finalmente, abandonado en Sarmiento y Güemes de Rivadavia, y luego se subieron a un taxi, el cual tomaron en la Terminal del departamento esteño.

En este auto abandonado, que había sido robado el 7 de mayo, la Policía halló una patente, llaves de la camioneta robada en Guaymallén, pelucas, un celular, y diversos objetos más.

Huida hacia Maipú

Tras haber subido al coche de alquiler, taxista y delincuentes emprendieron rápida huida hacia Maipú, donde fueron atrapados en el kilómetro 1.019, de la Ruta Nacional 7. Allí dieron con uno de los asaltantes, Ramón Justino Ríos Rosales, argentino de 39 años, junto al chofer del taxi, Sergio Fernando Acosta, de 36. Los otros ladrones ya habían escapado rumbo a otros lugares, no determinados aún.

El hecho quedó en manos de la Oficina Fiscal de Rivadavia, en conjunto con la Comisaría 13°, de Rivadavia.

comentarios

imagen imagen
Login