ciudadanodiario.com.ar
F1: Críticas al nuevo sistema de clasificación
Cargando...
Por Redacción

F1: Críticas al nuevo sistema de clasificación



El nuevo sistema de clasificación que se estableció por primera vez esta mañana en el Gran Premio de Australia de F-1 acabó en fiasco. Ninguno de los grandes ideólogos de esta idea imaginaba que en lugar de generar más emoción, lo que iba a ocurrir es que durante los tres últimos minutos de la última tanda –habitualmente los más emocionantes- ni siquiera hubiera coches en la pista. La pole position de Lewis Hamilton y el segundo puesto de Nico Rosberg quedó asegurado mucho antes de la conclusión de la Q3.


El nuevo sistema se basa en la eliminación individual de los pilotos en intervalos de 1,5 minutos en las tres tandas, hasta que quedan los dos últimos pilotos que se juegan la pole entre ellos. En la primera tanda de 16 minutos, comienzan las eliminaciones tras los siete minutos iniciales. En la segunda, de 15 minutos, van cayendo los pilotos tras los seis primeros minutos. Y en la última, tras los cinco primeros minutos se van eliminando pilotos hasta que quedan los dos últimos. Pero llegado aquel momento, todo el mundo se había quedado ya sin neumáticos nuevos y, por tanto, era imposible mejorar el tiempo de Hamilton. No valía la pena salir. Fue un fracaso total.


“Es una basura”, dijo sin tapujos Helmut Marco, responsable del programa de pilotos de Red Bull. “Me ha parecido aburrida. De hecho, no necesitábamos ningún cambio en la clasificación. Y espero que en Bahrein ya lo hayamos cambiado. Incluso Ecclestone ha dicho que debemos parar esto de inmediato. Ni los equipos comprendieron bien el sistema. Y desde luego creo que el público no ha entendido nada”.


Los jefes de los equipos del paddock anunciaron ya que se reunirán mañana antes de la carrera de Albert Park para evaluar el desastre y tomar medidas urgentes para cambiar el sistema de clasificación ya para la próxima carrera. La propuesta del cambio había surgido del grupo de expertos de la FIA y contó con el beneplácito de las escuderías. Ahora, los jefes de los equipos están muy preocupados. “Nadie quería hacer daño a la competición”, indicó Toto Wolff, jefe de Mercedes. “La idea que nos movió a todos era conseguir más emoción y parecía que podía conseguirse. Pero no ha sido así. Lo que nos queda a todos muy claro es que antes de realizar cualquier cambio, hay que haberlo estudiado muy exhaustivamente”.


Los pilotos, en cambio, anunciaron el desastre desde el mismo momento en que Charlie Whiting, responsable técnico de la Federación Internacional del Automóvil, les explicó el nuevo sistema de clasificación en los últimos entrenamientos libres de Barcelona hace tres semanas. “No sé por qué ahora se sorprende la gente”, indicó Sebastian Vettel. “Nosotros ya lo dijimos en Barcelona. Al principio es una locura, porque todo el mundo quiere lograr su tiempo. Pero después se convierte en aburrido y pierde toda la emoción. Creo que para los aficionados era mucho mejor el sistema anterior, cuando la pole se decidía en los últimos segundos con todos los coches implicados en la pista buscando su último tiempo”.


Más contundente todavía se mostró Checo Pérez: “Espero que la F-1 se disculpe ante los aficionados y volvamos al sistema anterior”. También Felipe Massa se quejó de que nunca se escuchaba a los pilotos. Lewis Hamilton, en cambio, señaló que para él nada había cambiado. “Todo ha sido más o menos como siempre”, señaló el piloto británico. “Ya dijimos que no nos parecía el sistema más adecuado, pero no hay mucha diferencia”. Rosberg dijo: “Deberíamos volver a la clasificación anterior”. Y Fernando Alonso fue contundente: “Este sistema favorece claramente a los grandes equipos, porque los pequeños nos desangramos en las primeras tandas. Tenemos que gastar demasiados neumáticos para clasificarnos, y después no nos quedan para mantener la batalla. Mercedes y Ferrari, en cambio, hacen su tiempo con un juego de neumáticos, y les quedan otros nuevos para las tandas finales”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

F1: Críticas al nuevo sistema de clasificación

El nuevo sistema de clasificación que se estableció por primera vez esta mañana en el Gran Premio de Australia de F-1 acabó en fiasco. Ninguno de los grandes ideólogos de esta idea imaginaba que en lugar de generar más emoción, lo que iba a ocurrir es que durante los tres últimos minutos de la última tanda –habitualmente los más emocionantes- ni siquiera hubiera coches en la pista. La pole position de Lewis Hamilton y el segundo puesto de Nico Rosberg quedó asegurado mucho antes de la conclusión de la Q3.

El nuevo sistema se basa en la eliminación individual de los pilotos en intervalos de 1,5 minutos en las tres tandas, hasta que quedan los dos últimos pilotos que se juegan la pole entre ellos. En la primera tanda de 16 minutos, comienzan las eliminaciones tras los siete minutos iniciales. En la segunda, de 15 minutos, van cayendo los pilotos tras los seis primeros minutos. Y en la última, tras los cinco primeros minutos se van eliminando pilotos hasta que quedan los dos últimos. Pero llegado aquel momento, todo el mundo se había quedado ya sin neumáticos nuevos y, por tanto, era imposible mejorar el tiempo de Hamilton. No valía la pena salir. Fue un fracaso total.

“Es una basura”, dijo sin tapujos Helmut Marco, responsable del programa de pilotos de Red Bull. “Me ha parecido aburrida. De hecho, no necesitábamos ningún cambio en la clasificación. Y espero que en Bahrein ya lo hayamos cambiado. Incluso Ecclestone ha dicho que debemos parar esto de inmediato. Ni los equipos comprendieron bien el sistema. Y desde luego creo que el público no ha entendido nada”.

Los jefes de los equipos del paddock anunciaron ya que se reunirán mañana antes de la carrera de Albert Park para evaluar el desastre y tomar medidas urgentes para cambiar el sistema de clasificación ya para la próxima carrera. La propuesta del cambio había surgido del grupo de expertos de la FIA y contó con el beneplácito de las escuderías. Ahora, los jefes de los equipos están muy preocupados. “Nadie quería hacer daño a la competición”, indicó Toto Wolff, jefe de Mercedes. “La idea que nos movió a todos era conseguir más emoción y parecía que podía conseguirse. Pero no ha sido así. Lo que nos queda a todos muy claro es que antes de realizar cualquier cambio, hay que haberlo estudiado muy exhaustivamente”.

Los pilotos, en cambio, anunciaron el desastre desde el mismo momento en que Charlie Whiting, responsable técnico de la Federación Internacional del Automóvil, les explicó el nuevo sistema de clasificación en los últimos entrenamientos libres de Barcelona hace tres semanas. “No sé por qué ahora se sorprende la gente”, indicó Sebastian Vettel. “Nosotros ya lo dijimos en Barcelona. Al principio es una locura, porque todo el mundo quiere lograr su tiempo. Pero después se convierte en aburrido y pierde toda la emoción. Creo que para los aficionados era mucho mejor el sistema anterior, cuando la pole se decidía en los últimos segundos con todos los coches implicados en la pista buscando su último tiempo”.

Más contundente todavía se mostró Checo Pérez: “Espero que la F-1 se disculpe ante los aficionados y volvamos al sistema anterior”. También Felipe Massa se quejó de que nunca se escuchaba a los pilotos. Lewis Hamilton, en cambio, señaló que para él nada había cambiado. “Todo ha sido más o menos como siempre”, señaló el piloto británico. “Ya dijimos que no nos parecía el sistema más adecuado, pero no hay mucha diferencia”. Rosberg dijo: “Deberíamos volver a la clasificación anterior”. Y Fernando Alonso fue contundente: “Este sistema favorece claramente a los grandes equipos, porque los pequeños nos desangramos en las primeras tandas. Tenemos que gastar demasiados neumáticos para clasificarnos, y después no nos quedan para mantener la batalla. Mercedes y Ferrari, en cambio, hacen su tiempo con un juego de neumáticos, y les quedan otros nuevos para las tandas finales”.

comentarios

Login